Archivo de la categoría: Miscelánea

Gutenberg

Título 2: Qué y por qué

Estoy probando Gutenberg, el nuevo editor de WP. Quería escribir algo “de verdad”, pero no se me ocurre nada, ya que las entradas previas las redacté usando el editor anterior.

Título 3: Este estilo de título es más chiquito

El texto puede extructurarse utilizando “bloques”. Los bloques corresponden a distintos “objetos” que pueden utilizarse en la edición de un artículo.
  • Un bloque para títulos
  • Un bloque para listas (como esta)
  • Un bloque de párrafos
  • Un boque para citas
  • Un bloque para imágenes (imagen, portada, galería)
  • Y más bloques.
El de arriba es un bloque correspondiente a la imagen de portada. La obra es la fantástica La Gran Ola de Kanagawa, en mediana resolución; por ningún motivo en particular, solo compartir algo bello contigo.

En cada párrafo puede cambiarse el tamaño de la fuente.

Muy interesante, la verdad. Porque cada vez que das un Salto de Párrafo, vuelve al tamaño estándar.

Así. Haciendo click en cada párrafo te da la opción de cambiar el tipo de párrafo que estás usando, así como opciones de centrado, creación de hiperenlaces, negritas, etc. Algo muy interesante es que haciendo click en un botón marcado con tres puntos verticales tenés seteos especiales que te permiten insertar el párrafo antes o después de otros. Muy interesante e intuitivo.

Como podés ver, también te permite arrancar con un Drop Cap, que se activa con un simple click en un panelcito a la derecha y es válido para párrafos individuales, aunque no te lo muestra al editar. Una vez más, al dar el salto de párrafo o cambiar de bloque, el seteo vuelve al estándar.

También podés aplicar colores de fuente y de fondo en cada párrafo.

No necesitás tags en HTML, ni andar cambiando entre las viejas ventanas de vista y edición para dar las órdenes. Es transparente y sencillo. Y al cambiar de bloque los seteos especiales quedan atrás y volvés al texto plano estándar. No necesitás definir bloques. Al dar el salto de párrafo se crea uno nuevo automáticamente. En la parte superior del panel de la derecha tenés dos botones que dicen “Document” y “Block”. Editás en Block, pero etiquetás, marcás categorías y fecha de publicación y otras opciones en Document . La verdad es que es PRECIOSO y SENCILLÍSIMO trabajar con él. Super intuitivo y muy, MUY flexible y potente. Si te quedan dudas, al pararte sobre cada opción te aparece el cartelito con una explicación de qué hace. Ah, y te pasa a pantalla completa por defecto, lo que tampoco está mal cuando querés escribir sin distracciones. Creo que es una de las pegadas más grandes de WordPress. Gracias, WP!

Un poco de ciencia…

…para terminar este 2016 como corresponde: con una explosión.

En realidad no es una explosión-explosión, con reacciones químicas y tal, sino una liberación repentina de energía mecánica latente (debido al stress de los materiales).

El video explora un objeto fascinante: Una Gota del Príncipe Ruperto.  Se le llama así a un gran gota de vidrio candente que es enfriada rápidamente en agua.

La cabeza de la gota es increíblemente dura y resistente, capaz no solo de soportar un disparo a quemarropa, sino de destruir la bala.  Pero si se fractura la cola, más delgada e infinitamente más frágil, se produce una reacción en cadena que literalmente hace estallar la gota entera.

Cuando el vidrio toma contacto con el agua, su superficie se solidifica al instante, mientras el interior sigue incandescente.  Cuando se va enfriando progresivamente, el interior intenta contraerse, pero el vidrio del exterior ya está sólido, por lo que su estructura se comprime (lo que le da su impresionante resistencia).  Al no poder contraer el exterior solidificado, el interior tira de sí mismo, enfriándose en esa posición de extrema tensión interna.  Cuando uno de los “eslabones” de esa cadena en tensión se rompe, la energía liberada hace explotar el resto.

El chabón de SmarterEveryDay ha capturado esta maravilla a 130’000 (sí, ciento treinta mil!) cuadros por segundo.

Imaginar que la PRD es el 2016, es bastante satisfactorio.  ¡Morite, 2016, año de mierda hijo de una gran puta!

Y como dijo Wolfgang Bogdanow: Happy Fucking New Year!

Magic Scroll: lector de EPUBs online, sin regristro ni instalación

Hoy no tenía mi PC y necesitaba acceder a ciertos archivos en formato EPUB desde otra máquina sin Calibre (el gestor de libros que incluye un visor para EPUBs).  Como no quería instalar nada en el PC ajeno, busqué una alternativa online: Magic Scroll

Es muy sencillo.  Podés leer cualquier EPUB al instante, sin instalar nada ni registrarte de ninguna manera, con solo indicar la ubicación del archivo en tu disco.  Se carga en la web y ya queda disponible.  La navegación es sencilla: flechas abajo y arriba para avanzar o retroceder páginas, flechas a los costados para saltar de capítulo hacia adelante o trás. También podés seleccionar y copiar texto.  Básico, práctico, sencillo.  También hay una función de scroll continuo que no he probado.

Si te registrás, con solo ingresar tu mail, podés ir armando tu biblioteca online con los títulos disponibles.

Comimos en: Crêpas

Hace unas semanas María Luisa me dice: “No sabés, Pan!” (Ella me dice Pan) “Encontramos un nuevo lugar, divino, para comer!  Se llama Crêpas.”  Muy emocionada, ella, y también las hijas después de probar.  Luego del descubrimiento fueron varias veces más, así que la propaganda daba un aval.

“Y qué sirven ahí?” le pregunté, más allá del nombre bastante obvio.  Son crepes, o panqueques como se le conocen popularmente, rellenos de diversas cosas dulces y saladas… pollo al wok, pollo grillado, quesos, frutas, vegetales, dulce de leche, chocolate, en fin, una variedad.  Para tomar?  Jugos, mayormente, en combinaciones poco habituales: naranja y zanahoria, pomelo y albahaca, no sé qué y remolacha, limonada con menta y pepino… en fin, jugos.

Después de varias idas y venidas, finalmente fuimos.  Nada más entrar me dije OMaPuMa! DoCaMEMe?  (Parece latín, como en “Quo Vadis, Domine?”, pero en realidad significa: Oh, Maldita Puta Madre! Dónde Carajo Me Estoy Metiendo?

El lugar es blanco.  Blanco el piso.  Blanco el techo.  Blancas las paredes.  Blancas las sillas, deliciosamente elegidas para ser todas distintas (esto es irónico, lo de deliciosamente), las mesitas blancas, los servilleteros hechos con latas viejas pintadas de blanco, un sillón grandote, también blanco y un revistero en una de las paredes, también blanco.  Una pintura de Lennon aporta colorines, y una serie de dibujos mostrando actores y actrices en la pared opuesta busca romper con un ambiente por lo demás aséptico.

Cuando me detuve a ver la propuesta del revistero, apenas me sorprendió: Gente, Pronto, Paula.  Literatura vacía y sin personalidad, para un lugar vacío y sin personalidad.  Atención correcta pero con cero calidez.  Luz blanca reventada por todo el lugar.  Es de esos lugares diseñados para ser cool, que al final quedan en simple pretensión.

OK, don´t panic, me dije. No te asustes!  Vamos a por la comida!  De última, si la comida está buena, igual comés sentado en una lata de pintura frente a un mostrador improvisado dentro de un edificio clausurado por peligro de derrumbe.  Lo he hecho!  ¿Quién se acuerda de los asaditos al paso en la proa de Justicia y Arenal Grande, en el barrio de los judíos?  Como sea, la oferta era relativamente variada pero no me convencía mucho hasta que vi algo que inmediatamente disparó mi gula: cordero y cebollas caramelizadas.  Eso quiero! Y para tomar?  Jugo… pomelo y albahaca, porque soy heavy y transgresor.

María Luisa, por su parte, pidió algo de queso azul con peras (esa combinación funciona y es fabulosa en multitud de preparaciones, me consta) y rúcula, que arremetió con ganas entre exclamaciones de satisfacción.

Muchacho!  El panqueque de “cordero” con cebollas caramelizadas… qué puedo decirte? No diré que era feo.  Es imposible que algo sin ningún tipo de sabor sea feo.  Mastiqué cada pedacito de carne con lentitud y atención, te lo juro, y no pude extraerle una sola pizca de sabor.  Me concentré.  Esperé la magia; la busqué; al final me resigné a no encontrarla; ni un hechizo para principiantes encontré; ni un truco de las manos mágicas encontré.  Nada, ni por putas. Lo mismo habría dado agarrar un cacho de marucha de vaca y hervirla hasta lograr que quedara más o menos tierno.  Ni una especia, ni sal, ni picante, ni aroma.  Y la cebolla “caramelizada”!  Dejame que te diga que echarle una cucharada de azúcar a la cebolla en la sartén no te carameliza nada, solo te deja cebolla con azúcar.

El jugo de pomelo y albahaca?  Ah, eso sí que es otra historia!  Dad a César lo que es de César.  Es una combinación genial.  El juguito era un poema, dulce justo, ácido justo y la albahaca fresca. Super bueno.

Quiero creer que justo yo pedí algo que sencillamente no es el punto fuerte del lugar, ya que el resto de la gente le entraba con ganas a sus panqueques.  María Luisa seguro que disfrutó como una enana de su menjunje y seguramente volverá, así que  debe ser eso.  Pongámosle que sea eso.

Lo que más me llamó la atención del lugar?  El olor.  Básicamente cocinan a la vista, porque hacen los panqueques ahí mismo, calientan los rellenos, los arman y te los sirven con solo una barra baja de separación.  Pero no hay olor a nada.  No hay olor.  No hay un perfume que te haga evocar la cocina de tu abuela, o de tu vieja, o del carrito de las fritangas, ya puestos.  Nada que te haga salivar, que dispare la emoción, que estimule tus sentidos.

Si lo hubieran nombrado “Anodino” nadie podría acusarlos de publicidad engañosa.

Básicamente y como comentábamos con María Luisa luego de salir, Crêpas es el McDonald’s de los panqueques.

En el sitio web del lugar la segunda frase dice “Es una historia contada a través de una larga secuencia de sabores.”  Bueno, a mí justo me tocó una hoja en blanco.  Hay que joderse.

Puntos de vista

Netflix se suma a la carrera con las grandes salas IMAX para los estrenos cinematográficos… y hace roncha.

Qué lástima, señor Nunley, que no se dé cuenta de algo tan simple: la manera de disfrutar realmente de una película magnífica, es la que elija el espectador…

Tiranos Temblad: Especial Verano 2015

Una de las entregas más impactantes que he visto de este ciclo maravilloso de “periodismo verdad”

Curso de formación para docentes

AFICHE

Montevideo, Febrero 2015

  Sr. Director/a:

El Centro Clínico del Sur es una Institución de atención en Salud Mental, abarcando todas las etapas del desarrollo del ser humano.

En el Departamento de Niños y Adolescentes hemos desarrollado desde 1999 un Programa dirigido a Docentes llamado ” EL DOCENTE COMO AGENTE DE SALUD MENTAL”. Este consiste en tratar de traducir conceptos que desde el punto de vista psicológico y psicopedagógico pueden ser complejos pero al decodificarlos se transforman en herramientas útiles para el quehacer docente.

Este programa tiene diferentes modalidades y niveles, habiendo participado más de 6000 docentes en todo el país.

Dado que en años anteriores hemos encontrado maestras y profesores que nos han comentado que no se enteran de estos cursos, hemos apelado a vuestro tiempo para solicitarle que transmita la información que adjuntamos en caso que sea de interés para vuestra institución.

Como Ud. verá, se trata de un curso de 30 horas, dividido en 12 encuentros bimensuales. Al finalizar el mismo, el participante será capaz de tener un paradigma alternativo o complementario para comprender las dificultades de los educandos, así como ciertas herramientas para la actividad diaria.

Agradecemos desde ya su disposición y quedamos a sus órdenes para cualquier consulta.

DR. ARIEL GOLD
PROF. ALICIA GÓMEZ

COORDINADORES

Adjunto documento PDF con  el programa del curso.

Programa Curso 1