Mariposa multicolor /01

El nacimiento de la idea

¡María Luisa fue abuela! En abril. En las antípodas, porque su hijita no se fue a China porque no les entendía, así que se decantó por Australia, que además tiene canguros a rolete y eso siempre suma.

Ya desde el embarazo toda la familia se puso como loca a elegir regalos para mandarle a la futura Julieta y yo ahí, al pairo y sin saber qué. Nunca fui muy diestro para elegir regalos, menos aún para elegir un regalo para una beba. ¿Qué regalarle? ¿Qué puede significar una ropa o un juguete para un pedazo de ser humano totalmente ajeno a lo que le rodea? Además, fantaseé con que fuera algo que pudiera disfrutar por mucho tiempo. Quería algo que fuera, no sé, significativo. ¿Pero qué?

El embarazo pasó y la gurisa llegó. María Luisa gestionó su visa y marchó a cangurolandia para estar allí cuando llegara. ¡Llegó! ¡Es sanita! ¡La mamá está bien! Felicidad para todos lados. Cansancio de los flamantes padre y madre para tirar para arriba. Y yo todavía sin saber qué regalarle a Julieta.

Un día, unos meses después, recordé cómo conocí a María Luisa y los chats diarios mirando su foto de perfil, pensando lo linda que era y cómo podía hacer para tener una chance. Cosa curiosa, porque al poco tiempo cambió su foto por la de una mariposa. Una mariposa multicolor. Cada tanto se me viene eso a la cabeza, ese detalle bobo pero determinante, porque si solo hubiese visto la foto de la mariposa, quizá no habría pasado días enteros pensando cómo hacer para conquistarla.

Y así, pensando en ella y su mariposa, se me ocurrió que qué mejor para Julieta que tener algo que le recordara a su abuela. Aunque la gurisita no tenga ni idea de que a su abuela le gustan las mariposas, ya se lo explicará María Luisa.

Así que bien, tenemos una mariposa. ¿Qué hacemos con la mariposa? La niña tiene meses. Apenas está empezando a descubrir su entorno. No entiende “el jugar”. No hay mucha variedad de historias que puedan armarse con mariposas. No sería tan seguro dejar una mariposa a su alcance, ya que lo primero que tendemos a hacer de bebés es llevarnos las cosas a la boca. Así que debía ser un juguete… que estuviera fuera de su alcance. Un juguete con el que no se pueda jugar es raro, por lo que el juguete debería moverse solo. Un juguete, móvil. Un móvil para una niña que está descubriendo su entorno y necesita estimulación, así que debía ser colorido e intenso.

Las ideas no necesariamente tienen que ser razonables, por eso son ideas. Y perdoname que escriba esto que seguramente no te interesa. Lo que pasa es que justo esta parte no es para vos, es para María Luisa.

¡Hola, María Luisa! ¡Esto es pa’ vo’!

El diseño y su razón

Acá empieza lo divertido. Una mariposa. Un móvil con forma de mariposa. La elección del material fue sencilla: madera. Es un material noble, bello y duradero. Aparte de que no sé trabajar sobre nada más. Bien: un móvil con forma de mariposa, de madera. ¿De qué tipo? Encontré tres tipos principales que me interesaron:

  1. Podía ser con alas rígidas articuladas en el tronco que, calculando adecuadamente los anclajes, se balanceran como aleteando. Es un tipo de móvil muy común, habitualmente con forma de pájaro que parece planear suavemente. Pero no me convenció en el momento. En mi cabeza un móvil de ese tipo debía ser tallado de forma realista y encontré dos problemas: mis habilidades de talla están oxidadas por falta de uso, y ese modelo no admite la clase de colores que yo quería usar.
  2. El segundo era un modelo muy estilizado de mariposa usando balancines en equilibrio. Ese tipo de móviles se construye de abajo hacia arriba, en donde el centro de gravedad de cada tramo es el punto en que conecta con el tramo superior; si lo de abajo está equilibrado, lo de arriba también queda equilibrado. Son muy hermosos y pueden ser tan coloridos como se quiera, pero la forma se pierde rápidamente. La maqueta que construí en cartón no se ajustaba ni de cerca a lo que quería lograr. Ese tipo de móviles será la base para el siguiente que haga. Sí, tengo que hacer otro, ¡porque María Luisa fue abuela de nuevo!
  3. A partir del concepto anterior, en donde cada segmento intenta girar horizontalmente arrastrando al resto, se me ocurrió una modificación que finalmente es la que terminé usando. Cada ala se divide horizontalmente en secciones y cada par de estas secciones va unido a una pieza que sirve como vértebra de un tronco central vertical. Cada conjunto pivota libremente, pero al ser un conjunto es sencillo que la mariposa vuelva a formarse e incluso reconocer la forma aunque estén orientados en distintas direcciones.
Intentar hacer un prototipo del tipo 2, demasiado pequeño y con un tipo de madera poco adecuado no fue de mis ideas más brillantes.

Con la idea final concretada me puse a ver siluetas de mariposas que se ajustaran a ella.

A partir de esa silueta, dibujar un boceto inicial fue sencillo. Dentro de los confines del boceto las secciones se perfilaron solas. El único punto a tener en cuenta, casi obvio, es que siguieran una especie de paralelismo entre bordes adyacentes para que no se golpearan entre sí al girar.

Un tema no menor fue decidir el tamaño. Si la hacía muy pequeña, el grosor de las piezas parecería excesivo. Si era demasiado grande, sería todo muy frágil y endeble. Al final tiene una altura de cerca de 60 centímetros con una envergadura máxima de unos 70 cm. ¡De todos modos es enorme!

Un poco de reordenamiento y suavizado de ángulos me dejó las formas de las alas definidas. Algo que tuve muy en cuenta a la hora de dibujar cada parte fue la dirección del grano de la madera y el ancho disponible de mi tabla, de 15 centímetros. El grano debía correr de la manera más paralela posible a los extremos que irían fijados, a la derecha contra la línea central en la foto. Esto me garantizaría la mayor resistencia ante un eventual quiebre.  En el caso de la segunda sección, la más grande, debía tratar de lograr al menos que este grano fuera oblicuo en toda la superficie.

Una vez alineadas, transferidas a una hoja centimetrada y espejadas, restaba diseñar las vértebras, verticalmente simétricas, que unirían cada par de alas. Debía ser algo agradable, que fluyera y fuera visualmente liviano y de líneas sencillas, pero con un buen soporte estructural. Al ser piezas curvas me fue muy difícil lograr que el grano fuese paralelo a las puntas en todas las piezas. No es demasiado determinante porque cada parte de las alas pesa unas pocas decenas de gramos. Sí, lo sé, es un móvil, no un puente. No era necesario dar tantas vueltas y ciertamente no era necesario sobredimensionar tanto las piezas. Esto es un juguete, sí, pero jugar es un asunto serio. El móvil debe viajar 18’000 kilómetros y durar luego muchos años. Debía asegurarme. Además de otros motivos no menos importantes.

La apuesta más grande fue la vértebra central, producto de un impulso. Un símbolo. Es la más delgada y pequeña, frágil, pero la amo en su liviandad, en la belleza de sus líneas, en cómo casi se pierde entre las otras, más robustas. Su posición central cumple la función de conectar con delicadeza las partes superiores, de un raro equilibrio, con las inferiores, de equilibrio conocido y cierto. Esa pieza central es Julieta, rodeada de su familia. Julieta y Magda. Por arriba la nueva familia, cuyo equilibrio Magdalena tuvo que aprender a conocer. Por debajo la que la vio nacer, arraigada en esta tierra, contribuyendo al conjunto. Tan indispensable una como la otra.

Las cosas, en la madera en general y con este objeto en particular, nunca son como parecen. Siempre hay más, como una vida secreta y bullente.

Los materiales en función del diseño

Volviendo a cosas más concretas, te cuento:

Las partes de las alas están hechas con eucaliptus del usado en pisos, de primera calidad, sin nudos y muy estable. El eucaliptus, además de ser una especie originaria de Australia pero presente en ambos países, tiene fibras largas y flexibles. Esto me permitió cepillar las tablas y llevarlas desde sus 12 mm originales hasta unos agradables 7 mm de espesor, asegurando así resistencia y bajo peso. También implicó que las vértebras pudieran ser más delgadas manteniendo un buen soporte lateral. Las tres vértebras superiores son de cedro de 19 mm de espesor, mientras que las dos inferiores son de ciprés, más denso y pesado, de 22 mm de espesor. Más allá de la simbología: dos tipos de madera para dos familias de orígenes distintos, también hay razones prácticas de construcción en la elección de los materiales. Las dos vértebras inferiores son mayores para que su peso mantenga en posición vertical a la segunda, que tiene las secciones más grandes y con el centro de gravedad muy alto.

Las vértebras reciben cada parte de las alas en una ranura central y se fijan con un par de pines pasantes. Los pines están hechos con palitos de brochetas de bamboo, resistentes y de exactamente 3 mm de grosor, cosa fantástica porque me permitió usar una mecha estándar sin tener que adaptar nada. El ajuste es perfecto.

Este ajuste perfecto me permitió prescindir de cualquier tipo de pegamento. Es decir que si un día se rompe alguna parte, cualquiera de ellas, puede ser rápidamente reparada o directamente reemplazada. Las fuerzas intervienentes son muy pequeñas y la madera prácticamente solo tiene que soportar su propio peso. Tampoco hay partes móviles que generen rozamiento o desgaste. El pegamento sería un overkill más.

Las alas se pintaron con dos capas de acrílico al agua más un par de capas de una cobertura resistente de Rust-Oleum en spray semimate, más que nada para fijar el color. Al principio pensé en usar acuarelas, pero no me pareció un medio tan bueno como el acrílico: necesitaba un color sólido y contundente, brillante. Las vértebras van en madera natural con un suave tallado facetado, porque sus vetas son bellas.

Cada vértebra se conecta con la siguiente por medio de un destorcedor (barril giratorio o esmerillón) y un mosquetón (grillete o imperdible). El destorcedor es un pequeño accesorio de pesca con dos ojalillos que permiten un giro independiente uno de otro para no generar torsión en las líneas, que es exactamente lo que se necesita para evitar desgaste. El mosquetón usa el sistema de los alfileres de gancho, a fin de poder desarmar el móvil y empacarlo fácilmente.

En la primera vértebra superior va un mosquetón para poder colgarlo, y debajo de la última va una pequeña mariposita tallada en madera natural para agregar una pizca más de peso que mantenga todo en vertical y también porque tengo ganas; me quedé con la pica de tallar una mariposa.

¡Uf! ¡Qué largo! Espero que todavía estés acompañándome. Estas son todas las notas sobre lo que recuerdo haber calibrado y meditado. En gran parte fue un proceso de ensayo, error y también de descubrimiento, porque nunca había hecho nada parecido. Todos y cada uno de los pasos fueron extremadamente placenteros y divertidos.

Varios puntos del diseño los fui resolviendo sobre la marcha lo que resultó en varios errores, no determinantes, pero sí molestos, que se hicieron evidentes durante la construcción. Te los comento en la próxima entrada.


3 Respuestas a “Mariposa multicolor /01

  1. Por lo que entiendo… ¿casi eres abuelo? ¡¡pero chaval qué cosas!! 🙂
    Espero ver finalizada esa mariposa porque, aunque sea un “bichito” que no me gusta (ninguna de ellas) me apetece mucho mucho ver tu obra de arte.
    Enhorabuena a la abuela y toda la familia, una personita nueva siempre es una bendición.
    Besotes!!!!

    • Abuelastro, sería 😀
      Ya estoy casi en la última etapa: la de montaje y detalles finales.
      Calculo que son otras dos entradas, una para la construcción y otra para el montaje final, mucho más corta.
      La familia está que explota de felicidad, sí.

      Besos pa ti

  2. Pingback: Mariposa multicolor /02 | 42

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s