Game of Thrones: S07E06

En fin, vi el sexto capítulo de GoT. Lo vi el viernes y he meditado un par de días sobre el mismo. Por un mínimo respeto al populacho esperé hasta el final de la emisión oficial para colgar esta nueva antirreseña.

La filtración de los guiones de la temporada a principios de año le mató la gracia a este capítulo, pero aunque la sorpresa se hubiera mantenido intacta debo confesar que me tiene las bolas bastante llenas esta serie. La voy a seguir mirando porque solo queda un capítulo de la temporada, pero la verdad es que ha derrapado tanto, se ha alejado tanto de sus raíces, que si quedaran más capítulos la abandonaría acá nomás y que se vayan todos a reca…pacitar sobre lo que están haciendo.

Entre discusiones y comentarios en las redes vi colgada una nota en Forbes en donde el autor expresa su preocupación: en los libros las cosas pasan, o les pasan, a los diversos personajes debidas a sus acciones y decisiones. Son consecuencias. Todo lo que pasa es el resultado de algo previo. Es, sin dudas, una de las mejores cosas que tiene esta historia (en los libros) y una de las mejores cosas que tenía esta historia (en la serie) hasta la temporada anterior, o quizá hasta la quinta temporada, que se mantuvo a la par de los libros: la consistencia interna.

Ahora las cosas pasan por capricho y las distancias y tiempos se han acortado hasta resultar ridículas. El autor de la nota de Forbes pone el ejemplo de Daenerys al principio de la temporada desembarcando en Dragonstone directamente en lugar de recalar en Dorne, que le quedaba de pasada y en donde ya estaban la vieja Olena y las Víboras. Al hacerla ir caprichosamente a Dragonstone, 1000 kilómetros al norte, y que el resto la siga, para navegar luego otros 1000 km al sur, los guionistas establecen y propician los enfrentamientos y lo que va a pasar sin ninguna lógica o coherencia interna.

A partir de aquí habitan espoilers.

Lo mismo pasa en este capítulo. Caminás toda una noche y un día, pero cuando las cosas se complican y mandás al pendejo a buscar ayuda llega al Muro en media tarde, al trote. Supongamos unas 6 horas, ya que Gendry tiene el ímpetu de la juventud, no toma, no fuma y está altamente motivado.  El pendejo manda un cuervo desde Eastwatch a Dragonstone pidiendo ayuda y la ayuda vuelve en la forma de 3 dragones adultos… a la mañana siguiente. Desmenucemos brevemente estas piezas de información.

Entre Eastwatch y Dragonstone hay un estimado de entre 1600 y 1800 millas. Un cuervo adulto, según los datos que he podido ver -aunque no sé qué tan certeros sean-, vuela a una velocidad promedio de entre 15 y 32 mph. Ponele que en Westeros los cuervos mensajeros sean grosos de verdad y vuelen a 60 millas por hora (más rápido que los 90 km/h de una paloma mensajera). Es decir que a la mínima distancia y a la máxima velocidad que generosamente le estamos dando, un cuervo mensajero demoraría más de 26 horas volando sin descanso para llegar a destino. ¡Sin descanso! ¡Y sin aminorar la marcha!  Porque fuck you, los cuervos de Westeros son atómicos. Ponele que la rubia se organice en una hora y salga -literalmente- volando hacia el norte. Ponele que el dragón viaje al triple de velocidad que nuestro cuervo con esteroides, a 180 mph o unos 300 km/h. Siendo más que generosos y totalmente irreales, porque tres gambas es más que la velocidad media del viento en un huracán de categoría 5, así que la rubia no podría sostenerse sobre el lomo del bicho. Pero ponele, porque hoy me siento especialmente magnánimo. Son otras 10 horas.

Así que 6 horas para que Gendry llegue corriendo al muro, más 27 horas para que llegue el cuervo a Dragonstone, más 10 horas para que llegue la rubia al muro, más el tiempo que le lleve encontrar lo que está buscando en la inmensidad blanca que se extiende más allá. Son más de 43 horas, y si contamos los tiempos muertos de encontrar al maestre, armar el mensaje y despachar el pajarraco y que lo reciban, la mina piense y se organice y salga y luego dé vueltas como una enferma, sola y con indicaciones básicas, buscando la mancha negra entre la nieve que es Jon Snow y no un montón de piedras, redondeemos en dos días. Dos días completos. Son dos días siendo irrisoriamente optimistas y con una generosidad aumentada. Si fuéramos mínimamente realistas serían 5 días por lo bajo y más probablemente una semana, lo que de por sí sería un record.

Pero todo pasa entre la tarde de un día y el promediar del día siguiente. Dejame de joder. Es insoportable.

Un conocido comparó esta entrega a uno de los capítulos de Los Magníficos, pero hecho con 800 millones de dólares.  Y la verdad es que si te imaginás la música en cuantito aparece la primera llamarada de dragón, calza justito. Falta Mario Baracus con la M60. ¡Qué no habría hecho George Peppard con un dragón!

¿Y qué es eso del Perro tirando piedras como Pippin en las Minas de Moria? Es inconcebible. Su actitud frente al fuego te la llevo. Ya tenemos antecedentes. ¿Pero que el Perro se impaciente y pierda los papeles? ¿En serio? ¡Te estás cagando de risa en mi cara, hijo de puta!

¡Y el tío Benjen! ¡No podés ser tan anormal, loco! Al tío Benjen, alias Benjen Ex Machina lo tienen como brigada de incendios. Ha aparecido en 4 oportunidades en las 7 temporadas: la primera fue su presentación y las otras tres fueron para sacarles las castañas del fuego a los guionistas. Salvó a Jon en la temporada 3, salvó a Bran en la temporada 6 y ahora lo salva de nuevo a Jon. Aparece de la nada, hace lo suyo, salva de la degollina al que cuadre y vuelve a desaparecer. Por suerte creo que esta vez lo picaron para el tuco definitivamente. ¿Y qué estaban pensando a la hora de darle esa arma? Es una mezcla de mangual medieval con manriki japonés con incienciario de misa, si es que podés imaginarlo. Una masa contundente en el extremo de una cadena, con una fuente de fuego (¿?) en su interior para poder liquidar con un solo golpe a los zombies de ojos claros. Y la revolea y golpea y abre camino entre las hordas de bichos muertos andantes con aproximadamente un metro y medio de largo de cadena sin que esta pierda impulso o se desvíe. Es como si tuviera una vara, más que una cadena, cosa que es completamente ridícula. Hay que ser muy, pero muy sorete para equipar a un personaje con esta arma en un principio, y ni hablar de la manera en que hacen que esa arma se comporte.

¿Y qué es esa escena melosa en el camarote del barco? ¿Desde cuándo? Es tan ajena a los caracteres de los dos personajes que se vienen forjando desde hace 6 temporadas que dan ganas de remachar la tele contra la pared. Lo bueno de la cama en donde está Jon es que ya tiene los grilletes amurados a la pared, así se pueden sodomizar a gusto e hincarse la… rodilla uno a otra.

El alivio llega más o menos de la mano de Sansa y Arya con sus parlamentos e  interacciones, pero igual no se entiende mucho. En esta serie no saben conversar ni preguntarse las cosas, menos entre familiares que teóricamente se llevan bien y se tienen solo los unos a los otros entre un mar de enemigos declarados y aliados con dobleces. No, no hablemos.  No nos contemos nuestras historias, dificultades y lo que hemos tenido que hacer para sobrevivir. Desconfiemos y amenacémonos mutuamente. Porque sí. Por capricho.

¡Se van todos a la mierda!

Les propongo lo mismo que a los de TV Tokyo: ustedes se comprometen a ponerse media pila y yo me comprometo a pagar por lo que hacen.

Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s