Archivo de la categoría: Uncategorized

Descolgadas /13

Los libros que leído y en menor medida el cine que visto han hecho muchísimo por expandir mi mundo musical.

  • De Thomas Harris, rescaté a Bach y sus Variaciones Goldberg.
  • De John Milton, llegó La Creación de Haydn
  • Stephen King me descubrió mucha de la música de los ’70:  Animals, Thunderbirds, Cash. Y Las Bodas de Figaro, por supuesto.
  • Del Cero Warthon recordé a Tehlonious Monk.
  • Con Dexter llegó Chopin y sus Nocturnas.
  • Pink Floyd se presentó a sí mismo con The Wall.

Hace tiempo que no me pongo a escuchar música. Supongo que la variación que necesito es un poco de silencio, aunque a veces extraño cocinar con música. O a lo mejor nada parece demasiado apropiado.

El domingo hice pasta casera. Unos pappardelle con una bolognesa clásica que quedaron de muerte, y se notó la ausencia.

En otro orden de cosas, encontré un texto de 2015 de cuando mataron a los dibujantes de Charie Hebdo en París. Es bastante salvaje y en su momento pensé que lo había perdido. Como estoy de humor acorde lo reproduzco, porque fuck it. Además sigue vigente, aunque la “gente de verdad” no sean dibujantes.

Je suis Pancheau

Me tienen las pelotas bastante llenas con Charlie Hebdo.  No porque la matanza no sea trágica, si no porque está todo el mundo alborotado y se llena la boca con Je Sui Charlie y los terroristas y qué se yo, y marchas de 500 mil personas y marchas de líderes mundiales (juntos, pero aparte, no sea cosa que se contagien con ébola o algo así).

Y para mí eso es fayutismo puro, es llenarse la boca.  Hay miles de personas que son asesinadas a diario en diversos conflictos candentes y activos en África y nadie dice nada, ya ni aparecen en las noticias salvo como nota marginal si justo cuadra que un atentado mate a más de 800 personas. Por nombrar los 3 más power, podemos hablar del eterno quilombo en el Congo, los gobiernos depuestos y encumbrados a cada rato como quien cambia de calzones en la República Centroafricana, o la continua sangría en Sudan.

Y por qué te importan 12 dibujantes que antes ni tenías ni idea que existían?  Y por qué no te importa un montón de gente que tampoco conocías pero que están igualmente muertas, igualmente asesinadas, también injusta y brutalmente?

Es porque estos 12 eran blancos?  O porque vivían en París?  O porque tenés miedo?  Porque África está lejos y a nadie le importa una mierda, además de ser pobres y negros y además dibujan en la arena o escriben en arcilla, si acaso, mientras que París… París es Occidente, es el barrio como quien dice.  Si pegan en París pueden pegar en cualquier lado, en Barcelona, Washington,  Buenos Aires, o Londres.  Y eso te indigna, porque Occidente puede llevar o financiar sus guerras a esos lugares lejanos que hay que buscar con cuidado en el mapa, pero a Occidente no le gustan las represalias, justificadas o no.  Porque que los líderes del “mundo libre” decidan atacar un poblado lleno de civiles es totalmente distinto a que los líderes de un grupo terrorista decidan atacar una oficina llena de civiles.  Sí, por supuesto, un bombardeo con drones no tripulados que justo mate un montón de gurises es simplemente daño colateral y es totalmente distinto a que tres hijos de puta con metralletas ejecuten a un puñado de dibujantes.  Debe ser por eso que una cosa te indigna y la otra te deja indiferente.  O quizás no tengas fuerzas.  Es eso?  Porque sentir pena, vergüenza y dolor e impotencia una vez, por un puñado de gente es una cosa, pero sentir eso mismo todo el tiempo, todos los días, es sencillamente agotador.

O fue porque justo viste el titular y te copó sumarte al trending topic? Es comprensible, tener un eslógan en otro idioma es muy chic.

Y eso es todo sobre este tema. En su momento me alegró mucho haber perdido el texto. Ahora, a la distancia, va a escocer menos, quizá. Lo mejor de todo es que más de tres años después, mi pensamiento al respecto no ha cambiado un ápice.

Cinesito

Skyscraper  Poster
Skyscraper. Como no tuve suficiente con Rampage, reincidí rápidamente con Dwayne Jhonson, ex The Rock, más conocido ahora como La Pedrada, porque más o menos es como se siente la película: como si te dieran una pedrada en la cabeza con intención asesina. Muchos efectos, escaso guión. Es todo tan BLEH! que da miedo… y un poco de vergüenza también.  
  Jurassic World Fallen Kingdom. La última Jurásica hasta ahora. Es como hacer tortilla con unos fideos que en principio eran muy ricos, pero que ya llevás recalentando las últimas tres comidas. Los dinosaurios de siempre, con los argumentos de siempre. Curiosamente, lo mejor de todo y lo único por lo que vale la pena mirarla son los 5 minutos del final. O sea, cuando la historia se pone realmente interesante y con un potencial enorme se termina. Ah, y ese dinosaurio a la orilla del mar. Es irónico, pero la parte más emotiva y desgarradora de la película se la debemos a un personaje en CGI, que solo puede aullar y a quien tapa el humo en el momento culminante. Todo dicho.  
  Destination Wedding. Winona y Keanu. Nada más que por eso. Ya sé que tiene unas críticas feroces. El encuentro de dos personas tóxicas y neuróticas (bastante más allá de la toxicidad y neurosis promedio que tenemos todos). Arranca más o menos bien, pero no remonta. Ya se sabe que se detestan tanto que van a terminar juntos. Son los protagonistas. El cliché es inevitable y no me importa. Pero la resolución es torpe y estúpida.  
  Solo: A Star Wars Story. Primero, me enamoré un poquito de la Emilia. Quedate con quien te mire como Emilia Clarke mira esas joyas la primera vez (y huye de quien te mire como Emilia Clarke mira esas joyas la segunda vez)… no hay espoiler, cuando veas las joyas te vas a dar cuenta de lo que digo. Segundo, es como reencontrarse con ese viejo amigo que hace tiempo no ves, pero del que sabés que seguís siendo amigo. Tercero, salvo por un par de cositas mínimas, esta peli es todo lo que está bien. Vaya, mírela y disfrute de un buen cine de acción, con un elenco de calidad y una historia por contar.

Herrar es equino

Huérfano va con H.

Orfanato va sin.

Ortografía forra.

¡Gracias por el aviso, Maco!

Game Of Thrones: S07E05

Esta nueva antirreseña es parca, pobre y hace pucheros contritos, porque en realidad no tengo casi nada para decir de un capítulo que fue bastante redondito.
A partir de acá habitan espoilers.

Lo de Jaime se sabía. Cayó en la orilla, se hundió en las profundidades cargado con su armadura y salió a la superficie como a 400 metros del lugar de la caída, protegido de miradas indiscretas y asesinas por unos árboles que hasta el capítulo anterior no existían. Lo menos que puede decirse es que tiene una capacidad pulmonar envidiable. Pero bueno, ta. No importa nada. Sería como quejarse de los impuestos.

El capítulo fue intenso, aunque el ambiente se notó como enrarecido. Me dio la impresión de que era un acomodo de piezas en el tablero. Como si quedaran mil capítulos en la temporada y no solamente dos.

Lo que me fascinó fue el enano, al inicio, caminando entre los restos. Yo sabía que me recordaba a algo, pero no lo podía identificar. No el enano, no. El paisaje por el que camina al enano. Igual que en ciertas escenas de la batalla en el capítulo anterior: los cuerpos que se deshacen en cenizas al viento. Son como postales efímeras de Pompeya. Me recuerdan a Terminator 2 y el sueño recurrente de Sarah Connor, cuando ella está del otro lado del tejido en la plaza de juegos. Es tal cual. Si las cenizas volando no te gatillan una respuesta del tipo “holocausto nuclear”, entonces es porque no viste Terminator.

En fin, solo me quedan los clichés usuales de los que no se salva ni GoT. Una Gilly que se pone a decir huevadas y justo cuando dice LO importante, Sam se hincha de las pelotas y se va del cuarto. Típico de la cultura machista patriarcal eso de ningunear a las mujeres. Un Meñique que siempre está intrigando y al que nunca, jamáś, en la perra life van a agarrar desprevenido. Una Daeneris que cuando ve a Jon traga y se emociona (iba a poner se moja, pero quedaba feo, ya que al fin y al cabo la mina es la reina).

Lo que me olvidé de comentar, que me shoqueó bastante y es importante, es el rugido del dragón. Es cuando vuelve con la rubia y carretea hasta donde está Jon. Prestale atención a ese rugido monumental, primigenio, inhumano… y decime si entre todas esas notas discordantes y superpuestas no escuchás un pedito. Es un pedo finito, como ese que se te escapa cuando más te estás esforzando para contenerlo. Sabés de lo que te hablo.

Ahora que te lo hice notar no vas a poder dejar de escucharlo.  Los editores y encargados del foley se deben haber divertido como enfermos preparando ese rugido.

Y tá. Nada más por esta semana sobre Juego de Tronos. Hay más, con Jon llegando al norte en media hora, la captura de Thoros y su banda. Te invito a la próxima entrada, sobre un libro que estoy leyendo. ¡Te conmino a que no me desobedezcas!

Frío

La parte más difícil de estos días son esos 45 minutos luego de que suena el despertador y tenés que decidir si levantarte enseguida o si te quedás en la cama otros cinco minutos.

Conocimiento, no me esquives

Puerta sueña con su padre.

En su sueño, él le está enseñando a abrir cosas. Coge una naranja y hace un gesto con la mano: con un único y suave movimiento, la naranja se invierte y gira: la pulpa está ahora en el exterior y la piel en el centro, en el interior. «Siempre se debe mantener la paridad», le dice su padre, mientras pela un gajo invertido para ella. «Paridad, simetría, topología: esos son los temas que abordaremos en los próximos meses, Puerta. Pero lo más importante de todo, lo que debes entender, es lo siguiente: todas las cosas quieren abrirse.

Neil Gaiman, Neverwhere

Pasa en la vida

Cuando logro cocinar algo y finalmente el resultado se ajusta EXACTAMENTE a lo que tenía en mente, en el alma, a la hora de comenzar, no puedo evitar empezar a los gritos y a las risas.

Como Al Pacino en Frankie y Johnny, pero con un plato de tallarines en lugar de Michelle Pfeiffer.

Por suerte eso se da raramente, lo que es una suerte. Sería horrible empañar semejante placer con la costumbre.