Archivo de la categoría: 42 reflexiones al pedo

Tempus fugit

Una conversación de sobremesa deja hebras de ideas colgando. Mediante una recorrida de siglos, haciendo volar el tiempo y apropiándome de las palabras de grandes pensadores, intento hilar algunas de ellas.

En muchos lugares, alejados de las grandes urbes y aislados del flujo de personas, el ritmo de la vida es mucho más lento que el de “la modernidad”. En los pueblos perdidos, a veces, es como si el tiempo se hubiera desentendido de ellos dejándolos atrás, con su andar pausado y a veces casi indolente, el cual hasta puede no ser nada más que hastío. En la aldea en que vivo, Colonia del Sacramento, ampliamente cosmopolita, cerca de Montevideo y aún más cerca de la gigante Buenos Aires, este ritmo de vida, aunque aparente ser similar resulta aún más extraño, ya que es como si el tiempo se demorara.

Quizá el árbol no me deje ver el bosque; a fin de cuentas, vivo aquí mismo. No descarto que mi propio ego embellezca lo que ven los ojos, ni tampoco que proyecte en la aldea mis propias creencias. Soy consciente de que a todos nos encantan nuestros sesgos, y como dijo un escritor bastante antes que yo: las personas son más fieles a sus ideas que a sus cónyuges. Así y todo, imaginemos por un momento que puedo ser perfectamente imparcial. En mi defensa digo que algunas de estas ideas son compartidas por algunos amigos y conocidos cuyo carácter es muy distinto al mío. Hey, incluso algunas ideas son compartidas por perfectos desconocidos, así que aquí vamos.

Epicuro, el gran filósofo ateniense del siglo IV A.C., sostenía el concepto de ataraxia, la ausencia de turbación. Él abogaba por la persecución y obtención de la felicidad desde la amistad y los afectos antes que con las cosas. Es importante diferenciar y ceñirse a lo necesario sin grandes despilfarros. Lo material es perecedero y requiere grandes esfuerzos para conseguirlo y mantenerlo. “Cuando ya se ha conseguido hasta cierto punto la seguridad frente a la gente mediante una sólida posición y abundancia de recursos, aparece la más nítida y pura, la seguridad que procede de la tranquilidad y del apartamiento de la muchedumbre”.

El filósofo estadounidense Henry David Thoreau afirma, en su libro Walden de 1854, que cuando compramos algo no estamos pagando con plata, sino con tiempo de vida; con el tiempo que pasamos trabajando para obtener esas cosas. Mientras menos bienes materiales necesitemos, menor será el tiempo de vida que tengamos que dedicar a la obtención de cosas. Volviendo al epicureísmo, mantener y conservar las cosas es causa de angustias y afanes. Mientras menos afanes suframos, más disfrutaremos de “nuestros imprevistos momentos de ocio”.

El maestro budista Zen Taisen Deshiumaru, en su libro La práctica del Zen de 1974, cuenta la historia de un maestro que se acercó a sus alumnos mientras practicaban za-zen y les preguntó: “¿qué hacen?”, a lo que ellos respondieron “nada”. “No”, dijo el maestro, “practican el no-hacer”.

El Zen se practica sentándose sin finalidad alguna, desinteresadamente, pero concentrados, decía el maestro Deshimaru. Así en Colonia, cuyos principales puntos de interés turístico pueden recorrerse en poco más de medio día, el mayor interés no radica en la Historia, sino en su dimensión espiritual, por llamarla de alguna manera.

Como dice Eduardo, un amigo brasileño que se enamoró de esta aldea hace ya varios años, nadie viene a vivir e instalarse en la ciudad por el encanto que despiertan los restos coloniales. Colonia respira un aire que está al menos 30 años en el pasado, probablemente bastante más. Colonia es, en cierta medida, un lugar Zen y a la vez epicúreo. No sus gentes; quienes vivimos aquí no tenemos ningún aura mística. Más bien contamos con las mismas inquietudes e inclinaciones que cualquier persona en cualquier lugar del mundo, pasamos por los mismos afanes, pero el lugar, Colonia en sí, tiene algunas de esas características. Y esas características repercuten en nosotros, como las vibraciones del tañido de una campana, sin que nos demos cuenta apenas y forman parte de nuestra idiosincracia.

¿Qué hacer una vez que se han agotado las vistas históricas? Es una pregunta habitual y recurrente entre quienes pasan más de un día aquí. La respuesta es sencilla, como dice la ilustradora Maco: relájese y disfrute. Siéntese en una de las bonitas plazas arboladas y sienta el discurrir del tiempo sin edad; pruebe de deambular por las peñas graníticas de la Punta de San Pedro y deje vagar su vista por el “río ancho como mar”; dirija sus pasos hacia la rambla costanera, festoneada de playas, y camine sus varios kilómetros adivinando formas en las nubes. El disfrute en Colonia no está en fastuosos paseos de compras, multitudinarios conciertos o los últimos estrenos cinematográficos; no hay glamour. El disfrute viene del no-hacer, de la falta de motivación y la ausencia de finalidad. Del momento, más que de las cosas. O quizá podamos decir algo ligeramente diferente. ¿Qué puede hacerse en Colonia? La respuesta, lejos de “no hay nada para hacer”, podría ser “pruebe de no-hacer y esté aquí, simplemente”. No hay azar, no es accidental, es deliberado.

Siguiendo la línea de pensamiento del maestro Deshimaru, este dice “no hay nada que obtener, nada que esperar, no hay que buscar la verdad, no hay que huir de la ilusión. Únicamente estar presentes aquí y ahora, en nuestro espíritu y nuestro cuerpo.”

Hace poco vi un impactante discurso pronunciado en julio de este año por el escritor israelí Amos Oz, del que en otra oportunidad hablaré con más detalle. Una de las frases que me quedó grabada es que “no puede buscarse en el espacio lo que se perdió en el tiempo”.

Si la aislamos de su contexto y la traemos a esta tierra, la frase puede darse vuelta. En Colonia, de alguna manera, sí es posible encontrar en el espacio lo que se perdió en el tiempo. Otro aire, otro ritmo, otras prioridades. Ese es el disfrute de esta Colonia por momentos tan alejada (casi como un embrujo) del discurrir moderno del tiempo: el reencuentro con nosotros mismos. Con nosotros mismos en un pasado más tranquilo. Si le das tiempo, si te das tiempo, tu vida se centra, la mente se aclara, las ideas aparecen, e incluso pueden madurar hasta que llegue el momento de pasar a la acción. Eso es posible en Colonia.

¿Por qué te cuento todo esto? Porque quiero preservarlo; porque tengo miedo. Miedo de que desaparezca, de que se diluya. Tantos de nosotros andamos absorbidos, absortos, como ausentes y hasta ajenos. Nos sentimos inclinados a ingresar en “la modernidad”, a veces. O a lo mejor nos dejamos arrastrar por ella, como si fuera tan grandiosa. Perdemos la frugalidad y tratamos de cambiarla por cosas que a la postre nos angustian. Dejamos de mirar hacia adentro y encontrarnos a nosotros mismos. Y temo que el tiempo despierte y empiece a correr igual que corre en la mayor parte de este mundo moderno; o peor aún, que se desentienda de nosotros y nos deje atrás.

Nuestra respiración es esta respiración, aquí y ahora.

Descolgadas /13

Los libros que leído y en menor medida el cine que visto han hecho muchísimo por expandir mi mundo musical.

  • De Thomas Harris, rescaté a Bach y sus Variaciones Goldberg.
  • De John Milton, llegó La Creación de Haydn
  • Stephen King me descubrió mucha de la música de los ’70:  Animals, Thunderbirds, Cash. Y Las Bodas de Figaro, por supuesto.
  • Del Cero Warthon recordé a Tehlonious Monk.
  • Con Dexter llegó Chopin y sus Nocturnas.
  • Pink Floyd se presentó a sí mismo con The Wall.

Hace tiempo que no me pongo a escuchar música. Supongo que la variación que necesito es un poco de silencio, aunque a veces extraño cocinar con música. O a lo mejor nada parece demasiado apropiado.

El domingo hice pasta casera. Unos pappardelle con una bolognesa clásica que quedaron de muerte, y se notó la ausencia.

En otro orden de cosas, encontré un texto de 2015 de cuando mataron a los dibujantes de Charie Hebdo en París. Es bastante salvaje y en su momento pensé que lo había perdido. Como estoy de humor acorde lo reproduzco, porque fuck it. Además sigue vigente, aunque la “gente de verdad” no sean dibujantes.

Je suis Pancheau

Me tienen las pelotas bastante llenas con Charlie Hebdo.  No porque la matanza no sea trágica, si no porque está todo el mundo alborotado y se llena la boca con Je Sui Charlie y los terroristas y qué se yo, y marchas de 500 mil personas y marchas de líderes mundiales (juntos, pero aparte, no sea cosa que se contagien con ébola o algo así).

Y para mí eso es fayutismo puro, es llenarse la boca.  Hay miles de personas que son asesinadas a diario en diversos conflictos candentes y activos en África y nadie dice nada, ya ni aparecen en las noticias salvo como nota marginal si justo cuadra que un atentado mate a más de 800 personas. Por nombrar los 3 más power, podemos hablar del eterno quilombo en el Congo, los gobiernos depuestos y encumbrados a cada rato como quien cambia de calzones en la República Centroafricana, o la continua sangría en Sudan.

Y por qué te importan 12 dibujantes que antes ni tenías ni idea que existían?  Y por qué no te importa un montón de gente que tampoco conocías pero que están igualmente muertas, igualmente asesinadas, también injusta y brutalmente?

Es porque estos 12 eran blancos?  O porque vivían en París?  O porque tenés miedo?  Porque África está lejos y a nadie le importa una mierda, además de ser pobres y negros y además dibujan en la arena o escriben en arcilla, si acaso, mientras que París… París es Occidente, es el barrio como quien dice.  Si pegan en París pueden pegar en cualquier lado, en Barcelona, Washington,  Buenos Aires, o Londres.  Y eso te indigna, porque Occidente puede llevar o financiar sus guerras a esos lugares lejanos que hay que buscar con cuidado en el mapa, pero a Occidente no le gustan las represalias, justificadas o no.  Porque que los líderes del “mundo libre” decidan atacar un poblado lleno de civiles es totalmente distinto a que los líderes de un grupo terrorista decidan atacar una oficina llena de civiles.  Sí, por supuesto, un bombardeo con drones no tripulados que justo mate un montón de gurises es simplemente daño colateral y es totalmente distinto a que tres hijos de puta con metralletas ejecuten a un puñado de dibujantes.  Debe ser por eso que una cosa te indigna y la otra te deja indiferente.  O quizás no tengas fuerzas.  Es eso?  Porque sentir pena, vergüenza y dolor e impotencia una vez, por un puñado de gente es una cosa, pero sentir eso mismo todo el tiempo, todos los días, es sencillamente agotador.

O fue porque justo viste el titular y te copó sumarte al trending topic? Es comprensible, tener un eslógan en otro idioma es muy chic.

Y eso es todo sobre este tema. En su momento me alegró mucho haber perdido el texto. Ahora, a la distancia, va a escocer menos, quizá. Lo mejor de todo es que más de tres años después, mi pensamiento al respecto no ha cambiado un ápice.

Sobre la naturaleza del placer

Hace muchos años leí que el verdadero placer no es del cuerpo sino del alma al poseer las cosas. Mucho mastiqué esa frase y la idea subyacente, tratando de elaborarla y adaptarla a mi realidad de aquel tiempo. Para poseer algo tenés que hacerlo tuyo; para hacerlo tuyo, tenés que brindarte, tenés que dar sin guardarte nada, sin mezquindad. Es una especie de simbiosis. Es un acuerdo con derechos y obligaciones. Tomar por la fuerza no te hace dueño de nada, solo sos un usurpador. Quien siembra indiferencia en el dar solo cosecha indiferencia y el placer nunca es indiferente. Si sos egoísta solo tendrás una descarga y alivio momentáneo, por completo carente de significado o sustancia. No podés poseer desde el egoísmo. Entonces, ¿cómo poseer? Brindándote por entero. Y cuando todo se te brinda como respuesta a lo que das, cuando lo que importa es el placer ajeno dejando el tuyo en un segundo plano, justo en ese momento es cuando podés llegar a poseer de manera absoluta. Justo en ese momento, cuando lográs que el otro placer alcance sus cotas máximas, es cuando alcanzás tu propio placer total.

 

Flashes de realiad /11

gilo Reiniciar el celular y cuando estás confirmando la orden, en el segundo de apartar el dedo de la opción “Aceptar”, darte cuenta con una lucidez abrumadora de que no te acordás del PIN para desbloquear la SIM. Por supuesto que eso se da en cuanto estás arriba del bondi a Montevideo y la tarjeta con el PIN está en la oficina que se aleja.

gilp No está mal pasar todo el fin de semana sin el celular. Sin mensajes, sin llamadas, sin redes. Ocupándote, en cambio, de quien está al lado tuyo en carne y hueso… y de tu propio interior. Eso último suele ser un poco incómodo en las primeras horas, probablemente por la falta de costumbre. Aunque luego es lindo recuperar el diálogo interior. Los celulares lo ahogan detrás de todos los cositos brillantes.

glup El diálogo interior puede ser fascinante y en ocasiones hasta aterrador. Pero mayormente fascinante, incluso cuando es aterrador. Mirás lejos y dejás que las ideas desfilen sin aferrarte demasiado a ellas salvo que justo surja alguna que te sirva. Supongo que es el equivalente a dejar que los niños se aburran para permitir que surja la creatividad del juego libre.

gasp Dejar de fumar es un viaje. Un viaje plagado de problemas y trabas burocráticas. A veces te deportan desde la primer aduana, a veces ni siquiera te dejan cruzar la frontera. Otras, recorrés varios países, tales como PrimerDía, PrimeraSemana, y hasta TercerMes hasta que caduca la visa y te encontrás de vuelta en casa y sin un plan. En general dejar de fumar te abre las ganas de comer como un desaforado. Entonces, como vas viajando en un Ford Voluntad con poco combustible y bastante baqueteado, fumás un pucho porque te saca la ansiedad y con ella las ganas de comer. Pero comés porque te distrae de las ganas de fumar, para no fumar como un escuerzo. Y como la ingesta se sale de control a una velocidad infinita, te fumás un pucho. Así que ni dejás de fumar, ni dejás de lastrar como una sabandija… y ahí vas, transitando por esa carretera infernal en donde se suceden los carteles del tipo:

⌈‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾⌉
|   ApenasSubísUnaEscaleraSinResoplar – Planta Urbana – ¡Bienvenido!  |
|       Obesidad – 40 km                                                                                                        |
|       Epoc – 55 km                                                                                                                 |
|       Retorno a Ejercicio – 13842 km                                                                           |
|                                                                                                                                                   |
|      Disfrute su viaje. Conduzca con responsabilidad.                                         |
⌊_________________________________________________⌋

plnt La primavera se anuncia con ganas. Las plantas salen con fuerza de su letargo luego de un invierno de los de verdad, de esos intensos que realmente cortan los procesos vegetativos, y casi ves crecer los renuevos. Ya planté árboles de níspero, arazá, guayabo, jacarandá y una casuarina guacha (la segunda) que nació en una de las macetas.  Armé los almácigos de perejil, apio, rabanitos y unas semillas de agapanto que robé junté a finales del verano. No sé qué resultará de esa plantación. También pasé a tierra buena las lechugas y cilantros que van naciendo guachos en las macetas.

plnu Si a las lechugas en lugar de cortarlas les vas sacando las hojas exteriores la planta dura como 3 meses. A medida que vas quitando hojas el tallo se desarrolla hacia arriba, hasta que llega un punto en que las hojas son cada vez más pequeñas, opacas, duras y amargas. Si dejás la planta  para que haga lo que quiera, en un punto va a florecer y semillar y el viento va a desparramar esas semillas por todos lados. Lo mismo pasa con el apio y el cilantro. Si dejás un puerro sin arrancar, va a seguir su ciclo hasta hechar una vara terminada en un pompón de semillas precioso; luego las dejará caer, generando nuevas plántulas.

 

plnv También puse entre papel húmedo unas semillas raras que trajo María Luisa de su viaje a la tierra de los canguros. No les tengo mucha fe, ya que lamentablemente a pesar de estar en lugar seco, fresco y cerrado, se apolillaron. Quizá solo sea la cubierta externa. Veremos.

plnw Tengo una vieja silla bajo uno de los aromos que está cuajado de flores. Me gusta sentarme allí y mirar todo el terreno. Imaginar el crecimiento de los árboles. Tratar de visualizar cómo quedará un nuevo retoño, para dónde dará la sombra cuando crezca, cómo lo castigarán los vientos y con qué reparo cuenta, por dónde irán sus raíces. Si pone en riesgo a los vecinos ante una eventual caída o dónde caerán los frutos, si los tiene. Es un lindo ejercicio, casi como proyectar el futuro. O quizá una apuesta.

gasq A propósito de nada, las semillas de agapanto estaban prolijamente envueltas en papel y conservadas en un viejo paquete de cigarrillos. Cuando saco el envoltorio ¡vi que quedaba un cigarrillo dentro de la caja! Preguntame si me fumé con fruición ese último cigarrillo que estaba allí desde febrero pasado, hace 7 meses, como si fuera el mejor tabaco cubano. La respuesta no te sorprenderá.

sexa Qué invento maravilloso el clítoris, por el MEV! Ta, nada más. Siga, circule, aquí no ha pasado nada.

 

La invención de la tentación

Conocemos el mito del Edén. Ya porque nos lo hayan embuchado de gurises, ya por cultura general aunque no seas de la religión católica, o porque hayas tenido la gran fortuna de leer a Mark Twain.

En el mito Eva es engañada y, sucumbiendo a la tentación, come del fruto del Árbol de La Ciencia. Es engañada por la serpiente que envió Lucifer, ese pobre Diablo, para cagarle la vida a los hijos menores de su Padre, el Tata Dios.

Pero eso, como casi todo, es mentira. Lo descubrí ayer a la tarde mientras fumaba un pucho al solcito de la media tarde.

Como a media cuadra veo a una pareja joven con su pequeño hijo que se acercan caminando despacio. Hablan alto así que no tengo problemas en entender lo que dicen a pesar de la distancia. El loco, un treintañero, le da al niño, de cuatro o cinco años, un tachito de confites sin abrir, pero le dice con firmeza: NO. LO ABRAS.

El pibito, que ya estaba empezando a forcejear con la tapa, se detiene, obediente. Pero a los pocos pasos empieza a jugar con ella como haciéndose el boludo, con la misma expresión de inocencia con que sonríe un cocodrilo.

NO. LO ABRAS vuelve a decir el padre, e intenta manotear el tachito de confites sin abrir, a lo que el niño se opone con firmeza y toda la feroz rebeldía de sus cuatro años. Se lo dieron. Es SU tachito de confites sin abrir. Eso lo entiende cualquiera. Pero si se lo dieron, ¿por qué no puede comerlos? ¿Qué es paciencia? ¿Qué es esperar? ¿Cuál es la diferencia entre comer los confites ahí o en el puto auto que está, papá acaba de decirlo claramente, a menos de media cuadra? Así que papá le deja conservar los confites, pero le repite: NO. LO ABRAS. A lo que el niño responde jugueteando nuevamente con la tapa.

En ese punto papá tiene una idea brillante: QUEDÁTELOS, PERO PONELOS EN EL BOLSILLO. A lo que el niño responde haciendo un torpe amague y quedándose con el tachito de confites sin abrir y jugueteando con la tapa.

Solo le hacía falta boludear con el tachito otros cuatro pasos para poder decir: “Uh, mirá papá, el tachito se abrió solo”. Como rezan las malas novelas negras: la tragedia se olía en el aire. Ya sabemos cómo termina la historia: el pendejo, incapaz de resistirse al canto de sirena de los confites forcejea con la tapa hasta que esta salta de repente y la mitad de los confites terminan en la vereda, ante el reprobador “TEDIJEQUENOLOABRIERAS” de su padre, la llorosa decepción del pendejo y el resignado silencio de la madre, que ni abrió la boca, porque padre e hijo son medio igual de boludos y pa qué vamo a discutir en la calle.

El paralelismo es inmediato e inconfundible. Porque si no querías que comiera los confites, la recalcada chota de tu viejo, ¿para qué mierda le das el tachito de confites sin abrir?

El Árbol de La Ciencia simboliza los confites, y la tapa del tachito de confites, todo el mundo lo sabe, es representada en La Biblia como una serpiente parlanchina y muy ladina… es una obviedad más que obvia, porque todo el mundo también sabe que una serpiente y una tapa redonda de plástico son casi iguales, sobre todo si la serpiente se está mordiendo la cola a sí misma mientras forma un círculo perfecto.

La revelación en esta historia es que, si estamos hechos a imagen y semejanza de ese Dios tan macanudo, entonces lo que hizo el padre del pobrecito pendejo probablemente también lo haya hecho El Padre con los pasmados de Adán y Eva, porque lo que se hereda no se roba.

Así llegamos al meollo del asunto: a la serpiente la mandó Dios. Y así volvemos a comprobar una de las pocas cosas ciertas e inmutables del mundo: si existiera, Dios sería terrible sorete; Lo Sorete.

De yapa intuimos algo no tan evidente a primera vista: no todo es culpa del pobre Diablo. Y que los pobres diablos hacen lo que pueden, sin excesiva maldad.

Visualización

En la época en que practicaba artes marciales a diario teníamos una técnica de entrenamiento muy peculiar. Era una especie de meditación en donde con los ojos cerrados y completamente inmóviles nos concentrábamos en una forma específica y la llevábamos a cabo en nuestra mente. Las formas son el equivalente del kuoshu de los kata del karate y son colecciones de movimientos que es más o menos como si pelearas contra adversarios invisibles. La complejidad varía, así como el tipo y estilo de movimientos.

El proceso para llegar a visualizar toda una forma es lento y para nada sencillo de dominar, al menos para mí. La mente tiene tendencia a ir para cualquier lado, las ideas tienen la costumbre de irrumpir sin pedir permiso, y para poder visualizar los movimientos que tenés que hacer, antes tenés que dominar la mecánica de esos movimientos. La visualización sirve para dominar esas formas de manera que luego puedas hacerlas sin pensar, con lo que ganás en velocidad y precisión. Internalizás los movimientos, la postura y posición del cuerpo y la respiración asociada a ellos. Una vez que lográs que te salga es increíblemente efectivo y muy, muy placentero.  Curiosamente, para visualizar cada movimiento tenés que concentrarte y pensar como un enfermo. Recrear en tu mente a tu propio cuerpo moviéndose de formas en las que habitualmente no se mueve, a la vez que tratás de prestar atención al detalle de las posturas de pies, manos y articulaciones no es tan trivial como parece.

De toda esa disciplina y habilidad adquirida me van quedando solamente retazos, ya que hace años que mi práctica es errática en el mejor de los casos.  Esos retazos de conocimiento los utilizo a la hora de hacer una lista de compras, sobre todo cuando no tengo receta.  Es una bobada, lo sé, pero imaginarme los pasos que tengo que dar para hacer una comida me ayuda a identificar todos los ingredientes, a la vez que me voy haciendo una composición de qué cocinar primero en qué tiempo. Aun a esta escala tan limitada sigue siendo un ejercicio mental muy bueno.

¿A qué viene todo esto? Lo que a mí me parecía una técnica tan peculiar y compleja ya la usaba Nikola Tesla en las últimas décadas del siglo XIX para imaginar sus inventos. No sus inventos, sino el funcionamiento de sus inventos. O sea, el tipo ponía a funcionar todo, y por todo quiero decir máquinas con decenas o cientos de partes móviles, dentro de su cabeza antes siquiera de armar los planos. Para cuando fabricaba el prototipo, ya era casi el modelo final. Tesla solucionaba todos los problemas tempranos de diseño antes de poner un solo tornillo. ¿Qué tan genial es eso? De solo pensar en la capacidad necesaria para hacerlo se me vuela la peluca.

Hay un documental en Netflix sobre él llamado, muy astutamente: Tesla.

Etiquetado del vino

Queridos bodegueros,

En el día de hoy me dirijo a ustedes no para hablares de sus productos, que son cada vez mejores y más disfrutables, sino por su cara externa, en particular la parte trasera. No de ustedes, claro, sino de las botellas que contienen sus nobles vinos.  Tengo un humildísimo pedido para hacerles: necesito que dejen de ser tan pajeros. Ya estoy decidido a comprar su vino, lo que necesito es saber con qué carajo combina mejor. Y también necesito que tengan un mínimo de coherencia y de sentido común.

El Chardonnay “De Virginia” de Stagnari, además de ser un blanco espectacular, tiene un etiquedo correcto, útil, que realmente ayuda a la hora de decidir.

Brinda toda la información que alguien podría necesitar para un correcto maridaje, o al menos para saber con qué se va a encontrar.

Es una pena, sin embargo, que sean tan inconsistentes y se manden una mierda como la de abajo. ¡Vo, sorete, no podés armar un puto panfleto en la etiqueta! ¡Dame las notas de cata, enfermo! ¡Y encima el folleto es mentira! Ha sido desmentido o relativizado a más no poder. Los únicos que siguen pregonando que el vino es bueno para la salud y el corazón son los que venden vino. Prestigiosos médicos, por favor! ¡Dejame de joder!  No vas a vender una sola botella extra con esa etiqueta de porquería. Ni aunque la escribieras en mayúsculas y la encabezaras con un ¡HOYGAN!

Poné una nota de cata y maridaje como la de arriba. Eso sirve. Eso habla bien de la bodega. Eso indica que saben lo que están haciendo. Más importante aún: que les importa.

Hablarme del puto resveratrol, ¿a quién se le ocurre? ¿No te das cuenta de que no me decís ABSOLUTAMENTE NADA de tu vino? Nada. Ni la temperatura de servicio. ¿Qué tan imbécil tenés que ser? Resveratrol tienen todos, hasta los que vienen en caja por 50 mangos. Me hacés calentar, mirá.

El Etchart Privado Torrontés es otro vino blanco riquísimo para tomar bien fresquito con unos mariscos.  Obtiene su máxima expresión en Cafayate, genial. Bueno, si me contaras cómo se expresa y qué buscar, quizá me sería útil. Pero no me decís nada de nada. Escribiste la primera mierda que se te cruzó porque con algo tenías que rellenar la etiqueta. ¿No tenés un enólogo con el que hablar? ¿O están peleados? Y encima me terminás el bolazo con que es “típico y diferente”. Bueno, hermano, decidite, ¿querés?

Bien, disculpas por el exabrupto. A ver cómo se los explico como pa que les entre en la mollera. A veces uno sencillamente no sabe qué vino pega con qué comida. Y eso es importante; más importante que el resveratrol del orto. Fundamental y básicamente más imporante. Mucho más importante. Como diría Confucio: Importantísimo. Un tannat roble no va a pegar con unas vieiras, de la misma manera en que un hacha no es lo más indicado para cortar unas delicadas endivias. Si ustedes, bodegueros, no nos ayudan un poco a nosotros, los consumidores, que tenemos que decidir entre una oferta de vinos gigante, se va todo al carajo. Seguimos tomando los mismos vinos que más o menos calculamos que pueden funcionar, sin llegar a explorar toda la rica oferta de varietales y blends que hay en el mercado.

No necesita ser nada demasiado técnico, sí útil. Este vino va con carnes a la parrilla, guisos y quesos curados. Este otro para pastas con crema o quesos cremosos. Este para pescados. Este para mariscos. Este para quesos frescos y frutas no ácidas. Yo qué sé… no es tan complicado. Por si les interesa les cuento: entre vinos de iguales cepas y similar rango de precio me quedo siempre, SIEMPRE, con el que me de la mejor información. La información es poder… en su caso, la información es poder vender más vinos.

Media pila, ¿ta?