Flashes de realidad /12

nuba El lunes amance claro y cálido. Todas las nubes parecen estar al oeste; bajas y oscuras ocultan Buenos Aires. Del profundo banco de bruma que pasta sobre el Río de la Plata se desprende la más pequeña y blanca de las nubes. Se ve que es muy curiosa, porque baja hasta la superficie y se acerca a conocer Colonia.

nubb La nubecita entra a Colonia por la punta norte de la rambla y el espectáculo es bello: la nube se va desgajando, como una tela que se desgarra, y se dispersa; los árboles quedan tamizados como por un tul; los edificios de siluetas conocidas se desdibujan.

nubc Parece que realmente le gusta la ciudad. Va dando toda la vuelta hasta que decide quedarse a descansar en el centro. Se la nota llegar porque el aire cálido se vuelve gélido y cargado de una humedad penetrante.

nubd Salís de la oficina de remera y la campera te sobra. Para cuando llegás a la nube-turista, a diez cuadras de distancia, ya no te sobra nada.

mrda Qué porquería, qué decepción y qué asco, los chorizos Extra Cativelli. Chorizo: carne picada (o molida), con una proporción definida de grasa y especias, embutida en una tripa y atada en las puntas. La palabra clave es “carne”. Los Extra Cativelli eran sinónimo de calidad. Eran algo que podías comprar más o menos tranquilo, sabiendo que en su mayor parte era chorizo. El sábado compré uno para enriquecer un relleno de carne con su sabor. Cuando saco la tripa… EL HORROR! Era una pasta, una especie de puré inmundo, con los correspondientes cachos de grasa uniformemente distribuidos. ¡Puré de chorizo! Asco total.

mrdb Qué complicado se está volviendo comprar fiambres. Jamones cocidos, paletas y similares que, una vez más, deberían ser de carne, de algún tipo de carne, pero carne al fin, de un tiempo a esta parte vienen con burbujas. ¡Burbujas! Como un líquido mal homogeneizado. Andá a saber con qué puta mierda hacen los fiambres hoy en día.

ciel ¡Qué invento de bien los rabanitos! Abrís un surco pequeño y de un centímetro de profundidad. Desparramás la semilla a unos ocho centímetros de distancia entre sí, tapás, regás y luego solo tenés que mantener la humedad. A los 4 o 5 días despuntan las primeras plantíbulas, y al mes los cosechás. Si plantás 15 o 20 semillas todas las semanas, tendrás un suministro regular de rabanitos.

ciem Las hojas de los rabanitos se comen. También se comen las de las remolachas, zanahorias y nabos. También se comen las flores, en especial las de los zapallos (zapallitos, calabazas, kabutiá, etc) que hasta se pueden rellenar y hacer fritas.

lunz ¡Qué pereza los lunes!

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s