Archivo de la categoría: Herramientas

Mariposa multicolor /02

La construcción de la mariposa fue un proceso divertido, pero de a ratos frustrante y con ocasionales momentos “anti-eureka”, como cuando decís “pucha, no debería haber hecho esto”. El relato a lo mejor no suena tan divertido, no lo es, pero me sirve de bitácora básica. Mala suerte para ti. Siempre queda la opción de mirar solo las fotos y evitarte el muermo. Nadie va a reprocharte nada. Yo, que estoy escribiendo esto, te digo: mirá las fotos y ya. Ah, y el video del final.

La ansiedad es el peor enemigo. Las personas ansiosas y atropelladas que no piensan las cosas antes de hacerlas cometemos más errores.

Lo primero fue alinear y transferir los perfiles de las alas y cortarlos, cosa que no revistió mayor dificultad aunque tuvo que ser algo bastante preciso; cada par de alas debe ir en equilibrio, por lo que era necesario que pesaran lo mismo. Finalmente, con unos pequeños ajustes, llegué a un margen de error de entre dos y tres gramos para cada par, cosa que no está mal.

Lo “divertido” de esta parte fue que corté las alas antes de diseñar las vértebras que las unirían. Aquí vino el primer momento anti-eureka: los extremos fijos los corté sin tener idea de cómo sería esa fijación, ni de la forma de las piezas que los recibirían. Conclusión: esos extremos tienen unos ridículos bordes curvados por lo que es virtualmente imposible lograr un encastre perfecto.

Así que bien, una vez que tuve las piezas de las alas cortadas y diseñé las partes que las recibirían, había que cortar estas partes. Esta etapa tuvo un inicio bastante frustrante. Mis tablas de ciprés, provenientes de los viejos árboles que se cortaron al ampliar el galpón, se aserraron y estibaron hace unos 6 años. Están tan secas como puede esperarse y con unas grietas finas como cabellos que no dan la impresión de ser problemáticas… salvo que esas grietas no son superficiales: llegan hasta el centro de la madera y a través de ellas los elementos fueron haciendo su trabajo, debilitando la madera hasta extremos insospechados, sobre todo cuando se intenta cortar piezas pequeñas. Conclusión: lograr encontrar una parte de la madera sin grietas no fue un asunto trivial.

Finalmente pude cortar el perfil de las piezas correctamente y taladré los agujeros para los pasadores usando un taladro de banco para lograr perpendicularidad. Restaba la parte más delicada: marcar y cortar las ranuras centrales. Con serrucho, sierra, caladora manual y eléctrica y de banco. ¡MEV bendito! ¡No daba pie con bola! Los cortes debían ser exactos o en todo caso un poco menores al espesor deseado, no podían torcerse ni desviarse a riesgo de estropear el balance y con él la pieza entera. La solución fue comenzar los laterales de las ranuras con la caladora de banco y su hoja de sierra a 90º, y terminarlos con la sierra caladora de mano. Un poco de trabajo con el formón y varios pequeños cortes con un serrucho de costilla, de corte un poco basto, pero preciso, terminaron de remover el sobrante. Podría haber taladrado un orificio como tope a la profundidad deseada para evitarme la limpieza posterior, pero no me animé; ¿y si justo agarro una grieta y parto la pieza? Son piezas de geometría irregular, mis herramientas son básicas y no tengo la ventaja de la soltura que da la práctica, ¿y si se me desvía el taladro y mando un agujero para cualquier lado? Así que nada: serruche y limpie todo como mejor pueda y no moleste. De todos modos ya para ese entonces me había dado cuenta de que las piezas no encastraban a la perfección ni mucho menos.

Con las vértebras cortadas y perforadas y las ranuras centrales hechas y probadas, el próximo paso fue hacer los agujeros en los segmentos de las alas usando los de las vértebras como guías.

¡Ya estamos listos para hacer una prueba preliminar!

El siguiente paso fue lijar y suavizar bordes y trabajar un poco las vértebras para lograr la textura que deseaba.

Y luego la pintura. La pintura y los colores han sido un tema complicado en mi vida ya que tengo un tipo de daltonismo con el que siempre me ha sido difícil lidiar. En síntesis: veo los colores, pero no sé cuáles son. Los primarios no presentan mayor dificultad, pero las mezclas y medios tonos son una historia distinta. Así que llamé a mi lado a María Luisa. Las primeras pruebas no fueron tan buenas. Quería lograr un colorido realista, pero no tenemos oficio de pintor y fue cualquier cosa. La pintura acrílica tiene una malévola vida propia y hacía lo que yo le decía, no lo que yo quería que hiciera. Así que nos fuimos decantando por algo más simple y primario que fuera adecuado para un bebé. Estas pruebas resultaron bastante más prometedoras y nos largamos a pintar.

Con dos manos de pintura aplicadas, oreadas y secas, monté cada segmento. A la luz del día los colores resultaban vibrantes. Los pines quedaron casi de puta madre. El facetado, aunque la foto no le hace justicia, creaba una textura que daba gusto ver.

Solo restaba darle una pasada con el spray de Rust-Oleum cuando vino el desastre. Por apurado. Por no esperar un par de días más. Hace años vi en una lata de barniz de Sherwin Williams la mejor recomendación que recibí en mi vida:

Si usted hace exactamente lo que dice el envase, el producto hará exactamente lo que dice el envase.

Eso aplica para la gran mayoría de ese tipo de productos. Si te dicen que lo apliques con buen tiempo y en un lugar sin viento, entonces esperá a que las condiciones sean adecuadas. Si hacés la aplicación en un día húmedo y en medio de un vendaval el producto definitivamente no hará lo que dice el envase. El barniz atrapó una capa de humedad y se blanqueó. Se blanqueó por completo.

Conclusión: retroceda 20 casillas. Tuve que desarmar todo y volver a lijar y pintar. La remoción del puto producto, que una vez seco es duro como vidrio, fue una pesadilla. Tuve que llegar al punto de usar lija de grano 80 para lograr quitarlo, y luego volver a relijar para suavizar la madera, con granos 150, 220, 280 y 400. Las vértebras, con su bello facetado, fueron las que más sufrieron al tener que limpiar el producto del fondo de las depresiones.

En medio de todo eso se me cayó una de las piezas del colgadero donde estaba oréandose y se quebró (el recambio es la pieza blanca). Justo en un sitio donde, oh sorpresa, el grano de la madera era especialmente débil, cosa que se me había pasado por alto durante el diseño y posterior corte. Más precisamente: lo vi, me di cuenta de que era la parte más pobremente diseñada, pero consideré que no era tan importante porque la pieza es una de las más livianas. Además, las piezas que pueden romperse siempre se les caen a otras personas. Mala mía. Y del Diablo, que siempre está en los detalles.

Finalmente, después de tantas idas y venidas, la mariposa quedó lista para ser armada una vez más. Con su nueva pintura, con la terminación de spray aplicada correctamente pero solo en las alas, y con las vértebras con una delgada capa de aceite de lino. Lo comenté antes y lo sostengo: el aceite de lino es lo más.

El toque final fue el empaquetado. ¿Cómo lograr que llegue desde Uruguay a Australia, en una sola pieza, dentro de una valija y pasando por tres o cuatro aeropuertos? Con una gran dosis de suerte, claro está. Y con la ayuda de los expertos. Naxto, gran empaquetador, armó el puzzle de la mejor y más compacta forma. Quedó un bodoquito precioso que calculo hubiera podido resisitir una guerra atómica. Kudos to you, mi friend Braziiil! No hay foto, pero el paquete recuerda a uno de esos ladrillos de heroína que aparecen en las películas… pero mejor. Si los carteles de drogas contrataran a Naxto para empaquetarle la merca, ningún perro del mundo sería capaz de oler nada más que cinta adhesiva.

Conclusión: la mariposa llegó en perfectas condiciones a Australia y luego de varios días de paciente espera puedo decir que finalmente la armaron y colgaron! María Luisa me mandó un video de la niña al momento de ver la mariposa, y puedo decir que por su reacción, gritos, gorgoritos y desesperación general por tocarla, agarrarla y sacudirla, el invento fue un éxito total. Igual me cagué hasta las patas cuando la abuela tuvo la peregrina idea de acerca a la niña de meses hasta el móvil. ¡Loca demente atronada de la calor, mirá que hacer semejante cosa! ¡Claramente dije que era un juguete con el que la gurisa no podía jugar! Me siento ignorado y cada vez que me acuerdo me vienen chuchos de frío impotente y desesperado. La mariposa casi muere debido a un ataque bebístico de incontrolable curiosidad exploratoria. Pero el bicho sobrevivió a tres entusiastas cinchones, lo que constituye un test de calidad válido según mis estándares.

La parte menos elegante, es bastante evidente, es la unión entre secciones. Esos esmerillones son útiles, pero están lejos de ser lindos. Menos aún cuando tuve que buscar unos de gran tamaño para dejar espacio a fin de que las partes puedan moverse y bambolearse sin que golpeen unas con otras. Ya sé qué hacer para el próximo: redimensionar las vértebras para que el centro de cada una recorra la mayor parte de la distancia vertical entre piezas, así las conexiones serán mínimas a la vez que el cuerpo de la mariposa se parecerá más a un cuerpo.

Según Nacho es uno de mis trabajos más lindos. No puedo estar en desacuerdo. También fue el que más satisfacciones me ha dado.

Gutenberg

Título 2: Qué y por qué

Estoy probando Gutenberg, el nuevo editor de WP. Quería escribir algo “de verdad”, pero no se me ocurre nada, ya que las entradas previas las redacté usando el editor anterior.

Título 3: Este estilo de título es más chiquito

El texto puede extructurarse utilizando “bloques”. Los bloques corresponden a distintos “objetos” que pueden utilizarse en la edición de un artículo.
  • Un bloque para títulos
  • Un bloque para listas (como esta)
  • Un bloque de párrafos
  • Un boque para citas
  • Un bloque para imágenes (imagen, portada, galería)
  • Y más bloques.
El de arriba es un bloque correspondiente a la imagen de portada. La obra es la fantástica La Gran Ola de Kanagawa, en mediana resolución; por ningún motivo en particular, solo compartir algo bello contigo.

En cada párrafo puede cambiarse el tamaño de la fuente.

Muy interesante, la verdad. Porque cada vez que das un Salto de Párrafo, vuelve al tamaño estándar.

Así. Haciendo click en cada párrafo te da la opción de cambiar el tipo de párrafo que estás usando, así como opciones de centrado, creación de hiperenlaces, negritas, etc. Algo muy interesante es que haciendo click en un botón marcado con tres puntos verticales tenés seteos especiales que te permiten insertar el párrafo antes o después de otros. Muy interesante e intuitivo.

Como podés ver, también te permite arrancar con un Drop Cap, que se activa con un simple click en un panelcito a la derecha y es válido para párrafos individuales, aunque no te lo muestra al editar. Una vez más, al dar el salto de párrafo o cambiar de bloque, el seteo vuelve al estándar.

También podés aplicar colores de fuente y de fondo en cada párrafo.

No necesitás tags en HTML, ni andar cambiando entre las viejas ventanas de vista y edición para dar las órdenes. Es transparente y sencillo. Y al cambiar de bloque los seteos especiales quedan atrás y volvés al texto plano estándar. No necesitás definir bloques. Al dar el salto de párrafo se crea uno nuevo automáticamente. En la parte superior del panel de la derecha tenés dos botones que dicen “Document” y “Block”. Editás en Block, pero etiquetás, marcás categorías y fecha de publicación y otras opciones en Document . La verdad es que es PRECIOSO y SENCILLÍSIMO trabajar con él. Super intuitivo y muy, MUY flexible y potente. Si te quedan dudas, al pararte sobre cada opción te aparece el cartelito con una explicación de qué hace. Ah, y te pasa a pantalla completa por defecto, lo que tampoco está mal cuando querés escribir sin distracciones. Creo que es una de las pegadas más grandes de WordPress. Gracias, WP!

Magic Scroll: lector de EPUBs online, sin regristro ni instalación

Hoy no tenía mi PC y necesitaba acceder a ciertos archivos en formato EPUB desde otra máquina sin Calibre (el gestor de libros que incluye un visor para EPUBs).  Como no quería instalar nada en el PC ajeno, busqué una alternativa online: Magic Scroll

Es muy sencillo.  Podés leer cualquier EPUB al instante, sin instalar nada ni registrarte de ninguna manera, con solo indicar la ubicación del archivo en tu disco.  Se carga en la web y ya queda disponible.  La navegación es sencilla: flechas abajo y arriba para avanzar o retroceder páginas, flechas a los costados para saltar de capítulo hacia adelante o trás. También podés seleccionar y copiar texto.  Básico, práctico, sencillo.  También hay una función de scroll continuo que no he probado.

Si te registrás, con solo ingresar tu mail, podés ir armando tu biblioteca online con los títulos disponibles.

Minitutorial: Mapeo de teclas en Ubuntu Mint

Hace tiempo que no escribo nada parecido y estoy torpe y anquilosado, por lo que apelo a tu indulgencia.  Lo de “minitutorial”, se debe a que no es exhaustivo; solo se concentra en una función.  Con un poco de suerte, te será lo suficientemente útil como para que disculpes alguna ida por las ramas.

Estos días estoy usando Linux Mint, ya que Windows se niega a arrancar por no sé qué archivo del orto que no encuentra.

De todos modos el sistema parecía bañado en líquido de frenos, por lo que estoy esperando a conseguir un disco externo, respaldar todo y reinstalar el OS.  Han pasado 6 años desde que compré esta maquinola, y creo que solamente tiene una reinstalación hecha… nada mal para una poronga güindor.  Como hace tiempo que tengo una partición Linux, ni siquiera llegué a enojarme: It is inevitable, Mr. Anderson!

Así que bien, el tema es que estoy usando Mint.  Como mis competencias como usuario de PCs pasaron de técnico-avanzado a super-usuario, y luego a usuario-con-pretensiones, y después a usuario, y más tarde a mono-con-ínfulas-que-usa-un-PC, entonces casi no tengo problemas con Linux.

Antes de que me tiren guadañas a la yugular, el párrafo anterior NO ES un palo para Linux.  Linux es fantástico para gente que sabe y para gente que no sabe casi nada, pero una pesadilla para el que está entremedio y “pretende saber”.  Por suerte ya salí de esa etapa, así que Mint se ajusta casi al pelo a lo que uso y necesito; todavía no soy un orate que piensa que interné y el féibu son términos intercambiables, pero si sigo así, ya llegará!

El tema es que dentro de lo que uso y necesito en el trabajo está el paquete de LibreOffice, u OpenOffice, siendo el Calc, análogo al Excel, uno de los principales programas.

Dentro de las planillas que manejo, hay algunas celdas de las mismas a las que tengo que volver de forma recurrente para seguir ingresando datos.  Lo usual, cuando tenés que editar una celda sin borrar el contenido previo, es apretar la tecla F2;  pero cuando estás a todo trapo usando el pad numérico, mientras sostenés un listado con la otra mano, apretar F2 es un engorro porque rompés el ritmo y la cadencia de ingreso de información.

Ahora bien, cómo solucionar el molesto inconveniente?  Situando la tecla F2 en un lugar de mucho más fácil acceso.  Y dónde, Oh MEV!, está ese lugar?  Pues en la tecla menos usada del pad numérico: Num Lock, o Bloq Num.  Estás usando los números, por lo que no precisás para nada el bloqueo de los números; así que por qué no asignarle una tecla que sí precises?

Lo mismo si tenés una tecla rota cuya función quieras asignar a otra tecla, o un par de teclas a las que les quieras intercambiar las funciones, o directamente deshabilitarla.  Por qué vas a deshabilitar una tecla?  Bueno, cada cual tiene sus razones, supongamos que es una tecla que no usás, pero con la que a cada rato te estás tropezando y el teclaso correspondiente te resulta molesto… entonces usté va y deshabilita esa tecla.

Y eso es difícil, Panchito? 
No, pa’nada.  Hay gente, que de tan inteligente parece boba, pero que siempre anda con ganas de ayudar, que al preguntarle cómo reprogramar una tecla que no funciona, te dice que repintes los conectores del teclado con pintura de plata, o que compres un teclado nuevo, lo que es una estupidez.  Si te pregunto cómo reprogramo, no me digas que cambie el teclado: quiero reprogramar una tecla.  Pero en este caso, la solución es SEN-CI-LLÍ-SIMA!

En serio, Panchito?  Se pueden programar teclas individuales tan alegremente?
Obbbbvio!

Y cómo, oh, Salvador del Mundo, oh, Gran Benefactor de la Humanidad?
Con un programita pequeñodiminuto pero genial, que te soluciona la vida!

El programa, ya viejote, ni siquiera aparece en la lista de programas cuando lo instalás.  Se instala directo en el directorio /usr/bin/X11.  Se llama XKeyCaps y el Gestor de Software lo encuentra al toque dentro de los miles de aplicaciones disponibles.  Para tenerlo a mano, una vez instalado, vas a ese directorio, copiás el ejecutable y lo pegás en el escritorio.

Cuando lanzás la aplicación, te aprece un diálogo inicial en donde seleccionás el teclado que tenés dentro de una lista, y el idioma de preferencia (importante por el tema de la ubicación de los tildes y signos):

XKeyCaps - Seleccionar tecladoUna vez seleccionado, das click a “OK”, abajo a la izquierda, y te abre el mapa del teclado correspondiente.

Es una itnerfaz muy sencilla, con un menú básico arriba a la izquierda, y la diversa información del teclado en la posición central.  Te fijás que todo esté donde tiene que estar y te vas, raudamente, a la tecla que te interesa, F2 en nuestro ejemplo.

Hacés click con el botón derecho sobre ella y, manteniéndolo apretado, vas a ver que aparece un pequeño cuadrito con opciones:

XKeyCaps - Click con opcionesLa que nos interesa a nosotros es “Duplicate Key”, así que arrastrás el puntero,  hasta posarte sobre esa opción, y soltás el botón del mouse.

En ese momento aparece la única instrucción que tenés que seguir:

XKeyCaps - InstruccionesAhí, donde aparece el cursor del mouse, arriba y al centro, dice Click on the key to turn into a copy of 0x44 (F2):  Haga click en la tecla que quiere convertir en una copia de 0x44 (F2). El número “0x44” es la codificación de la tecla F2 en el teclado, así que ahí vas, apuntás el puntero del mouse en la tecla Bloq Num, hacés click y voilá!

XkeyCaps - ResultadoEn el área de información, ahora aparece la sentencia: Keys 0x44 (F2) and 0x4d (Num Lock) are now the same: Las teclas F2 y Bloq Num son ahora las mismas.

Si un día no querés más el mapeo, hacés click en la opción “Restore default map” del mini menú, y listo.

Hay un programita parecido, pero para Windows, llamado KeyTweak, que es incluso más sencillo de usar.  No conozco la fiabilidad de este sitio que enlazo, pero tiene información sobre la aplicación.  Acá hay otras opciones

Tip para amigos hijos de puta y terroristas:  si tu amigo tiene un teclado ergonómico nuevo y considerás que es tu deber divino hacerte de él, instalá la aplicación en su sistema, armale un buen quilombo con la programación de las teclas, deshabilitaciones incluidas, y cuando esté a punto de desintegrarlo a patadas, pedile que ya que no funciona, que te lo regale… o que te lo revenda baratito que ya tu lo arreglas 😀

Ya.

Espero haberte sido útil.

 

 

Una larga historia de amor

Estoy enamorado de mi freezer, esa es la versión corta.  Es una herramienta indispensable para mí.  Si hay algo, más allá de mi Mejor Mitad, que me ha abierto los ojos a una faceta más amplia, amable y fantástica de la vida, es mi pequeño freezer horizontal, que, también a diferencia de mi Mejor Mitad, cabe cómodamente bajo la isla de la cocina.  Provisto de una base con ruedas, es fácilmente accesible y puede volverse a su lugar en menos de 5 segundos.

Pero qué tiene de maravilloso el freezer, podrás preguntarte?  Bueno… que tal todo?  Buah… está bien, digamos que no toooodo, pero sí un 98% de todo.  No está mal, verdad?

Exploro el concepto, elaboro la idea, comparto mi vivencia contigo, Pequeño Demente.  Esta es la versión larga… Sigue leyendo

Memory Dump

  • Diccionario Publicidad-Español / Español-Publicidad.  Imperdible!
  • Si un blog te queda grande, y Twitter te queda chico, tal vez quieras darte una vuelta por la guía para Tumblr que publica Smashing Magazine [en inglés, sorry].
  • Desde Abstruse Goose, la evolución no tiene tanta memoria [png].

Dividirse es una pena tan dulce

[un platelmito a otro... algo así]

Más potencia para tu puntero láser

Los punteros láser pueden hacer más que simplemente señalar una pizarra o una presentación.  Pueden usarse, según este artículo de Wired, para esculpir hielo (como si alguien fuera a hacer eso), o para avivar un fuego de campamento (y acá nos acercamos a lo divertido… fueeeegoohh).  Para ello hay que aumentarle la potencia, como para calentar el ambiente, literalmente.

Tomá nota:

  1. Desarma la unidad sacándole las baterías, abriendo la carcasa y sacando el módulo láser.
  2. Busca una resistencia variable en la placa de circuito impreso.  Es como un tornillo Phillips pequeñito.  Esa es la clave para darle al invento una dosis extra de corriente… y a más corriente, más potencia.
  3. Para intensificar el haz, usa un pequeño destornillador para ajustar ligeramente el resistor.  No lo ajustes demasiado, ya que el láser es baratongo y demasiada corriente lo quemaría instantáneamente.
  4. Vuelve a ensamblar el puntero, apunta y dispara… pero sobre cosas que no causen incendios, y claro que no sobre personas, animales (los ojos sobre todo), y segun Wired, tampoco sobre aviones.

Disclaimer:
Niños, no intenten esto en casa!
Este es un artículo puramente informativo.
42 no se hace responsable si llegás a incendiar tu casa por ponerte a hacer estupideces.
Tampoco nos hacemos responsables si dejás ciego al gato de la bruja de tu suegra 😉

Como decíamos en A/S, cuando empezamos con las variables en C: Tu puntero a dónde apunta?