Archivo de la categoría: Cine

Laerte-se

Vimos un documental en Netflix sobre una dibujante, caricaturista y guionista brasilera llamada Laerte Coutinho. Lo más particular es que Laerte es una mujer con pito y bolas. Laerte nació varón, tuvo descendencia, y uno de sus hijos murió. Esta pérdida, cuando tenía alrededor de 60 años, sirvió para, o quizá fue lo que gatilló, al menos así lo interpreto, que Laerte cambiara su vida.  Comenzó a sentirse como mujer, pasó a trasvestirse, para luego verse como transgénero. Perdón por lo torpe de estas palabras, nunca había abordado el tema y no tengo idea de cómo expresarme.

Laerte Coutinho es una persona maravillosa y el documental es precioso. Lo tenés que mirar, en serio. La cámara posee un ojo inquieto y agudo que se fija en detalles pecualiares que de otro modo pasarían desapercibidos, mientras escuchamos a Laerte hablar y explorar su femineidad, sus miedos, inseguridades y certezas.  Nos cuenta parte de su recorrido, a veces con un balbuceo, otras con un humor muy fino.

Me costó, y me cuesta, no pensar en ella como “el chabón”. Pero te lleva. Su sensibilidad y serenidad son gigantes. Hay una ternura, una sencillez y una vulnerabilidad, que desarman.  Que te abren la cabeza y el alma.

También se da un pantallazo de su trabajo, lúcido, crítico y agudo, donde se ríe de sí misma y donde también se abraza a sí misma, donde expone y denuncia las realidades que ve y a veces padece, tanto ella como el colectivo LGTB (con el que también puede ser muy crítica).

Lo tenés que mirar.

Serie: Sense8. Final de la Segunda Temporada

Sense8 es una serie de ciencia ficción creada y dirigida en gran parte por las hermanas Wachowski.

Un grupo de 8 personas, desconocidas, dispersas por todo el mundo, un día toman conciencia de los otros 7.  Sus pensamientos, sentimientos, habilidades, idiomas; están conectados.  A pesar de su extraña premisa, es interesante por todos los temas subsidiarios a la trama, pero que tienen una importancia capital (lucha de géneros y social, raza, estereotipos, unidad, etc). Está hecha con mucho mimo, una gran fotografía, una edición muy cuidada y una banda de sonido que le pega todas las veces.

No voy a entrar en detalles porque no pretendo hablar de la serie para nuevos espectadores, sino que necesito respuesta de quienes ya la están mirando.

A partir de este punto vienen SPOILERS del penúltimo y el último capítulo de la segunda temporada.  Si pensás verla, o si la estás mirando pero no has llegado al capítulo 10 (contando el Especial de Navidad como S02E01), DEJÁ DE LEER EN ESTE INSTANTE.

Está todo bien con la temporada.  Es una bomba.  Pero el capítulo final tiene ciertas cosas que me parecieron unas inconsistencias graves.

Primero: Cuando Lila tiene su tiroteo con Wolfgang, la liberan sin mayores problemas.  Pero hay huellas por tomar, residuos de pólvora en sus manos. ¡Por el MEV bendito, tiene que haber una pistola con sus huellas!  ¿Cómo puede ser? Es una incoherencia total.

Segundo: Cuando Sun atrapa a Joong Ki la Policía la esposa a ella y deja ir al hermano, es ridículo.  ¡Si ya existe una orden de arresto contra el chabón! ¡Y es parte de un accidente!  ¿Cómo lo dejan ir tan fácilmente? Ridículo.

Tercero: Una vez que Wolfgang sabía que todo era una trampa y que decidió irse de Berlín, ¿por qué se demora?  Eso no es consistente con lo que nos han presentado de él hasta ahora.  El tipo boludea como si fuera a irse de vacaciones, en lugar de actuar como alguien a quien están persiguiendo.

Cuarto: Esto es lo más frustrante. ¿Cómo, en nombre de Gordjazz, sabía Lila quiénes eran los integrantes del cluster de Wolfgang? ¿Cómo, la puta madre, sabía Lila que Milton El Caníbal estaba buscando a Wolfgang?  Es más, dónde consta que Milton conociera a Wolfgang como parte del cluster de Will.  No estaban conectados, no se habían visto. Esta parte es la más tirada de los pelos de toda la serie, creo.  A menos que me hubiera perdido de algo muy importante.  O sea, Milton conoce a Will y a Riley, pero al atrapar a Wolfgang parece ser ignorante de los otros 5.  ¿Cómo conoce a Wolfgang?  Y si lo conocía, ¿por qué no lo atrapó antes?  Wolfgang está en Berlín, casi a plena vista. Lila no puede saber quiénes son los demás integrantes del cluster.

Las Wachowski me vendieron un chuco con esto.  Me inventaron un dramatismo al pedo que no se sustenta. Les faltó un capítulo para cerrar esos hilos.  No parecía tan difícil.  Mostrabas el encuentro en Londres, aunque matara la sorpresa de atrapar a Jonas, y lo más importante, le dabas a la serie una estructura lógica que explicara a Milton atrapando a Wolfgang.

En fin, ¿alguien tiene una idea para responder a estas interrogantes?

Descolgadas

Cinesito1: Paterson. Una recomendada. Un conductor de bus, poeta, en pareja con una pequeña demente (en el buen sentido 42sesco). Lindo color y foto.  Pequeños detalles, pequeños ruiditos, algunos planos casi oníricos. No pasa nada y pasa de todo.  Preciosa. Solo una pregunta: de ponerla ni hablamos, ¿no?

Cinesito2: Kung Fury. Es un poco más que un corto y un poco menos que un largo.  Treinta minutos de puro delirio. Artes marciales (por decirles de alguna manera), viajes en el tiempo, dinosaurios, Hitler y el Miami de los 80.  Tiene un guión tan básico que es digno de una película porno… quizá más básico todavía. Tributo al cine ochentero y a sacarse las ganas de hacer una peli, demente, quijotesca, ridícula, barroca, grotesca, tan fea y fuera de la realidad que no podés dejar de mirar. Podría, eso sí, servir de patrón medida para las pelis de acción por venir. Nada de gastarse con una historia. No.  Saltamos derecho a las escenas de acción, muerte, sangre y destrucción, y le encajamos el final sobre el pucho. Para pensarlo.

Cinesito3: Bernie. Con Jack Black, basada en una historia real. Un técnico mortuorio, religioso, con una voz melodiosa y de modales delicados llega a un pueblito y lo revitaliza. Prepara los muertos que llegan a la funeraria, pero también se encarga del servicio y de confortar a los deudos. Entra en el coro de la iglesia. Se involucra con la comunidad, que lo abraza. Traba amistad con una señora acaudalada, un personaje posesivo y mezquino que busca acapararlo. La señora es interpretada por Shirley MacLaine.  La peli está bien. Sobre todo la primera mitad, pero en un momento dado muy particular, el ritmo cambia y baja.  Es rara. El personaje construido por Black es genial. Creo que eso la salva.

Seriesita1: ¡Volvió Samurai Jack! La quinta temporada, 50 años más tarde, lo encuentra en un punto muerto en su lucha contra Aku. Es más oscura. Mucho más oscura. Perdió su espada. El tiempo pasa, pero él no envejece. No tiene esperanza. Y, por primera vez, lo hacen sangrar. Está muy bien.

Seriesita2: Legion. Es una serie extravagante. Cuando empecé a escuchar su nombre pensé en el personaje de Sanderson, el esquizofrénico que posee las habilidades de sus diversas personalidades; muy interesante, en realidad.  Pero no.  No tiene nada que ver con esta construcción.  Es una adaptación de un comic de Marvel, en el que el chabón también parece esquizofrénico, pero en realidad es un mutante. Está muy bien hecha, pero es psicodélicamente loca.

Seriesitasvarias: Taboo, Billions, This is us, The 100, Into the Badlands, van bien o han terminado sus temporadas.

Lecturitas: La lectura se resiente. Quizá después de la maratón del año pasado, necesitaba limpiar las ideas.  Voy retomando.  De momento lo más relevante ha sido el descubrimiento de Thoreau y la última edición de American Gods, de Gaiman. De paso, también estoy esperando la serie basada en este último libro.

Límites…itos: Esperando por la temporada siete de Juego de Tronos. Estoy llegando a un punto… no.  Ya llegué.  Pongo los capítulos 8, 9 y 10 de la sexta temporada y me pongo a hacer otra cosa.  Los uso como quien escucha la radio y solo lo miro en lugares puntuales. Extraño la continuación de los libros, esa es la verdad.

Cocinerito1: Me estoy largando a hacer bizcochuelos (el bizcocho de los españoles), con la receta de mi mamá, que no lleva aceite. Estoy en problemas. El tipo se resiste. Crece y crece y se dora… y cuando lo saco del horno, a pesar de que el palito sale seco cuando lo pincho, el muy hijo de huevo se desinfla.  Se desinfla y no hay más que hablar. Sigue quedando tierno y con buen sabor, pero se comprime a dos terceras partes de su altura máxima. Una cagada. Ya lo voy a agarrar.

Cocinerito2: Cerní la harina, ¿estamos? Cernila.  Si la receta te dice “Cerní la harina”, vos agarrás, la metés en un colador finito, y la cernís. Me importa un carajo que pienses que no es necesario. La cernís. Es un embole encontrar las pelotas de harina al cortar el bizcochuelo terminado.

Cocinerito3: Ya de paso, si la receta te dice que enmanteques el puto molde y lo enharines antes de volcar la mezcla, lo enmantecás y lo enharinás, rápido y de buen modo. Me importa un carajo que pienses que siendo antiadherente se va a desmoldar igual. Vos enmantecás y enharinás y no discutas más.  Es más, si podés cortá un disco de papel manteca, enmantecás y enharinás el papel con el que vas a forrar el fondo del molde y volcás la mezcla sobre él. Ta, no digas que no te lo advertí.

Cocinerito 4: Gran invento las pasas de arándanos remojadas en cognac. Sirven tanto para rellenar junto con almendras y dulce de leche el bizcochuelo, como para mezclar con maíz dulce y pasas rubias y tomates en una buena ensalada con trigo burgol.

Cocinerito 5: El cognac podés usarlo para mojar el bizcochuelo y emborracharlo, para flambear la carne de cerdo con la que vas a acompañar la ensalda de trigo burgol, para agregarle al café, o te lo podés tomar, como un hombrecito o una mujercita. Por Gordjaz, ¡no se te ocurra tirarlo!

Suficiente por ahora

Cambio de paradigma

Hace unos días falleció John Hurt, el gran actor inglés.

Aproveché la ocasión para volver a ver la película 1984 donde interpeta al protagonista Winston Smith, quien decide enfrentar al Gran Hermano.

No fue hasta bastante rato después que me di cuenta de que años mas tarde interpretaría al Gran Líder Adam Sutler, en V de Vendetta. Un papel totalmente opuesto, llevado adelante con la misma convicción.

Yo qué sé.  Me llamó la atención, nada más.

 

Peliculeando en el 2017

Arranqué el 2017 con series y películas.  Una cosa atroz que literalmente destruyó mi promedio de lectura.

Sully: Peli.  Clint Eastwood dirigiendo a Tom Hanks.  Cuenta la historia del vuelo 1594. En 2009, y poco después de despegar, tuvo un encuentro con una bandada de pájaros que inutilizó sus motores obligando al piloto (Hanks) a amerizar de emergencia en el Río Hudson.  El nudo de la peli es que las investigaciones indicaban que el piloto podría haber llegado a un aeropuerto cercano, salvando al avión, y el chabón decía que no.  En fin, no leas la historia en Wikipedia, porque la peli la cuenta con pelos y señales, y si hacés una lectura previa no vas a disfrutar tanto la película.  Es una historia grosa, aunque la peli esté ahí-ahí.

Hacksaw Ridge: Peli.  Ambientada en la Segunda Guerra Mundial, cuenta la historia de un médico de combate en la Batalla de Okinawa, que eligió ir al infierno de la guerra en el Pacífico siendo objetor de conciencia, es decir que no empuñaba armas: el tipo quería servir a su país, pero se negaba, se negó, a matar a nadie.  Un comentario muy acertado que vi en Facebook dice que Mel Gibson se las ingenió para hacer una película sin incluir un solo negro.  Bueno, es totalmente cierto, pero no es menos cierto que la recreación de la batalla para los pelos, y que la historia del chabón, que es real, es impresionante.  Es más, la película se queda cortísima a la hora de contar su odisea.

Arrival: Peli.  Ciencia ficción.  Basada en una historia corta de Ted Chiang llamada La historia de tu vida.  El libro de Chiang que recoge este cuento también se llama así, y es una de las cosas más raras y extravagantes que he leído en bastante tiempo.  Matemáticas y teorías del lenguaje.  No está mal.  Incluso tiene más sentido que la historia original.  Pero le falta… algo.  No sé qué, pero me deja la impresión de que una vueltita de tuerca le hubiera venido bien, en algún lugar cerca del final, de repente.

Ransom: Serie.  Yanki.  Pochoclera.  La típica de gente linda que resuelve crímenes (secuestros en este caso).  Bastante boluda. Más de lo mismo.  El punto más bajo hasta ahora.  Voy a darle tres o cuatro capítulos más, porque hay uno o dos personajes un poco interesantes.

This is us:  Serie.  Cada capítulo es, desde todo punto de vista, como una pequeña película perfecta.  Perfecta.  Bella.  Finalizando la primera temporada.

Taboo: Serie. Inglesa.  De BBC One.  Creada por Tom Hardy.  Mostrando a un oscuro, violento y un poco demente Tom Hardy en el Londres de principios del siglo XIX.  Mucha intensidad!  Y qué rara!  Y qué producción!  Me encanta Tom Hardy, así que no puedo ser objetivo.  Promediando la primera temporada.

Peaky Blinders: Serie. Más o menos como Boardwalk Empire, pero inglesa.  De BBC Two.  Bastante interesante, atrapante por momentos, con una photo muy lograda y una banda de sonido de puta madre. Aunque con algunas reservas en cuanto a argumento.  Acá también aparece Tom Hardy, en un secundario bastante salvaje.  Tres temporadas emitidas y otras dos confirmadas.

The night of:  Miniserie.  Yanki.  Con John Turturro.  Vi el largo primer capítulo, de casi una hora con veinte y no pude seguir.  Es angustiante posta.

Stranger Things: Serie. Por comenzar, con altas expectativas.  Allá voy, Wynona!

 

El nuevo Nuevo Testamento

Dios vive en Bruselas (esto es nuevo), es un imbécil (ya lo sabíamos) y siempre hay un Kevin (lo sospechábamos).

Quiero ver esta peli.

Un poco de cine y TV

Cine:

Vista: Warcraft
Dictamen: El esperable: basura.  Solo que no podía convencerme.

Vista: Star Trek: Beyond
Dictamen: Nada demasiado destacable.  La premisa inicial es ridícula. La justificación de la acción es ridícula. El final es aún más ridículo, por más que los Beastie Boys queden perfectos en la banda de sonido.

Vista: Blood Father.  Una película de acción “geriátrica”, como les dicen ahora a las pelis con los viejos héroes de acción, con Con Mel Gibson.
Dictamen: Cumple su función: entretenerte por una hora y media, siempre que suspendas momentáneamente el pensamiento crítico.  Nada nuevo bajo el sol en el género. El personaje de Gibson es similar, aunque no mejor, a los desarrollados en Payback, o Get the Gringo, y se echa la peli al hombro, mayormente.

Vi alguna otra peli, pero fueron iguales o incluso más lamentables que Warcraft, y mi inconsciente parece haber bloqueado el horrendo recuerdo de los títulos.

TV:

Empezó la segunda temporada de Mr. Robot y no pude pasar del segundo capítulo.  Demasiado demente por un lado, y  no pude lograr ver un solo atisbo de hilo conductor.  Fragmentada.  Rara.

Empezó la segunda temporada de Lucifer y no me dieron ni ganas de arrancarla. Si alguien sabe qué tal pinta, y tiene ganas, me comenta.

De menos a más, empecé a ver 4 series:

Lethal Weapon: la serie basada en las películas de Arma Mortal. Con el primer capítulo fue más que suficiente.  La mitad del capítulo es más que suficiente.

Aftermath:  una especie de mezcla de todos los males postapocalípticos: desastres naturales, posesiones y semi-zombies.  Nada especialmente genial, pero es con Anne Heche, que me encanta hasta cuando lava los platos.  Nada más que por eso le voy a dar el mes de octubre.  Salvo que sea algo muy genial, no voy a dedicarle a Anne más que ese tiempo.

Westworld: uno de los estrenos más esperados.  Cyborgs y el salvaje oeste.  Una mezcla interesante.  Un elenco gigante.  La factura técnica es muy buena.  Las premisas son más o menos como las de Jurassic Park, pero con mucha más onda.  Parece adivinarse una dirección, pero no es totalmente predecible.  Veremos.  La serie es interesante y pinta con potencial.  La crítica, sin embargo, es malvada. Ya desde el capítulo uno están comparándola con Games of Thrones.  Es como si tu hijo empezara a competir en atletismo y lo compararas con Usain Bolt, una estupidez. Ah, y la banda del final del primer capítulo es con Johnny Cash, que siempre, SIEMPRE es un gran punto a favor.  El final del primer capítulo, ese pequeño cachetazo, es tremendo.  TRE-MEN-DO.

This is Us: dejé esta serie para el final porque es, sencillamente, bella.  Lleva dos capítulos y cada uno es como una pequeña película perfecta.  Diálogos.  Photo.  Música.  Luz.  Guion (qué difícil no escribir guion con tilde!). Todo es perfecto.  Gracias, Gragy, por la recomendación!