Archivo de la categoría: Humor

Laerte-se

Vimos un documental en Netflix sobre una dibujante, caricaturista y guionista brasilera llamada Laerte Coutinho. Lo más particular es que Laerte es una mujer con pito y bolas. Laerte nació varón, tuvo descendencia, y uno de sus hijos murió. Esta pérdida, cuando tenía 60 años, sirvió, o así lo interpreto, para que Laerte cambiara su vida.  Comenzó a sentirse como mujer, pasó a trasvestirse, para luego verse como transgénero.

Laerte Coutinho es una persona maravillosa y el documental es precioso. Lo tenés que mirar, en serio. La cámara posee un ojo inquieto que se fija en detalles maravillosos mientras escuchamos a Laerte hablar y explorar su femineidad, sus miedos, inseguridades y certezas.  Nos cuenta parte de su recorrido, a veces con un balbuceo, otras con un humor muy fino.

Me costó, y me cuesta, no pensar en ella como “el chabón”. Pero te lleva. Su sensibilidad y serenidad son gigantes. Hay una ternura, una sencillez y una vulnerabilidad, que desarma.  Que te abre la cabeza y el alma.

También se da un pantallazo de su trabajo, lúcido, crítico y agudo, donde se ríe de sí misma y donde también se abraza a sí misma, donde expone y denuncia las realidades que ve y a veces padece, tanto ella como el colectivo LGTB (con el que también puede ser muy crítica).

Lo tenés que mirar.

Imagen

La tortuga en el poste. Fábula en un solo acto.

Marihuanas superpoderosas y orgasmos

Un fragmento de un show de Louis CK.

La J es vital

La palabra MUJERES, sin la “J”, es MUERES.

¿Coincidencia?
No lo sé.

¿Pacto con el Diablo?
Tal vez.

¿Puto el que lee?
Efectivamente

Pasatiempo masculino

Los filatélicos son gente extraña, callada, como los peces; son de todas las edades, pero sólo de género masculino; las mujeres, a lo que se ve, no han logrado captar el peculiar encanto que tiene el engomar unos pedacitos de papel coloreado para pegarlos en un álbum.

George Orwell – Recuerdos de un librero

Hipotética conversación sobre las tragedias de la vida, con razonados fundamentos

—Me tienen que operar.  Una mula del juicio fue para el lado contrario, generó secreciones que no debería estar ahí y me ha perforado la mandíbula…

—Qué bueno!  A mí me van a hacer una colonoscopía, donde un gordo grandote y feo me va a meter una manguera en el culo mientras estoy drogado.

—Vo’! Es una operación seria, por esa zona del maxilar pasa una arteria importante; si el médico la caga, la quedo en el quirófano!

—Qué bueno!  A mí, un gordo grandote y feo me va a meter una manguera en el culo.  Así que no seas maricón, querés?

Tiranos Temblad: Especial Verano 2015

Una de las entregas más impactantes que he visto de este ciclo maravilloso de “periodismo verdad”