Fraterni-qué?

Hace tiempo que no le dedicaba tiempo a 42. Si las series me liquidaron el promedio de lectura, Twitter, como una droga barata y adictiva, me liquidó la escritura.

Ese es uno de los motivos. Otro es un poco de hastío, monotonía, tedio, rutina. Incluso la pelea diaria en el trabajo insensibiliza.  La ausencia de lo novedoso, lo humorístico o lo fantástico, no ayuda gran cosa.

Y después está el horror. El horror diario y constante que me desarma las ganas.

El mundo está bastante horroroso. Se matan en Yemen, en Siria, en Palestina, en Nicaragua, en El Salvador. Se matan o los matan. O los dejan morirse. Son amarronados y, sobre todo, pobres. Si no lo eran en sus casas, lo son ciertamente cuando están en una balsa en medio del Mediterráneo; el último de los últimos recursos. Y los palestinos no tienen ni siquiera eso.

En Netflix hay un nuevo documental sobre la guerra de Vietnam. Comienza dando los antecedentes a esa guerra: Que Vietnam era colonia desde 1858, parte de la infame Indochina francesa. Un vietnamita hablaba y contaba que los franceses serán muy afectos a los eslóganes rimbombantes, pero de Liberté, Égalité y Fraternité, más bien nada. Porque lo que menos hicieron los franceses en Indochina fue ser fraternos. Y ni hablar de dar libertad a nadie.

Los EE.UU. en la primera mitad del siglo XX simpatizaban con la causa de Vietnam y Ho Chi Min, la autodeterminación y el derecho a la búsqueda de la felicidad… pero luego se enfrió. No podían apoyarlos al costo de ponerse contra sus aliados franceses. Menos todavía luego del fin de la Segunda Guerra Mundial, cuando el fantasma del comunismo mundial, sobre todo con la guerra de Korea fresquita, agigantaba todos los miedos habidos y por haber. Así que los dejaron para que se secaran al sol.

Lo mismo pasa ahora. Sesenta años después nada ha cambiado. Usted vea, decimos defender estos principios… pero solo al principio. Luego los cambiamos. Por eso la ONU no investiga armas químicas encontradas en Siria cuyos componentes parecen manufacturados en EEUU; por eso nadie hace nada contra el aparheid y prácticamente genocidio rampante de Israel con Palestina. Menos aún con el psicópata megalomaníaco y racista que está actualmente en la White House. Por eso aparecen niños ahogados en las costas europeas y ahora bebés en las costas de Libia. Porque mucha fraternité, mucha liberté, pero andá a tu puta madre y arreglate como puedas.

Europa no puede hacerse cargo de los refugiados, pero bien que puede vender las armas que mantienen vivos los conflictos, bien que agitan esos conflictos para ahorrarse unos dólares en el gas y el petróleo. Porque a río revuelto, ganancia de pescadores. Y mientras tanto la gente se muere, se ahoga, la dejan morirse, la dejan ahogarse, como Italia, haciendo oídos sordos a los pedidos de ayuda y asilo.

Fraternité salió rajando hace rato a golpes de chequera. Y la gente se muere y se va a seguir muriendo, porque nadie hace nada por detener a quienes matan, pero también porque a nadie le interesa si esos a quienes matan viven o no. Porque gente hay en todos lados y es baratísima.

Nada. Eso. Un horror.

 

Anuncios

3 Respuestas a “Fraterni-qué?

  1. Y lo que nos queda, amigo.
    Un abrazo de cariño desde este mar-sepultura de tantos sueños y vidas.

  2. Coincido: un horror! por todas partes!

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s