Archivo de la etiqueta: Historia

Las respuestas a tantas preguntas… 13000 años después

Estoy fascinado y asombrado. Y sorprendido.  Y hasta con un poquito de amargura; o quizás sería mejor decir con un sentimiento ligeramente amargo.

Terminé de leer el increíble libro Armas, Gérmenes y Acero, de Jared Diamond.  Es un libro de investigación histórica, pero ese tronco se ramifica con amplitud para generar interrogantes y buscar respuestas en otras ciencias, tales como la genética, la antropología, la datación por carbono 14, etc.

En él se plantean muchas preguntas gigantes, tales como:  ¿Cómo surgieron las civilizaciones?  ¿Cómo pasaron los cazadores-recolectores de la antigüedad prehistórica, a los cultivadores-ganaderos-guerreros-fundadores de imperios?  ¿Por qué fue Europa la que conquistó y masacró a los pobladores de América y no a la inversa?  ¿Por qué, si China estuvo tantos siglos a la vanguardia tecnológica, no fue esa gente la que desembarcó primero en las costas occidentales de América?  ¿Cómo es posible que los exploradores Europeos del siglo XVIII hayan encontrado, al arribar a los archipiélagos e islas de Oceanía, sociedades que todavían estaban en una etapa evolutiva casi calcada del paleolítico? Fijate que los Europeos llegaron con sus armas de fuego, para encontrarse con pueblos dispersos que usaban útiles de piedra sin pulir, talladas.  Cinco mil años de atraso relativo, por lo menos.  ¿Por qué las enfermedades diezmaron el 95% de la población indígena de América en poco menos de 200 años a partir de la llegada de los primeros exploradores?  ¿Eran esos pobladores originales más débiles?  ¿Eran biológicamente “defectuosos”?  ¿Eran mejores, en cuanto a capacidades, los conquistadores? ¿Más inteligentes? ¿Mejores?  ¿Por qué si el Hombre anatómicamente moderno surgió en África, fue el conjunto de Eurasia quien evolucionó más rápidamente?  ¿Por qué el trigo, por ejemplo, tras pocos siglos podía encontrarse tanto en lo que hoy es Francia, Oriente Medio y China, separados cada uno de ellos más de 7000 kilómetros, mientras que el maíz originario del actual México demoró miles de años en llegar a lo que hoy es California, a poco más de 1200 kilómetros?

En este último caso, para citar un ejemplo, el proceso descrito es fascinante.  Los ejes continentales son determinantes.  Eurasia corre de este a oeste, lo que quiere decir que de un lugar a otro separado 10’000 kilómetros, es probable que la latitud sea muy similar, por lo que los climas en general en ambos lugares serán similares, por lo que un cultivo aquí, podrá adaptarse allí sin problemas.  Es decir, la propagación es rápida y natural; por eso un cultivo puede encontrarse en Francia, en Jordania y en China casi sin cambios y en lo que demora en llegar la semilla de un lugar a otro.  América, en cambio, tiene un eje de norte a sur, y esto también es determinante.  El maíz, uno de los pocos granos autóctonos del continente, crece de una manera en el Yucatán, pero 1000 kilómetros al norte el clima y el terreno cambian radicalmente, y mil kilómetros más al norte, las condiciones ambientales y el clima vuelven a cambiar.  Una planta de maíz aclimatada a Yucatán no puede crecer de igual manera, o hacerlo en lo absoluto cerca de Canadá.  La propagación es lenta; tan lenta como el tiempo que le lleve a los cultivadores (de varios miles de años atrás) dar con las cepas resistentes a cada variación del clima, volver a cultivarlas y poder sacar la simiente de las próximas generaciones.  Además, las zonas de influencia de las principales culturas de América tenían serios problemas para mezclarse.  La selva amazónica separa al centro del sur, mientras que el desierto de Chihuahua separa el centro del norte.  Eso no solo complica de manera increíble la aclimatación y propagación de cultivos, sino que también dificulta los intercambios culturales: no pueden intercambiarse herramientas, ganados, conocimientos o las técnicas que de ellos se derivan.  Fiajte que los mayas usaban la rueda solo en algunos juguetes para niños… no tenían animales de tiro!  Eran los incas quienes tenían lo más parecido a un animal de tiro, la llama.  Cada cultura en América estaba prácticamente aislada de las demás, los recursos y medios estaban muy delimitados y eso resintió su progreso, su tecnología, su comercio y casi todas las facetas de la vida.

Preguntas!  Armas, Gérmenes y Acero plantea decenas de preguntas!  Preguntas que marean por lo enorme de sus implicaciones.

Y luego explora las posibles respuestas de una manera asombrosamente clara.  Las causas primordiales, que llevaron de una cosa a otra pueden resumirse, a nuestro nivel, con un lacónico: pura suerte, chabón.

En fin, en la poco autorizada y totalmente subjetiva escala de valores de 42, Armas, Gérmenes y Acero se lleva un 9 rotundo, por los conceptos manejados y la forma de hacerlo y por cómo está escrito, que es un placer.  Hay capítulos de los que sencillamente no podés desprenderte.

Lo dejo para descarga:
mediafire.com/download/fd48ufmgpheix54/AGA.rar

La contra es Pompozo

Síganme los buenos!

Terminé de leer el primero de los dos tomos de Caudillos, del profesor y periodista Lincoln Raúl Maiztegui Casas.  Es un libro escrito en un estilo sencillo y ameno, que da breves biografías de 20 de los personajes históricos más influyentes de nuestra Historia Nacional.

Me resultó francamente apasionante. El autor muestra lo bueno y lo malo, lo mezquino y lo heroico, valorando sin juzgar y muchas veces contextualizando las decisiones tomadas por estos caudillos, para darnos una dimensión de las presiones y realidades en que estaban inmersos.  Fuera gente de armas o intelectuales, propios o ajenos, resultaron hombres y mujeres clave, que dieron forma a nuestra pequeña nación y fueron seguidos por amplios sectores de la población.  Modelaron un país pequeño que supo desafiar, y vencer… o casi vencer a los ponchazos, a los grandes imperios y potencias de la época: España, Portugal, el leopardo inglés, y a los brasileros y los porteños también.  Y luego, casi desgarrado por luchas internas en varias guerras civiles.  Una historia breve en el tiempo, pero turbulenta y fascinante.

Me gusta mucho el estilo del profesor Maiztegui.  Sin ambagues, sin rebusques, directo y hasta con alguna ocasional puteada.  Creo que es un libro muy útil para entender y conocer a personajes muchas veces ignorados y a veces ni siquiera nombrados en las clases de Historia que recibimos siendo estudiantes.

Esas clases de Historia, recibidas en primaria y secundaria, nos dejan con huecos difíciles de llenar.  Están muy detalladas las circunstancias que llevaron a nuestra independencia, pero son muy parcas a la hora de contarnos lo que pasó después; las divisiones y guerras de divisas, por lo que ciertas batallas y sucesos que se nombran en el libro nos dejan incógnitas que dificultan ubicar a los caudillos nombrados.

Con todo y a pesar de las carencias en cuanto a conocimientos que se pueda tener, el libro es un documento fenomenal.

Espero conseguir el segundo tomo, y quizás también los cinco que componen la obra Orientales, que recorre toda nuestra historia, desde el principio de La Banda Oriental, hasta el primer triunfo de la izquierda en 2005.

Todo llega…

Este es el primer libro impreso que he leído del cual conozco personalmente a la autora, así que voy a presumir un poco y a hablar brevemente de ella antes de pasar al libro. En parte por presumir, pero sobre todo porque los dos son fascinantes.

Conocí a Ana Luisa Valdés hace poco más de dos años y medio, de manera accidental y poco ortodoxa.  En realidad el primer contacto que tuve con ella fue cuando me cagó a pedos (a mí y a otras personas) mientras decíamos boludeces y nos divertíamos como niños en una lista de correos.  Algunos se enojaron mucho con eso… porque quién se piensa que es esta mina para llamarnos la atención de esta manera?  Pero bueno, tampoco era para tanto; a mí, que aprendí mi primera y torpe esgrima a principios de los 2000 en un par de grupos de noticias y que pronto también aprendería que esa esgrima (e inquina) no sirve de nada, me dejó indiferente.  Todo hubiera quedado en esa nada si no hubiera sido por Alice.  Finalmente fue gracias a mi María Luisa, a quién también conocí en esa lista, que entablamos un diálogo más normal con Ana Luisa, que devino en un acercamiento paulatino y en un relacionamiento fluido, cordial, y ampliamente positivo y constructivo.

Lo primero que me impactó cuando entré por primera vez en su casa, fueron los libros; cada pared disponible estaba cubierta de estanterías llenas de libros, de piso a techo y en tres capas de profunidad, más pilas y estantes aislados que cubrían cada centímetro disponible; en inglés, español, alemán, sueco, francés; de Historia a Arte (todas ellas), pasando por política y cocina y ficciones y Economía.  Su biblioteca de referencia es abrumadora.  Lo segundo fue su amplio conocimiento, quizás decir erudición sería apropiado, sobre casi cualquier tema que se te ocurra; no es pedante y no te lo refriega, pero es parte de ella y se trasluce y aflora en cualquier conversación, enriqueciéndola, expandiendo horizontes, relacionando aconteceres y personas que a primera vista parecen inconexos.  Lo tercero fue su cocina; habiendo vivido tantos años en Europa y habiendo viajado tanto por tantos países y culturas, su gusto y conocimiento de los sabores y la especias es maravilloso; eso sí, por favor no le ofrezcas guiso de lentejas, ni, por el MEV bendito, pirón; no importa lo delicioso que creas prepararlo, no lo hagas.

Es difícil describirla.  Anarquista. Tupamara. Presa de nuestra dictadura.  Exiliada. Antropóloga.  Políglota.  Humanista. Activista.  Escritora.  Conversadora prolífica. Fantástica compañera de mesa.  Expansiva.  Generosa.  Aguda crítica.

Sus vivencias, algunas de las cuales ha compartido con nosotros mano a mano, van de lo trivial a lo trágico; en sus viajes ha conocido a algunos personajes clave de nuestra historia moderna y ha participado en acontecimientos no menos importantes como protagonista.  Su forma de relatar, y siempre tiene un relato en su vasto bagaje, magnetiza y maravilla, mientras te lleva de las risas a un horror profundo que ninguna ficción puede igualar.  Sin embargo la sensación es rara, porque hace de su relato algo casi lúdico, en su diálogo suaviza sus tristezas y dolores y los hace casi amenos para quienes no los hemos vivido, dejándonos entrever los monstruos, pero sin echarnos a la misma jaula.  Incluso cuando relata los extremos de depravación a los que llegan los hombres y mujeres que sumen en el dolor a sus semejantes, busca hacerlo sin odios ni rencores, casi con distancia y hasta con una pizca de humor.

No sé. Me falta empatía y vivencias y experiencia para poder explicar esto cabalmente, y me apena no ser capaz de transmitirlo como se merece.

Ayer me topé con su último libro, llamado Su tiempo llegará, en una de las librerías de la terminal de Tres Cruces.  Casi había desistido de encontrar algo y estaba por irme cuando vi su nombre de refilón.

El libro es bellísimo.  Entre sus páginas se encuentra una Ana Luisa que cobra nuevas dimensiones.  Siempre humana, sin rencores pero crítica, tiene una profundidad que por momentos quita el aliento, que matiza con imágenes poderosas y muy, muy hermosas.

En Su tiempo llegará, Ana Luisa cuenta su vida, en parte, pero según sus propias palabras no es una autobiografía.  Es un testimonio, pero también ficción y memoria imperfecta, tanto personal como colectiva, que se ve enmarcada y engloba una época oscura y trágica de nuestra Historia; un baile atroz en donde no pudo evitar bailar con la más fea, pero que llevó con toda la gracia y rebeldía de que era capaz. También encontramos su mirada y voluntad puesta en esa otra tierra torturada y oprimida que es Palestina, cuya historia traza extraños paralelismos.

Para quienes no conozcan a Ana Luisa, o para quienes no la conocemos tanto, es imposible decir o decidir qué partes son ficción.  Sí intuimos, en cambio, que las partes que más nos gustarían que fueran inventadas, son dolorosamente reales.

Si tenés la oportunidad, no te pierdas este libro. No vas a arrepentirte. No es un libro sobre política.  Es inevitable encontrarla en un libro que habla de las vivencias de una activista y militante de izquierda, pero no hay proselitismo, no hay superioridad, ni pregón. Solo Humanidad.  Esa es la palabra que estás buscando.

Miraat az-zaman (*)

Leí el libro Las cruzadas vistas por los árabes, del autor Amin Maalouf, basado en los escritos y testimonios de los historiadores y cronistas árabes de la época.  Va desde el año 1096 al 1291; casi dos siglos de idas, venidas, acuerdos, traiciones, actos nobles y salvajes masacres.  Es un documento fascinante que echa luz sobre un período de la Historia raramente visitado en esta parte del mundo.

Vuelve a maravillarme lo aterradoramente cortas que son las distancias en Oriente Medio  y el Asia Menor, cosa que salta pronto a la vista del lector, pues los viajes de una ciudad a otra plaza fuerte que se desea sitiar insumen apenas unos pocos días o incluso horas.

Pero no es de distancias geográficas que quiero hablar, sino de un par de fragmentos que me llaman la atención especialmente, a raíz de la historia moderna y actual de esa parte del mundo, asolada frecuentemente por las guerras y las matanzas que no conducen a nada más que a otras guerras y matanzas.

En 1146, Zangi se ve obligado a volver a Edesa, ya que Jocelin ha urdido un complot para matar a la guarnición turca.  En cuanto regresa a la ciudad conquistada, el atabeg toma las riendas de la situación, ejecuta a los partidarios del antiguo conde y, para reforzar el partido antifranco en el seno de la población, instala en Edesa a trescientas familia judías con cuyo apoyo puede contar incondicionalmente.

El 2 de octubre de 1187, Saladino entra victorioso a  la Ciudad Santa.  Al tomar Jerusalén los musulmanes guiados por Saladino, los ricos se dedican a vender sus casas, sus comercios o sus muebles antes de exiliarse y los compradores suelen ser cristianos ortodoxos o jacobitas que piensan quedarse.  Después se venderán otros bienes a las familias judías que instalará Saladino en la Ciudad Santa.

Los contextos no importan mucho en estos casos; tanto Zangi como el más conocido Saladino, cada cual en su época han combatido tanto a los infieles invasores francos como a las interminables intrigas de sus propias cortes, y también han confiado a familias judías puestos de gran responsabilidad, haciéndolos notables en algunas ciudades claves, una de ellas nada menos que Jerusalem.

No hay odio. No hay persecución.

Ya puestos, tampoco hay demasiada religión, que las más de las veces se utiliza como pretexto y soflama.  Los intereses, miedos y ambiciones personales fructifican en extrañísimas alianzas y horrendas traiciones.  El fanatismo, sobre todo al principio, por parte de los invasores francos, no deja títere con cabeza, llegando a extremos en que se saquean iglesias cristianas asesinando y violando a todo el mundo con tal de obtener botín y el tributo de la sangre.

El mundo islámico, por su parte, a la llegada de los primeros invasores francos, está inmerso en eternas luchas intestinas. Un patriarca o monarca muere y las guerras de sucesión se desatan antes de que se enfríe el cuerpo.  Los sitios y conquistas de ciudades vecinas se suceden a ritmo escalofriante; en ocasiones, parecería que tan solo medie el tiempo en que demore el vencido en reconstruir las máquinas de asedio.  Oriente Medio estaba compuesto por una miríada de pequeños feudos y ciudades estado sin cohesión ninguna, guerreando continuamente entre sí.  Lo árabes, propiamente dichos, prácticamente no gobiernan, estando el poder detentado por turcos, persas, kurdos, armenios, árabes de facto, pero no de hecho.

Los árabes, salvo cuando fueron reunidos y guiados por algún par de caudillos puntuales (por ejemplo el citado Saladino), fueron incapaces de ofrecer un frente sólido ante el invasor.  Antes bien, los esfuerzos de los más bienintencionados de ellos estaban minados por adelantado por la desconfianza y el cálculo político de sus potenciales aliados, que en ocasiones desembocaba en alianzas con los invasores contra aquellos con quienes deberían haber peleado codo a codo.

Los francos encontraron en ese estado de cosas las condiciones ideales para llegar, conquistar, consolidarse y establecerse en vastas zonas y puntos estratégicos. Guiados por unos pocos líderes fuertes cuya sucesión no tuvo muchas dificultades ni tropiezos, presentaron un frente unido contra el que se estrellaron los débiles y fragmentados intentos musulmanes durante bastante más de 100 años.

En definitiva, todo se reduce a lo de siempre: oro y poder, disfrazado de bonitas palabras y con una gran y afilada espada para respaldarlas.

El libro es fantástico, pera deja un gusto especialmente amargo; en mil años no hemos aprendido nada… apenas hemos refinado los medios.  Las ambiciones son las mismas, el desprecio por el otro es el mismo, el odio irracional es el mismo, la excusas son las mismas.

Mil años!  Y estamos exactamente en el mismo lugar. En el mismo.

Los actores son distintos, pero el sentimiento que embarga a Oriente Medio es el de una continua cruzada en sus tierras.  Un sentimiento que paralizó el desarrollo y avance de una cultura que hasta el siglo IX fue un faro de conocimientos y ciencia para todo el mundo.  A este respecto, es particularmente interesante el epílogo del libro.

La diferencia entre ayer y hoy, es que los cruzados, en lugar de ser enviados y animados por un hijo de puta en Roma, ahora lo son por un hijo de puta en Washington.

(*) Miraat az-zaman, El espejo del tiempo, es el título de un libro de historia universal publicado por un orador y cronista damasceno llamado Sibt Ibn al-Yawzi, allá por el 1200 y pico.  Nada… me pareció una linda ironía.

La Revolución Imposible, de Alfonso Lessa

Siempre tuve en el debe, agarrada a las tripas, la necesidad de conocer la Historia reciente del Uruguay.  Pero los libros que había visto estaban escritos por actores o simpatizantes de una u otra ideología.  Yo necesitaba una mirada que me resultara mínimamente ecuánime, desapasionada.  Que no ensalzara ni estigmatizara gratuitamente, que brindara información para poder hacer un análisis propio y sacar alguna especie de conclusión, sin tener la sensación de que me estuvieran adoctrinando en ningún sentido.

Este libro, creo yo, es de lectura necesaria para todo uruguayo con ideas políticas, sin que importe su filiación.

Los tupamaros y el fracaso de la vía armada en el Uruguay del siglo XX, reza el subtítulo.

Explora en detalle los motivos y causas que impulsaron a la guerrilla en Uruguay, cómo la lucha armada creció, llegó a una masa crítica, desembocó (o sirvió de pretexto) para la toma del poder por parte de los militares, por qué, a ojos del autor, estaba abocada al fracaso y cómo se llega al punto de quiebre, en el interior y el exterior del país.

El trabajo de Lessa, documental y de investigación, así como las entrevistas realizadas, conforma un documento que se siente como indispensable a pocas páginas de iniciado.

Dejo una reseña, de 2003, año de aparición de este libro, publicada en el diario La República.  El motivo es simple: el periódico, afín a la izquierda, califica los escritos de Lessa como

una plausible herramienta de debate sobre un fenómeno relevante de nuestro pasado reciente.

Alfonso Lessa aporta documentación y testimonios –algunos de ellos desconocidos– que proponen nuevos ángulos de análisis y discusión sobre un período histórico que conmovió al país y a la región.

Ese respeto en la apreciación de Hugo Acevedo, autor del artículo, a pesar de las discrepancias que pudiera tener a título personal con las ideas del autor, fue lo que me convenció de emprender esta lectura.  Una lectura que finalmente aporta luz sobre un tema fundamental.

Estimo que tiene que ser encarada con la mente lo más abierta posible, por lo que no voy a transcribir citas ni a exponer ideas, conclusiones o juicios propios, porque eso introduciría un sesgo totalmente innecesario, contradiciendo el primer párrafo.

Hay pasajes tristísimos, como siempre que nos confrontan con muertes y sacrificios reales.  Tanto más tristes y trágicos por tratarse de gente joven, en algunos casos, gurises.  Eso hace aún más necesaria su lectura, porque hay lecciones valiosas, desnudas allí.

Este libro, en la arbitraria y poco autorizada escala de 42, se lleva un 9 resplandeciente, el único, hasta el momento.

Historieteando

Historiando con historietas…

Historia de historietas…

Historietas de la Historia!

Eso es!  Historietas de la Historia.  Nuestra Historia.  Contada y dibujada por gente de acá.

El proyecto, esta estupenda iniciativa, se llama Bandas Orientales y tomé conocimiento de él gracias a Maco, con quien estuve charlando un ratito hoy.  Bandas Orientales es “oficial”; le tocó el número 124 dentro de los Proyectos Seleccionados en el marco del Bicentenario.  Felicitaciones!

La idea es, mediante una entrega mensual, narrar, con el comic como medio, los hechos acontecidos en el año 1811 en la Banda Oriental y que, proceso revolucionario mediante, culminaría en este invento, a medias maravilloso y a medias insufrible, que hoy conocemos como Uruguay.

De momento van publicados las primeras dos entregas:  El grito de Asencio, con guión y dibujos de Nico Peruzzo;  y  La llegada del Caudillo, con guión de Esteban Caballero y dibujos de Talthec.

Muy, muy buenos, la verdad.  Los guiones están muy bien y las viñetas son una maravilla.  Lo único que lamento es que sean tan cortitos.  Uno se envicia, cuando la pasa bien.

Si usté es gustoso, pase y vea qué lindas tolderías. 🙂

Memory Dump

  • Para quienes se encuentran con recetas hechas con cortes de carne vacuna de los que no tiene idea, acá van un par de enlaces con los gráficos de distintos cortes de carne de Uruguay (JPG) y Argentina (JPG), países carniceros por excelencia, más otros de España (WEB), Australia (PDF) y EE.UU. (PDF).  Porque siempre es muy bueno saber de qué corno nos hablan, cuando de carnes se trata.
  • Ya que estamos con la carne, una página muy interesante sobre cortes y desposte.
  • Y si tenemos la carne, por qué no el postre?  Una receta de brownies (en inglés, sorry), desde Stone Soup.
  • Cambiando radicalmente de tema, desde El Tao de la Física: Golpes en cámara lenta, puñetazos calzados con guantes de box.  Imperdible.
  • Desde El Último Libro: Un libro de poemas del México Antiguo.  Escritos por Netzahualcóyotl a mediados del siglo XIV.  El chabón tiene una historia tremenda.  Algunas de las poesías tienen una suerte de inocencia que conmueve.
  • También desde El Último Libro, tomo contacto con “Historia de los Bombardeos”, de Sven Lindqvist.  Un libro cuyo primer capítulo tiene por título: ¡PUM, ESTÁS MUERTO!.  Promete mucho y le dedicaremos una meditada lectura.
  • Ya que estamos leyendo, Bella nos recomienda a Bioy Casares y su “Durmiendo al Sol”.  Me llamó tanto la atención el cambio de frente, que le voy a hacer un d’entre a este libro.

Ya.  Alimento para el cuerpo y el espíritu.  Qué más querés?