Archivo de la categoría: Rock

Caída libre

Hay algo fascinante en un objeto que cae.

En ese momento de equilibrio precario todo puede suceder. En ese momento que vos elegís como de incertidumbre, se condensan vidas y mundos. Vos sabés que va a caer, pero preferís pensar que a lo mejor no, que quizá se mantenga, que tal vez vuelva a su lugar de reposo. En tu mente las posibilidades engendran universos enteros donde el resultado es otro.

Pero no en este universo. El objeto cae y vos lo estás mirando. Con fijeza y sin parpadear. Casi adivinás las fuerzas que intervienen, que se lo disputan como amantes celosas tironeando de él. Ves el balanceo imperceptible y captás el momento exacto, majestuoso, en cámara lenta, en que el equilibrio finalmente se pierde. Contenés el aliento mientras te atrapa una inmovilidad marmórea, pero por dentro gritás lleno de gozo y adrenalina. No importa si lo que cae es algo diminuto o tan enorme como un glaciar, ese instante siempre es grandioso. Cuando la velocidad deja de ser cero para volverse grávida y el objeto se rinde. Se rinde y acelera más y más y más. Parece que no fuera a detenerse jamás. Sin parar, sin llegar a la velocidad terminal pero no por ello menos infinita.

Un objeto que cae tiene la fascinación de la irrevocabilidad.

Banda de sonido: Pretender, de Foo Fighters (en loop)

Anuncios

Gracias

Dos años.  Gracias.

Vamos a por dos más?

Chelos + AC/DC

2CELLOS vistos gracias a TQinA… y se me colgó la máquina y se me reventó el Firefox y se me escracharon todas las pestañas, así que no tengo el enlace original de donde saqué el videito.  Sorry!

Tributo a Led Zeppelin.

Daina me pasó un enlace a un recital-homenaje que le brindaron a Led Zeppelin en la serie de conciertos “Kennedy Center Honors”.  Es viejo a estas altura, la noticia está fechada en diciembre de 2012, pero no había tenido conocimiento hasta ahora.

El video abre con la presentación de Jack Black, por todo lo alto.

La primera aparición es de los Foo Fighters, y aunque no hicieron una versión muy brillante de Rock and Roll, verlo a Dave Grohl desquiciado en la bata es un goce.

Las versiones de Ramble On y Whole Lotta Love interpretadas por Kid Rock y Lenny Kravitz respectivamente, son muy buenas.  Kid Rock con el contrapunto de las acústicas con su voz es una maravilla, mientras que Lenny Kravitz le da una potencia a la canción, una densidad,  que te deja con ganas de más.

Pero la palma, my friend Brazil, la palma, se la lleva Stairway to Heaven.  Ann Wilson podría derrumbar al mundo con su voz, si quisiera.  Cosita linda, te queremos!  Y verlo a Jason en la batería… pah, verlo a Jason rompe el alma porque es inevitable pensar en su padre que se fue tan pronto y nos dejó huérfanos de fuego.

Jijiji… en 16:40, cuando enfocan a Plant al comenzar el coro, estoy seguro, apostaría años de vida, a que Robert no dejaba de pensar “Puta madre, cómo no se nos ocurrió usar un puñado de negras, boludo!”

No me convencieron mucho los vientos, de todos modos… es como que hubieran metido un cacho de No Te Va A Gustar sacado de una dimensión paralela.

Sin embargo, la pequeña avalancha que desemboca en el solo de guitarra es como una persona ahogándose que súbitamente pudiera tomar una bocanada de aire, puro y maravilloso.

Es rarísimo, rarísimo, rarísimo, verlos a Jimmy Fallon, Stephen Colbert, Dustin Hoffman y a los Obama, por no hablar de todo el resto de la gente de rigurosa etiqueta.  Etiqueta!  Led Zeppelin!  Ni en el más loco viaje de ácido hubieran imaginado ninguno de ellos, los de Led Zep,  que iban a llegar a vivir para ver algo así.

Muy bueno todo, espectacular.  Gracias, Daina!

Como bonus: una entrevista con David Letterman, luego del recital

Se fue un grande

Ayer murió Alvin Lee, fundador de la vieja banda Ten Years After y uno de los guitarristas clásicos del rocanrol.

Puta mierda, eso es una pérdida.

El bajista, Leo Lyons, también es un enfermo 😀

Fuck yeah! Zeppelin!

Revisando The Queen is not amused…, encontré lo que parece ser el recital completo de 1970 en el Royal Albert Hall.  En él aparece una de las versiones más imponentes de Moby Dick, con un Bonham que la descose durante 14 minutos corridos.  Es decir, el tipo toca prácticamente sin descanso todo el recital, pero Moby Dick es, MEV bendito de mi vida, suya.
Te queremos, John!

Ver y escuchar ese recital me provoca una “respuesta orgánica integral”.  Recuerdo dónde me encontraba, con quién estaba, qué hacía y, sobre todo, en qué estado estaba la primera vez que lo vi.  Nunca lo hubiera imaginado.  Incluso me hace experimentar la misma sublime felicidad que entonces, a fuerza de puro recuerdo.  Es un bicho muy extraño, la memoria.

Junto con el de Seattle de 1977 y el de 1973 en el Madison Square Garden (con Page y sus solos acompañados de Theremin) son los mejores recitales que he visto en mi vida.  Incluso que los que vi en vivo.

No sacar dinero del bolsillo no es lo mismo que gratis

A través del grupo de lectores de Orsai Uruguay, entre otra gente linda, di con Daina Rodríguez, conductora del programa de radio Efecto Mariposa, que se emite por Radio Uruguay AM 1050, de lunes a viernes de 14 a 16 horas.

El enlace lleva al blog, creado por un escucha, desde el que pueden descargarse los programas anteriores.  Como nota aparte, decir que hacía muchísimo que no disfrutaba tanto de un programa de radio.  Creo que desde que era un gurí y escuchaba a Lanata en la Rock&Pop que no me colgaba con un programa de radio completo… disfrutándolo.  No es que las temáticas sean iguales, nada que ver, ya que Lanata me hablaba a mí (mientras miraba al techo, de la misma manera que le hablaba a cada uno de los oyentes, en esas medianoches, que también miraban al techo, pensando y cavilando).  Pero ese es un tema aparte dentro del tema aparte.

Daina, en Efecto Mariposa, va encadenando y entrelazando temas como quien teje una guirnalda de flores, cosa que hace de su programa algo dinámico, entretenido y muy interesante.

Uno de esos programas, ya viejito, de cuando estrenaron la película 2012, llega, entre profecías que no son tales y apocalipsis y destrucciones, a comentar el corto uruguayo Ataque de Pánico,  creado para dar vida al tema de Snake del mismo nombre.  En esa nota, se comenta como cosa notable, que el costo del corto fue de trescientos dólares.

Ese comentario, y haciéndole honor al programa, me trajo a la memoria dos cosas: por un lado, un muy interesante artículo aparecido en BlogOff en donde se habla del Costo de Oportunidad, y una charla, a propósito del mismo tema, que mantuvimos con Nacho hace unos días.

El Costo de Oportunidad, en este contexto, no está dentro del presupuesto.  No está facturado.  No aparece en ningún lado.  Gran parte de él es “intangible”.  Pero existe.  Tan cierto como que el Lysoform no sirve de nada para matar el olor a zorrillo. El costo de hacer Ataque de Pánico no fue de 300 dólares.  Pueden haber tenido que sacar del bolsillo esa guita específicamente para la escena del Palativo Legislacio, pero no es EL COSTO.

  • Hay costos de producción que no son menores.  Desde la puesta en escena del periodista, con iluminación y vestuario, al guión (que siempre va más allá de los meros diálogos) y puesta en escena, camarógrafo, director de cámara,catering, story board, promoción y difusión (así sea una campaña de marketing viral, hay algunos costos asociados, aunque más no sea el de la conección a internet para subir el video), etc.
  • Preproducción: con scouting para los sets, permisos para filmar, plan de tomas, etc.
  • La cámara con que filmaron.  Si no la compraron, tuvieron que alquilarla… y aunque no les hubieran cobrado el alquiler, de onda, el costo sigue existiendo.
  • El vehículo en el que se movieron.  Combustible, lubricante, mantenimiento, seguro, patente, amortización.  Aunque hubiera sido de alquiler y no les hubieran cobrado el alquiler, de onda, el costo sigue existiendo.   Si se hubieran movido en bondi, los costos de los pasajes también valen.
  • Las compus en que editaron el material, junto con toda la parafernalia asociada: tarjetas, discos duros, etc.
  • Los programas con los que editaron el video.
  • Idem para los efectos.
  • Idem para el audio.
  • Ni hablar de los costos de catering, alquiler/impuestos/servicios de los inmuebles donde trabajaron.
  • Maquetación.
  • Compaginación.
  • Los efectos de sonido y foley
  • Edición.
  • Post producción, con todo el mundo de cosas que hay que tener en cuenta: empate de colores (colorimetría), limpieza y ecualización de audio, etc.
  • El TIEMPO que les llevó la edición.  Puede ser tiempo libre, pero no deja de ser tiempo.
  • Idem para la post.
  • El TIEMPO que les llevó aprender a usar las herramientas.  Puede haber sido tiempo libre, una vez más, pero no deja de ser tiempo.  Y el conocimiento también es un activo que vale.
  • El TIEMPO durante el cual NO ESTUVIERON HACIENDO OTRAS COSAS por estar haciendo eso, que es lo que más se asemeja a la definición estricta del Costo de Oportunidad.

Mucho tiempo.  Muchísimo.  Meses y años.  Un bien escaso y caro.

Así que bien: cuánto costó REALMENTE ese corto?  20000?  30000? 60000 de a dólar? Más?

Hay cuentas a lo estúpido para sacar. Aunque más no sea, es un buen ejercicio mental y un concepto importante a la hora de calcular cuánto cuesta “de verdad” ponerse a hacer algo.