Proyecto de Ley Integral para Personas Trans en Uruguay.

Hay mucha tela para cortar con esta ley que otorgaría a las personas trans derechos y beneficios que la mayoría de nosotros damos por sentados sin siquiera pensar en ellos.

El texto del proyecto es corto y fácil de entender. Unas poquitas carillas que te invito a leer.

El censo oficial, según el artículo que leí en Revista Harta, dice que en Uruguay hay cerca de 900 personas trans identificadas. El artículo enlaza al documento elaborado por el MIDES (que indica que algunas personas trans se murieron, otras se fueron, otras no pudieron ser encontradas y otras resultaron no ser trans). Ponele que el MIDES no haya llegado a toda la población trans en Uruguay y que en realidad sean el doble: 1800 personas.

Algunas personas se oponen dando distintos motivos morales y religiosos que pueden resumirse en: no me gusta esta ley porque vamos a perder el control sobre una parte de la población a la que nos gusta despreciar, juzgar y someter. Además todo el mundo sabe que los trans son una abominación y mi hijo o hija que se siente en un cuerpo que no es el suyo seguramente esté en una fase en que no sabe lo que quiere y con esta ley les sería mucho más sencillo librarse de nosotros y nuestro yugo y llegar a verse como personas completas, dignas y con sus derechos básicos garantizados.

Algunas de las personas más reaccionarias que se oponen a esta ley, además de esa moralina infame que ni fundamentos tiene, la complementan esgrimiendo los más lamentables argumentos econonómicos: “no con mis impuestos”.

No con mis impuestos. Como si tuvieran el mínimo control sobre cómo el Estado determina el gasto de los dineros que todos aportamos en forma de impuestos. Dejame darte un pista: mucha de la plata de nuestros impuestos se gasta en pajerías y sobre eso tampoco tenemos el más mínimo control.

Te doy unos pocos números. Yo sé que acá voy a perder el 50% de la mitad de mis lectores. La primera mitad de mis lectores quizá la haya perdido al dar a entender que no me opongo a la ley, aunque tengo fe en la gente que visita nuestra casa bella y pastafari. No lo hago. Al contrario, me parece fundamental que se apruebe, porque la realidad de esas personas trans suele ser aterradora: exclusión social, marginación, problemas de salud, con la familia, laborales, para acceder a educación. Todos los males del mundo.

Pero vamos a lo económico, ya que es uno de los argumentos que resaltaban en las pancartas que llevaban los tres gatos locos que fueron a protestar al Palacio Legislativo.

La compensación que recibirían estas personas, según el Art. 7, es de 3 BPC (Base de Prestaciones y Contribuciones), que al precio de hoy según el BPS es de $3848. Esto hace un total de $11’544, menos que un salario mínimo nacional ($13’430 nominales).

Ponele que el censo no haya alcanzado a toda la población trans real y que en realidad sean el doble: 1800.

Con 1800 personas trans, recibiendo cada una $11544 pesos, la erogación mensual aproximada por parte del Estado sería de unos 21 millones de pesos.

Parece mucho dinero. Es un poco de plata sí, pero nada demasiado escandaloso. Dejame darte algunos números aproximados (en valores nominales).

Los sueldos de senadores y secretarios son de más de $200’000, a los que se agregan “gastos de representación” por $33’000, y partidas para gastos de prensa por $28’000.

Son 30 senadores con sus secretarios.

A esto sumamos la cámara de representantes: 99 diputados con sus secretarios.

Los sueldos de los honorabilísimos diputados son de $189’000 más $25’000 por prensa y más plata para otras prebendas. Acá está el enlace en el Parlamento. Los secretarios y prosecretarios tienen más o menos lo mismo, según este otro enlace al Parlamento.

Gastos de prensa. ¡Plata para comprar diarios!

Treinta senadores y sus secretarios, por $28’000, son $1’700’000

Noventa y nueve diputados y sus secretarios, por $25’000, son $5’000’000

Nada más que en plata para diarios el cuerpo de legisladores de Uruguay (suponiendo solo un secretario para cada uno) recibe casi SIETE MILLONES de pesos. Un tercio de lo que se destinaría en compensaciones para esa población trans. Un tercio. En diarios. Es una obscenidad.

A eso sumale los secretarios de los secretarios, los prosecretarios, los malditos gastos de representación, que es un curro, porque igual cuando viajan presentan sus gastos y viáticos para que se les liquiden, más los coches oficiales, más las partidas para las bancadas y hasta plata para pagar la telefonía celular. A gente que gana 15 veces el salario mínimo y que se votan ellos mismos los aumentos salariales.

No se va a hacer nada con esta información, claro está, pero espero que esto sirva para relativizar el tema y señalar algo innegable: ¡Mirá si no va a haber plata para darle a la gente trans! ¡Plata, hay! Y cerquita nomás. Solo hay que distribuir un poco y bajarse del caballo. No precisás desequilibrar en lo más mínimo el presupuesto nacional. Perfectamente se podrían recortar esos gastos, todos, de raíz, sin menoscabo de nada.

¡Y ni siquiera me metí con la Caja Militar, ese agujero sin fondo!

Aunque la población trans fuera diez veces más grande tampoco importaría. Si no entendés por qué no importaría ni siquiera deberías estar acá leyendo esto y ensuciándome el blog con tus ojos llenos de barro.

Y hay más para decir. Bastante más. Pero antes tengo que terminar de entenderlo y procesarlo yo mismo; los argumentos morales y religiosos me alucinan en su odio y egoísta fanatismo. En comparación las cuentas salen facilísimo.

8 Respuestas a “Proyecto de Ley Integral para Personas Trans en Uruguay.

  1. 1000% de acuerdo. Ovación de pie.
    El mundo sería un lugar tan genial con más gente como vos.

  2. Uf, llegué al final queriendo leer lo que tuvieras para decir sobre los argumentos morales y religiosos!
    Tendré que esperar la próxima entrega.
    Mientras, puedo reenviar esto?

    • Sí, reenvialo y compartilo como mejor te parezca.
      El tema moral y religioso es complejo y a menudo discutirlo es inútil. Quienes piensan más o menos igual no necesitan que se los haga ver, quienes usan esos argumentos no van a cambiar de idea (ya lo vimos con toda la campaña por la ley IVE acá y enfrente). La religión quiere sometimiento y ortodoxia. La moral es un tópico flexible y dinámico. Si fuera algo absoluto no existiría el voto femenino, ni se habría abolido la esclavitud, cosa moralmente bien vista durante tanto tiempo.
      Además, cada vez que leo una nueva imbecilidad se me va la capacidad de raciocinio y solo quiero darles las cabezas contra una pared.

  3. Otra cosa: entiendo tu punto sobre las pavadas en las que se gasta la plata del Estado y también por qué duplicaste la cantidad de personas trans. Entiendo la ridiculez de la comparación, incluso con cifras exageradas.
    Pero mientras te leía pensaba que la asignación de 3 UR sería para las personas trans afectadas por razones de género durante la dictadura, que supongo serían muchas menos que las supuestas 900 identificadas. Por acá https://www.elobservador.com.uy/personas-trans-y-cambio-sexo-menores-las-claves-del-proyecto-ley-que-genera-polemica-n1263892 dice que son menos de 50.
    Ya de por sí es hipócrita rechazar el proyecto de ley bajo la consigna “no con mis impuestos”, pero más hipócrita es esconder tras esa consigna sus argumentos morales y religiosos.
    Claro que algunos los gritan sin tapujos, pero a otros se ve que les da vergüenza.

    • Brillante, Maco. Se me había pasado por alto la fecha de los nacidos hasta 1975. Pero dejá igual esos valores, porque inevitablemente van a surgir costos que deberán cubrirse con los dineros públicos.
      Y de todos modos, dejalo que sea una exageración, porque el argumento no aguanta.

  4. Con los años se aprende a conocer la diversidad sexual y aceptarla con naturalidad. Hay personas que ni viviendo cien vidas aprenden a aceptar que existen otras personas -aunque sean sus iguales- con los mismos deberes y derechos que ellos.
    Y sí, tienes razón (para no variar) si analizamos desde las cuentas, los números hablan solos y muy clarito.

    Besos

    • En realidad se necesita tener un alma cenagosa. Oponerse a que los demás hagan lo que les salga de los cojones es un trabajo agotador. Sobre todo si no te afecta en nada. No te quitan derechos, ni posibilidades. Solo pretenden los mismos derecho de que gozamos vos y yo. Cómo se puede estar en contra de eso? De que alguien tenga una vida con un mínimo de dignidad?

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s