Archivo de la categoría: Noticias/Curiosidades

Las letras de Colonia: ninguna buena acción quedará sin castigo

El 6 de abril vi una pequeña nota en el periódico digital local Coloniaya.com, en donde se hablaba de la colocación de un cartel en 3D con el nombre de nuestra ciudad.  Vi el titular al pasar buscando otra información y creí que estaban hablando de una idea, discutiéndola.  Grande fue mi sorpresa cuando a los pocos días vi el cartel, flamante, ya colocado en un punto de la rambla. Volví a la nota y vi que simplemente decía que se iba a inaugurar el siguiente sábado a las 18.30, que iba a estar la banda municipal, que habría un espectáculo de fuegos artificiales, quién realizó las letras, las medidas y que estaban buenísimas para sacarse fotos frente a ellas.  Nada más.

Demoré en escribir esta entrada porque quería ver si con el paso de los días cambiaba de idea, si le encontraba una onda, pero no.

Feo, pobremente ejecutado y en un lugar que a nuestra manera de ver, con Nacho, es bastante discutible. Lo discutimos.

La propaganda y comunicación del evento fue casi nula y la inauguración fue anodina, en una fecha sin trascendencia, a pesar de que pocos días después iba a darse uno de esos feriados que traen miles de turistas a Colonia.  Una oportunidad perfecta para promocionar el evento y el dichoso letrero: el Viernes Santo.  Miles de personas. Colonia estallaba de turistas.  Ya que tenés miedo de que la gente no se entere de dónde está, cosa que supongo es lo que te impulsa a colocar el cartel, podrías haber armado un espectáculo en toda regla, la banda municipal, sí, pero también tenías a la orquesta estudiantil, comparsas, murgas.  La nota dice que para Semana Santa se prepararon varios espectáculos gratuitos con variedad de artistas.  ¿Por qué no usar esa “infraestructura” ya presente para la inauguración?  Algo que destacara y quedara para el recuerdo.  Pero no.

Y tras cartón, la misma noche del evento se largó a llover y fue cancelado.  Triste augurio.

Colonia ha sido fotografiada por miles de personas.  Cientos de lugares captados desde cientos de ángulos, en todo tipo de clima y condiciones de iluminación. Es un archivo vasto y fantástico. Tenés un montón de fotógrafos de valía en el pueblo, pero no se te ocurrió encuestar a ninguno de ellos, parece. Llama la atención que a nadie se le haya ocurrido hacer un pequeño montaje, con Photoshop, por ejemplo, para ver cuál podría ser no solo el mejor lugar para colocar las letras, sino también para tener una idea de cómo se vería con los distintos tipos de luz. Se podría haber hecho, pero no.

Hay un montón de gente idónea a la que podrían haber consultado. En Montevideo tenés un cartel ya hecho y testeado. ¿No fuiste capaz de ir y preguntar allá? ¿No se te ocurrió aunque sea ir y fijarte cómo está resuelto?  ¿Cómo quedan los contraluces?

En los Juegos Olímpicos, en Río de Janeiro había uno que decía #CIDADEOLIMPICA.  Antes de la primera letra aparece la almohadilla, el símbolo del numeral #. ¡Hashtag instantáneo! ¡La foto es su propio hashtag, loco! Llega solo a las redes sociales. ¿No miraste otros ejemplos antes de largarte a hacer el invento?

Otro tema es la iluminación artificial. Pusieron una barra de hormigón delante de las letras para alojar las luces.  Lo que nunca se le ocurrió al ideólogo, es que esa barra de hormigón tapa completamente la parte inferior de las letras. ¿No podías elevar las letras para dejar todo al mismo nivel?

¿Y qué son esos pilotes flanqueando al cartel? ¿No se te ocurrió otra manera de evitar que se estacion frente al cartel que dejarlo preso? Quizá una pequeña plazoleta, en lugar de esa triste capa de pedregullo, algo con un poco de verde, o con adoquines y unos bancos.  Los adoquines son bien representativos de la ciudad  y su casco histórico, por lo que no habrían desentonado.  Y ya que hacías ese espacio, aprovechabas para colocar una iluminación adecuada y te ahorrabas esa barra de hormigón infame. Pero no.

La ciudad de Colonia gastó miles y miles de pesos en armar una marca.  Colonia Encuentro Mágico.  Con su propia tipografía.  ¿No se te ocurrió usar esa tipo, que buscás que te represente, en lugar de Arial Bold?  Arial Bold, loco.  ¿Por qué no en la maldita Comic Sans ya de paso?Lo que nos causa más impotencia, es que no se integró a la gente. A la población de la ciudad. ¿Por qué no largar una lista de lugares posibles, de diseños posibles, y que la gente eligiera? No tenés confianza en el criterio de la ciudadanía de a pie, perfecto, ¿por qué no consultar con diseñadores y artistas plásticos, de todo género y especialidad, que los hay y muchos y muy buenos?  Y de paso, ¿por qué no intervenir las propias letras con los trabajos de esos artistas?  Son lo suficientemente grandes.  Dos metros de alto. Once metros de largo total.  Pero no.  Las pintaste de blanco.  La cosa más sin gracia que pueda imaginarse.  ¡Las letras ni siquiera se ven claramente contra el fondo del cielo y el río!  No creo que diera tanto trabajo.  ¡Y prácticamente por la misma plata!

El título de la nota reza: “Todo lo que hay que saber sobre las nuevas letras que se inaugurarán en la Rambla”.  Me gusta la idea del cartel.  Me parece algo simpático y pintoresco con lo que los paseantes pueden identificarse; con el tiempo incluso podría ser representativo.  Pero así es una payasada.  ¿Quién planificó ese mamarracho? ¿Hizo algún estudio? ¿Qué otros lugares se barajaron a la hora de decidir dónde colocarlo? ¿Colaboró en el proyecto alguien que tuviera idea de lo que había que hacer?  ¿Por qué no tuvo mayor difusión? ¿O fue una empresa quijotesca porque a algún iluminado se le ocurrió figurar? ¿Y cuánto le costó a la Comuna? ¿Hubo licitación para adjudicar esos dineros públicos? Porque la así llamada nota se la hicieron al mismísimo Señor Director Departamental de Turismo, así que supongo que los gastos fueron asumidos por la Intendencia, es decir, nosotros.

Todo, desde la (supuesta) planificación a la ejecución, deja mucho que desear, por decir lo menos.  Como escriben las maestras en el boletín: Puede y debe mejorar.

¿Y qué quieres hacer con el mundo, Ronald?

– Quemarlo.  ¡Quemarlo TODO!

Ese par de líneas de diálogo pertenecen a la gran película Backdraft, de 1991, en donde De Niro hacía de bombero, y Sutherland de piromaníaco.

Parece haber una proliferación de personas que quieren ver arder al mundo. Solo que a diferencia de Ronald, no están en una institución mental sino como dirigentes de las potencias mundiales, o bien al frente de organizaciones terroristas, aunque a veces la diferencia no parezca tan evidente.

La matanza en Siria debe terminar, dijo Trump. Y para eso, nada mejor que ordenar un ataque con misiles Tomahawk.  ¡Oh, sí, burn it all, baby! El Consejo de Seguridad de la ONU, que tampoco es que sea tan excelente, está dividido y se negaba a tomar represalias contra nadie, porque no se sabe, en realidad, quién gaseó a civiles, adultos y niños, en Siria.  Es más, leí artículos que dicen que el ataque químico era una provocación perfecta. Y como buen toro loco, Trump entró al trapo y decidió unilateralmente. Porque fuck you. Si la ONU no decide como queremos, no vamos a plegarnos a algo tan trivial como un dictamen del Consejo de Seguridad, sino que vamos a hacer lo que se nos cante.

Una cita atribuida al escritor sueco Bo Bergman dice:

Los hacemos volar en mil pedazos. Civilizamos con explosiones. Aquí yacen los civilizados, en largas y silenciosas hileras.

Trump quiere paz, y también quiere su guerra. Probablemente su ideal de un conflicto resuelto sea ver las largas hileras de gente exitosamente pacificada.  Si es una guerra ya empezada y con miles de muertos y que se dirige a un holocausto, mejor.  Tiene casi todo el trabajo hecho y no debe gastar los preciados dólares de los contribuyentes. Pero quizá pueda terminarla, entonces, y ser recordado como el Hombre, el Gran Hombre, que hizo posible el fin de la guerra en Siria. Quizá algún acuerdo sobre reconstrucción y ayuda pueda ser ligeramente aceitado con petróleo o gasoductos.  Hasta podría compartir los despojos con Putin o con la Merkel.  De ahí al Nobel es un paso.

No ha habido un solo presidente yanki de los últimos 50 o 60 años que no estuviera involucrado en algún conflicto bélico, ya fuera iniciándolo, o terminando el que comenzó el ocupante previo. Y este payaso megalomaníaco no va a ser menos; solo necesitaba una excusa, o la mínima sospecha para actuar basado en su “creencia”.  Creemos que los ataques los realizó al-Ásad, dice Trump, así que vamos a atacar a al-Ásad.  Al mismo al-Ásad al que dijo apoyar hasta la semana pasada. Los mismos ataques que condenó cuando los planteó Obama, hace 3 o 4 años. Y lo que es peor, si cabe, es que Trump ataca deliberada y flagrantemente a un país soberano que, además de su cruenta guerra civil, está bajo ataque terrorista. Aunque en un principio una de las facciones contrarias a al-Ásad haya encontrado en ISIS un aliado de circunstancias, cosa que para mí fue un error de cálculo tremendo, ISIS no deja de ser una fuerza de agresión extranjera en suelo soberano sirio. Nótese que no digo “los rebeldes”, ya que al-Ásad llevó las cosas hasta límites absurdos, disparando una guerra civil que se fragmentó y descontroló más rápidamente de lo que lleva escribir estas líneas, con múltiples frentes y fuerzas en contienda, a menudo luchando contra todas las demás.

Yo qué sé… es fácil volverse conspiranoico y creer las versiones de que Occidente no puede darse el lujo de tener un Oriente Medio estable y próspero y por eso manejan los hilos para que siempre esté el fuego ardiendo, más acá o más allá. Tiene sentido. Y es terrible.

Pero tiene sentido. Más que sentido, ha sido la norma en la Historia reciente: Primero Irán, luego Afganistán, más tarde Irak contra Irán, Irak contra Kuwait, luego el ISIS, entre medio todos contra Israel, y luego Israel contra los palestinos, y los egipcios entre sí, y Libia, y ahora Arabia contra los otros emiratos más chicos. Pero lo de Siria desafía la imaginación más loca. Porque si bien no se compara a la desastrosa guerra de Irán e Irak en el 80, con seis o siete millones de muertos, este conflico no se circunscribe a las fronteras, sino que se desarrolla en todo su territorio. Desde 2011 lleva unos 220’000 muertos, sirios muertos a manos de sirios, que es aproximadamente un 1% de su población total, y un 60% de ella se ha visto desplazada.  Trece millones de personas desparramadas al viento.  Varias de sus ciudades principales fueron literalmente arrasadas.  Es Terrible, así con mayúsculas.  Y cada conflicto es sangriento, desgastante, y no solo diezma las poblaciones, sino que también demuele las infraestructuras y los catapulta casi a la edad de piedra.

Pero tiene sentido. Entre Oriente Próximo y Medio, hacen unos 500 millones de personas.  Son un montón de personas y un quebradero de cabeza potencial a los ojos de Occidente.  Además de que flotan en petróleo y gas, tenelo siempre presente, como si te llevaras +1 continuamente.  Creo que secretamente en el imaginario histórico de Occidente subsiste el pavor de una nueva expansión del Islam, como la ocurrida en los siglos VII y VIII.

Es por eso que tener a Oriente Medio en ebullición constantemente tiene sentido. Mientras guerrean entre ellos no le hacen la guerra a nadie más, lo que permite a Occidente seguir con sus pingües negocios y escandalosos manejos. Amén de que ese ventilador está lejos de casa para las potencias occidentales y no hay peligro de que la mierda salpique en sus propias paredes.  Y además a alguien hay que venderle las armas, ¿no?

Un Oriente Medio desgarrado, herido, dividido, mendicante, sangrando, paralizado, con su población mermada, asesinada, violada, torturada, embruteciada y temiendo, y por qué no, odiando, es perfecto.

Perfecto.

Porque la fragmentación lo hace débil, y el desangramiento y el hastío y las heridas lo vuelven poco peligroso a nivel global, pero que odie lo vuelve útil para seguir propagando la cultura del miedo y la intolerancia, porque ese odio torna a Oriente Medio lo suficientemente peligroso. El cuco del terrorismo y el Islam alimenta la legislación que recorta las libertades individuales y el poder de la sociedad en general.  El miedo hace a la gente bien dócil y dispuesta a resignar algunos de sus derechos a fin de verse mejor protegida por el gobierno. El mismo gobierno que alienta y alimenta y lucra con esos conflictos.

¿La Guerra de los Cien Años? Una obra de teatro escolar.  ¡Ojalá la guerra en Siria y el incendio en Oriente Medio duraran para siempre! Y si se siguen matando entre ellos, más que mejor.

Es como controlar la población de algún tipo de bicho especialmente agresivo y molesto al que no se quiere extinguir, pero que tampoco se desea que medre.

Un poco de ciencia…

…para terminar este 2016 como corresponde: con una explosión.

En realidad no es una explosión-explosión, con reacciones químicas y tal, sino una liberación repentina de energía mecánica latente (debido al stress de los materiales).

El video explora un objeto fascinante: Una Gota del Príncipe Ruperto.  Se le llama así a un gran gota de vidrio candente que es enfriada rápidamente en agua.

La cabeza de la gota es increíblemente dura y resistente, capaz no solo de soportar un disparo a quemarropa, sino de destruir la bala.  Pero si se fractura la cola, más delgada e infinitamente más frágil, se produce una reacción en cadena que literalmente hace estallar la gota entera.

Cuando el vidrio toma contacto con el agua, su superficie se solidifica al instante, mientras el interior sigue incandescente.  Cuando se va enfriando progresivamente, el interior intenta contraerse, pero el vidrio del exterior ya está sólido, por lo que su estructura se comprime (lo que le da su impresionante resistencia).  Al no poder contraer el exterior solidificado, el interior tira de sí mismo, enfriándose en esa posición de extrema tensión interna.  Cuando uno de los “eslabones” de esa cadena en tensión se rompe, la energía liberada hace explotar el resto.

El chabón de SmarterEveryDay ha capturado esta maravilla a 130’000 (sí, ciento treinta mil!) cuadros por segundo.

Imaginar que la PRD es el 2016, es bastante satisfactorio.  ¡Morite, 2016, año de mierda hijo de una gran puta!

Y como dijo Wolfgang Bogdanow: Happy Fucking New Year!

Quedarse corto es inevitable

Vi la película The Big Short, basada en el libro homónimo que explica la crisis inmobiliaria de 2008 en EEUU y que afectó a todo el mundo.

Es loquísimo, porque la película trata de explicar la crisis usando un lenguaje medianamente comprensible, pero toda la situación (real) fue tan delirante, de la acepción 2: disparate insensato, que la adaptación es bastante confusa.  Por lo que tuve que buscar una review que más o menos explicara la película basada en el libro que explica la crisis.

Muy someramente, el sistema financiero se puso a jugar con las hipotecas de las casas que compraba la gente.  Como los bonos que negociaban los bancos y fondos de pensión eran un reflejo de esas hipotecas, entonces los precios de la vivienda se dispararon.  En un principio, las hipotecas calificadas como AAA y AA, eran super confiables, garantizadas.  Se consideraban inversiones estables, en la creencia de que la gente siempre paga su hipoteca.

Pero el número de hipotecas sólidas es finito y el negocio era muy bueno, por lo que empezaron a tomar en cuenta otras menos sólidas, calificadas como A, B, BB y BBB, siendo estas últimas, hipotecas sin respaldo crediticio, sin chequear ingresos o antecedentes, y sujetas a lo que luego sería determinante: tasas de interés variables, es decir, que vos pagabas un tanto de plata por mes, pero en cualquier momento podían subirte el tipo de interés y podías llegar a tener que pagar más de 3 veces ese importe.

Eran hipotecas de alto riesgo.  Por lo que cuando no podían meterse en transacciones habituales, se empaquetaban mezcladas, como para que pareciera que tenían mayor valor y solidez.  Humo.  Todos vendían y compraban humo, y hasta llegaron a basar la economía en el humo, porque nadie deja de pagar sus hipotecas, verdad?

Un tipo brillante se da cuenta de esta burbuja, de esta situación artificial.  El tipo fue Michael Burry y vio una oportunidad.  Primero avisó, pero como nadie le dio pelota, inventó algo llamado Credit Default Swap.  Una especie de seguro.  Si la hipoteca X era pagada regularmente, él tenía que pagar a los bancos que la tenían una determinada cantidad de dinero, pero si la hipoteca dejaba de pagarse, entonces el banco tenía que pagarle a él un montón de plata, el premio de ese seguro.

Eso va en conjunción con lo que da el nombre a la película: vender en corto (short), en donde vos tomás prestado algo de mucho valor, lo vendés caro, cuando baja volvés a comprarlo (para poder devolver eso que tomaste prestado y que ahora no vale nada) y te quedás con la diferencia.

La debacle llegó cuando empezó el tema de los tipos de interés variables, a pesar de que un par de años antes ya se daban casos cada vez más frecuentes de impagos de hipotecas.  Cuando las hipotecas más riesgosas empezaron a fallar, cuando se llegó a una masa crítica, toda la estructura se vino abajo.  Y como esos paquetes eran productos financieros que podían usarse, y se usaban, en transacciones a nivel global, el blop! (onomatopeya de la burbuja al hacer blop) repercutió en todos los bancos del mundo, dando lugar al quilombo por todos conocido y que arrastramos desde entonces.  Las hipotecas que formaban esos paquetes que conformaban esos productos financieros y que fueron compradas caras pasaron a valer bleh!, así que los bancos que pensaban tener un montón de plata, en realidad terminaron con un montón de bleh!

La línea final es la de siempre, en estas situaciones: al sistema bancario lo rescató el Gobierno, los responsables no solo no terminaron en cana, sino que cosecharon sus bonos por “productivadad” y de 6 a 8 millones de personas (solo en Estados Unidos) perdieron su casa, su trabajo, o las dos cosas.  Perdieron sus casas porque las compraron carísimas, y al reventar la burbuja (el blop!) pasaron a valer lo mismo que un tarro de hongos en escabeche.  Así que las casas valían una fracción del precio inicial, pero las hipotecas eran las mismas.  Los bancos no tuvieron que pagar, pero la gente sí.  En resumen: a tomar por culo, cabrón.

Las actuaciones son sólidas, la peli es impresionante y la historia sería increíble de no saber que realmente sucedió.  Como bonus, me conseguí el libro de Michael Lewis en el que se basa la peli.  A ver si en algún momento logro entender de verdad qué carajo fue lo que pasó, porque mi explicación se queda, irónicamente, muy corta.

Un día más, en la Tierra Media.

Mossack Fonseca

Estoy leyendo y desayunándome con todo el tema de las compañías off shore fantasmas en Panamá.

Veo escrito que estas supuestas empresas que existen solo documentalmente, ya que no producen nada, no tienen activos y, por supuesto, pagan poco o nada en impuestos, no necesariamente son criminales.

Y yo, desde mi modesto lugar (económico), y mi escaso (tirando a nulo) conocimiento en finanzas internacionales me pregunto: además de lo inmoral o éticamente reprobable, ¿es ilegal esta práctica?  Porque los mecanismos están, aunque sean turbios, así que técnicamente es legal establecer o formar parte de estas corporaciones (si tu abogado es un buitre de los buenos y no teme retorcer el cogote de las leyes lo suficientemente fuerte).
Así que el gran interrogante, en definitiva, es:  ¿Qué pasa ahora con estos conocimientos?  ¿Pueden derivar en procesamientos por malversación, evasión impositiva o similares?  ¿Se obligará a estas personas, famosas y algunas muy poderosas, a tributar lo correspondiente al dinero desviado?  La Justicia puede actuar de Oficio para hacer indagaciones y de hecho hay países que están comenzando a hacerlo.  ¿Existirá voluntad Política para ir hasta el final?  ¿Te acordás de Mujica con su cantinela de “lo jurídico está por debajo de lo político”?  Él lo dijo en voz alta y clara, pero ¿cuántos otros gobernantes y líderes lo hacen sotto voce?

Porque de lo contrario, si nada de fondo sucede, será como de costumbre: todos diremos “Qué vergüenza!” y todo seguirá igual… salvo que Mossack Fonseca reforzará su seguridad.

Y no parece haber gente importante del mangante magnate del norte, cosa que es un poco rara.  ¿No?  O sea… se ve que son a) impolutos o b) más astutos que la abuela del Diablo.

Luxemburgo y Suiza están entre los primeros 4 lugares en el volumen de intermediación… si alguien tirara de la enredada punta de la madeja que apunta a esos lugares…

Pero qué estoy diciendo!  Nada de eso va a pasar, sobre todo porque en los otros dos lugares están Hong Kong y Reino Unido.

Me hace acordar a aquel fascinante juego de reyes, el Antón Pirulero.

Mi cinismo a prueba de balas me tira de la manga y me dice que “el Público”, las personas que leen la prensa y ven las noticias, en general tienen, tenemos!, la misma capacidad de atención que un cachorrito de perro de un mes con TDAH,  por lo que dentro de tres meses, solo será una anécdota…
-Te acordás cuando destaparon todos los chanchullos de las empresas off shore?
–Sí, claro.
-¿Cómo era que se llamaba el estudio? ¿Mosad Rebecca?
–No, m’hijo!  Era Mossack Fonseca!
-Ah, cierto, cierto.  Che, en qué quedó eso?
–Ni idea… querés un té?

Y la vida sigue…

Negromate Films en Atlantidoc!

NegroMate presentó su documental sobre la construcción de la pastera de Montes del Plata en Conchillas para que compitiera en esta edición de Atlantidoc.  “Construyendo el futuro” compitió con casi 600 documentales de 39 países, fue preseleccionado entre los primeros 70 y luego seleccionado para la competencia final, de unos 20 proyectos.

Tengo el agrado y el inmenso orgullo de informarles que “Construyendo el futuro” se proyectará en estreno en la pantalla de Cinemateca Pocitos este viernes 11-12-2015 a las 19 horas.  Es en Alejandro Chucarro 1036.

El documental desarrolla en unos 60 minutos lo que fue el proceso que va desde los primeros reconocimientos del lugar, hasta el primer bloque de pasta de celulosa terminado, sus peripecias, y la historia, preservación e inclusión del pueblo de Conchillas entre otros temas.

Con un ritmo ágil y mucha información muy poco conocida, “Construyendo el futuro” explora la construcción de la obra industrial más grande de Uruguay hasta el momento.

Como muestra va un pequeño botón, que no es parte del documental en sí, pero que está estrechamente relacionado, ya que es material compaginado durante el seguimiento de obra.

Felicitaciones Negro Mate Films y güear!  Siempre a más, gurises!

 

Difundiendo la palabra

Nuestro sitio favorito para subtítulos de series, subtítulos.es, se vio obligado a cerrar sus puertas… pero ya las abrió de nuevo!

Anotá:

www.tusubtitulo.com

Difunde la palabra, mientras disrutas de los mejores subtítulos en español.

Felicitaciones!