Archivo de la etiqueta: Película

Blade Runner 2049

¡Qué fotografía! ¡Qué audio! ¡Qué ausencias de audio! ¡Qué belleza Ana de Armas!

Dos horas y media de una película que me resultó, por momentos al menos, bellísima, y que en cuanto terminé de verla me dieron ganas de mirarla de nuevo. Hay poesía e incluso algo que parece ternura en ciertas escenas violentas en que uno no pensaría toparse con algo así.

La historia está bien, que para una secuela de “20 años después” y para las expectativas que había no era tarea fácil. El elenco es gigante y las actuaciones están bien, incluso el papel de Leto es aceptable.

Tiene ratos lentos por demás, para matizar un poco, y una buena dosis de jóligud para hacerla más pochoclera, supongo. Los efectos visuales son alucinantes y los silencios caen directamente en lo mágico. Los silencios de Blade Runner son épicos. La escenografía es perfecta. La puesta en escena resuena a una frecuencia directamente conectada con el glorioso Electric State de Simon Stålenhag, y sabe captar el ambiente de su predecesora incluso con luz y sin lluvia. Lo Opresivo es omnipresente.

Y Ana. Si necesitaras algo más, que no vas a necesitarlo, Ana está más buena que comer con las manos.

Hablando de Ana, si hay algo que me descoloca en esta película son los personajes femeninos. Se siente como si alguien, un tipo, que siempre escribió los típicos papeles femeninos estereotipados hubiera tratado de volverse feminista medio de apuro; como que las minas no llegan a despegar, ninguna de las cinco.

El final, para no decepcionar y fiel a la historia original, no puede ser más abierto.

Como comentario final, me apenan dos cosas: la baja taquilla a nivel mundial, que puede llegar a condicionar una tercera entrega, que creo que argumentalmente podría darse ya que hay material de sobra, y que no hay escena poscrédito… o sea que no están pensando en una tercera. Me encantaría seguir esta historia.

 

Anuncios

Expectativas vs Realidad: The Dark Tower (película)

Ayer de tarde, de camino a casa, me compré una bolsa de papitas Manolo de este tamaño, bien aceitosas, más unos palitos de queso. Llegué, me saqué la ropa del trabajo, me puse algo bien cómodo, me serví un buen farol espirituoso, enchufé el pendrive al USB de la tele y, apoltronándome, me dispuse a disfrutar de la versión en HD que tenía casi recién descargada de The Dark Tower, la adaptación al cine del primer volumen de la alucinante saga de Stephen King: La Torre Oscura.

Tenemos a un Hombre de Negro interpretado por Mathew Mcconaughey y a un Roland interpretado por Idris Elba, lo que da esperanzas. También tenemos una adaptación de una obra enorme, con los riesgos que acarrea, y críticas poco alagüeñas que matizan las expectativas.

Aquí habitan espoilers

La película empieza relativamente bien, aunque con grandes reservas. Tenemos la licencia de ver la Torre bajo ataque casi desde el principio, cosa necesaria, supongo, para presentar tanto al villano como aquello que protege el bueno. Pero atacar la Torre ya de por sí es un pésimo comienzo. La Torre nunca está bajo ataque. Se atacan los haces que la sostienen. Primer punto. Y luego lo tenemos a Jake, con sus sueños y visiones… que deberían aparecer en el libro tercero.

O sea que la película se salta todo el primer acto del libro y parte del segundo, con el pistolero en Tull, su camino por el desierto y el encuentro con Jake. Esta narrativa sigue resultando aceptable, incluso aunque se extrañe el Hey Jude, pero no deja de ser todo muy raro. Hay guiños a otras novelas (It, Corazones en la Atlántida, El Resplandor, etc) que en general están bien y en un par de ocasiones dan pautas importantes. Hasta la mitad, aproximadamente, podría decirse que vamos relativamente bien. Pasable. Con una esperanza de que la película se salve de ser el fiasco que parece que es.

Y luego se va todo a la mierda. Primero porque no aparece una sola rosa. Ni una. ¡Por Gordjazz, la Torre aparece entre las nubes! ¡Hijos de puta! ¿Dónde se ha visto La Torre entre nubes? La Torre va en medio de un campo de rosas. Punto. Era lo mismo hacer ese bolazo entre nubes que ubicarla como el MEV manda entre rosas rojas. ¡Lo mismo! ¡Por la misma plata! ¡Y respetaban la historia! ¡Soretes!

La película sencillamente se salta partes importantes de la historia. No se dice quién es El Rey Carmesí, ni quiénes son los “pellejudos” (Can Toi y Taheen), ni qué es el Dixie Pig (que tendría que aparecer mucho más adelante), de dónde sale esa casa abandonada, quiénes carajo son los Manni (donde está la vidente), ni qué carajo es Algul Siento (destino 1408?), esa especie de pirámide en la meseta donde están los Disgregadores (los pendejos que se usan para romper los Haces que sostienen la Torre). También falta una introducción a la tecnología del Mundo Medio, qué es el Mundo Medio y un montón, UN MONTÓN de datos importantes para ENTENDER qué carajo está pasando. Todo eso llega con el devenir de la historia, pero no así. Hay tantas cosas traídas de los pelos y enchufadas a lo guapo que no me da la mente para recordarlas todas, como esa mención a Eld y la espada Excalibur, salida de contexto y sin que aporte nada. Montones y montones de cosas. Delah!

Si leíste los libros de La Torre Oscura podés entender lo que está pasando. Si además ya leíste Eso y Corazones en la Atlántida quizás entiendas por qué. Pero tal como está presentada la película, con su secuencia de eventos que saca escenas de casi cada una de las 7 novelas que componen el cuerpo principal de la obra, es una mescolanza insoportable. No hay coherencia, ni ritmo narrativo, y ciertamente se han retorcido un montón de conceptos. Básicamente pusieron un montón de carros uno delante del otro y todos los bueyes al final y mirando hacia el lado contrario.

El final es un chijete. Tan chijete que ni hay una escena poscréditos… solo un silbido. Tengo el palpite de que va a quedar todo en agua de borrajas. Y para seguir así, mejor, mirá. Después de esperar durante tanto tiempo, fue una decepción inmensa.

No puedo creer que hagan ese tipo de películas, en donde tiran plata a lo imbécil como si no hubiera un mañana y parecería que no se pararan un minuto a pensar en la puta historia que están contando.  ¿Qué mierda me están contando, loco? ¡Algo sin pies ni cabeza! No puedo creer que Stephen King haya dado el visto bueno para este mamotreto.

Y encima, como si todo lo anterior fuera poco y de manera imperdonable, desperdiciaron una de las mejores aperturas de la literatura:

El hombre de negro huía a través del desierto, y el pistolero iba en pos de él.
El desierto era inmenso, la apoteosis de todos los desiertos, y se extendía bajo el firmamento en todas direcciones, como una eternidad. Blanco, cegador, reseco, desprovisto de cualquier rasgo distintivo salvo por la tenue silueta brumosa de las montañas recortadas en el horizonte y por la hierba del diablo, que producía dulces sueños, pesadillas y muerte. Alguna que otra lápida señalaba el camino, pues el borroso sendero que serpenteaba sobre la gruesa corteza alcalina otrora había sido una carretera. Por allí habían pasado diligencias y bigas. Desde entonces, el mundo se había movido. El mundo se había vaciado.

Menos mal que tenía Blade Runner (la original) para sacarme el regusto amargo.

Cine: The Hateful 8

Tenés que verla en el cine.  La octava película de Tarantino, filmada en un formato que llega desde los años 60, con la música del inmortal Morricone y un elenco estratosféricamente bueno, es imponente.

La banda de sonido es, sencillamente y pidiéndole prestada la expresión a María Luisa, majestuosa.  Tan enorme como los amplios panoramas mostrados.  Un gran angular repleto de detalles y primeros planos.

La fotografía es perfecta, casi poética, el color, el grano, la cadencia, la puesta en escena, la luz.  Marea.

Muchos monólogos geniales.  Las actuaciones y personajes encarnados, son bestiales.  La historia, violenta y vil (aunque no tan violenta ni vil como la presentada en Django) es una amalgama fabulosa, como solo Tarantino puede lograr.

Tensiones raciales y los resabios de la recientemente finalizada guerra civil, se juntan con una especie de historia detectivesca, algo de suspenso, otro poco de humor ácido y macabro, y un montón de personajes malvados.  Son todos malos.  No hay bondad en esta película, o sí, pero, es erradicada rápidamente a fin de darle lugar a todo lo despreciable para que campe a sus anchas.

No es tan violenta como me habían comentado.  A ese respecto, Django es mucho más violenta y explícita; esta puede ser un poco más grotesca, pero no más violenta ni descarnada.  Uso tanto la comparación con su anterior entrega, porque ambos son westerns y porque está muy fresca en la memoria y el imaginario popular.

Con Los 8 odiosos me sucedió algo similar, incluso en mayor medida, a lo que experimenté con Django: al final de la película quedé con gusto a poco, o mejor dicho, sin saber qué pensar a ciencia cierta; solo al otro día, hoy, las ideas, impresiones y sentimientos empiezan a asentarse.

La historia en sí es pequeña, concentrada y lineal: un caza recompensas lleva a una prófuga a ser juzgada (y colgada), pero una tormenta de nieve lo obliga a compartir diligencia y alojamiento en una aislada posada con otros viajeros, unos viajeros sospechosos con los cuales cualquier precaución es poca; alguien puede tener la idea de liberar a su prisionera y él quiere asegurarse de que eso no suceda.  La película se desarrolla a partir de esta premisa, de la que no voy a dar detalles.  El final es muy poco convencional… incluso para Tarantino.

No está mal.  La sumatoria la favorece, aunque no sea una gran historia.

Película: Warrior

WarriorMuy buena peli del 2011.  Con un Tom Hardy recio y atormentado (el mejor Hardy) y un Nick Nolte a medias destruido por la culpa y la bebida y un Joel Edgerton que hace lo que puede pero que Se-La-Banca.

La historia en sí no es tan innovadora, familia separada y con problemas se vuelve a encontrar, que no reunir, en circunstancias difíciles.  Luchas e historias de superación.  Nada novedoso, como Rocky, o quizás El Luchador, pero con luchas MMA en lugar de boxeo.

Lo que marca la diferencia, creo yo, son las actuaciones, intensas, sólidas.  Nick Nolte recitando a Mellvile está gigante, trágico, maravilla.  Hardy está macizo, salado tanto física como mentalmente.  Y Edgerton tiene un personaje de esos más trillados, pero muy bien llevado, atrapado entre una roca y un lugar duro, como cantan los Rolling.

Linda de ver, a pesar del final, medio cantado y trunco, a mi parecer.

42 necesita tu ayuda!

Más que tu ayuda!  NECESITAMOS TU DINERO, Pequeño Demente!  O sea, no taaanto dinero.  Unos 10.000 Euros.  No por cabeza!  Por el MEV, no!  Cinco Euros… de ahí para arriba.  Si querés colaborar con 1.000 Euros, todo bien, pero 5 serían una gran colaboración… no tan grande como 1.000, pero todo sirve.

Porque, qué son cinco euritos hoy en día?  Una miseria!

Ahora que ya pasó el mal trago causado por la impresión de que te pidamos plata descaradamente, así de buenas a primeras y sin siquiera decir buenos días, te explico para qué queremos 10.000 Euros.

El tema es así: 42 se ha involucrado en una nueva película!  No tan integralmente como con La Receta, pero sí de manera bastante cercana.

La película se llama(rá) Vorágine. Un thriller psicológico muy intenso co-escrito y producido por Claire Cousin, una flaquita macanuda muy cercana a nuestra casa, honrada y pastafari, y por quien quebramos tres lanzas y media. Además, la peli también está co-escrita y dirigida por Óscar Estévez, el guionista de la famosa La Casa Muda.

El dinero que podamos juntar, la meta es una cifra cercana a los 10.000 Euros, será utilizada para el puntapié inicial, consistente en realizar las primeras movidas en cuanto a alquiler de medios técnicos, transporte, catering, alojamientos, atrezzo, vestuario, maquillaje, etc.

La rejuntada de plata se hace a través de Verkami, una plataforma de crowdfunding, una manera de financiar proyectos  creativos mediante pequeños aportes individuales.  Es por eso que te necesitamos a VOS, sí a VOS, querido individuo, querida individua!

Como reconocimiento y recompensa, los colaboradores reciben algunas prebendas que van en relación directa con su aporte; desde un agradecimiento en la web y un pase para ver el estreno on line, hasta aparecer en los créditos, entrada al estreno comercial en cines de la peli, acceso a material exclusivo, un pack DVD o Blu Ray para coleccionistas y hasta la asistencia a uno de los días de rodaje.

Todo comprendido, entonces?  Bien!

Podés saber más y efectuar tu colaboración desde el Proyecto Vorágine en Verkami.

También podés seguir el desarrollo de la peli en Facebook y Twitter.

Actualización:

  • Como dijo Confucio: DIFUNDE LA PALABRA!
  • Verkami, en este caso al menos, procesa las transacciones por intermedio de un banco en España, por lo que es necesario una tarjeta internacional.  La producción está buscando la manera de solucionar el pequeño inconveniente de tener gente que quiere colaborar pero no posee tarjeta internacional.  Todo se andará!

Entropía, viajes en el tiempo y posibilidades

El tiempo siempre fue (ha sido – es -) una especie de obsesión para mí.  Su llegada, su paso, su fugaz permanencia que a veces se siente como una eternidad.  Cómo nos cambia, cómo hay cosas que siguen igual y cómo nos afecta a nosotros y a quienes están a nuestro alrededor.  Cómo hay cosas que lo resisten y cómo hay otras que rinden su sustancia mansamente a su Majestad.  También, cómo no, la memoria ocupa un lugar importante, al igual que la muerte, lo mismo que las coincidencias, o quizás convergencias, de distintos sucesos, cosas y gentes en un instante determinado; a veces la convergencia es exacta y parece magia, a veces está ligeramente desfasada y se va todo al carajo, como un compás discordante en una sinfonía.  O como cuando tirás el manotazo para agarrar una taza que se está cayendo y por un instante parece que sí, que vas a lograr atajarla, pero apenas podés rozarla con la punta de los dedos y no tenés otra que ver cómo se hace percha contra el suelo.

Esa obsesión suele emparejarse con los afectos, tendiendo redes y hebras y tramas que van tocando a uno y a otra, entrelazándose y bifurcándose para formar intrincados patrones.  Con gentes que vienen y van y se quedan más o menos tiempo, lo mismo que los sentires, que cambian, se arraigan o emprenden vuelo cuando les llega el turno, obedeciendo a causas que muchas veces van más allá de la razón o las simples ganas y deseos.

Me llaman la atención, entonces, aunque no debería, luego de lo que acabo de escribir, las dos últimas películas que vi: Mr. Nobody y The Time Travler’s Wife.  Me llaman la atención porque, junto a Inception, son películas que se mueven por mis obsesiones, pero que elegí sin tener idea de qué iba a encontrarme.

Mr. Nobody.  Adoro las películas en que no entendés un carajo de lo que está pasando hasta el último par de minutos.  Porque ese es exactamente el caso en esta película.  Y luego CLICK! y todas las piezas caen no ya una detrás de otra, sino todas a la vez y en su posición correcta y te hacen abrir la boca de asombro y palpitar la cabeza con ideas del tipo “y por qué carajo no pudo habérseme ocurrido a mí, semejante disparate!”.  Al igual que en Inception, la historia de Mr. Nobody juega con la realidad, aunque no ya desde el punto de vista de los sueños.  Tiene una fotografía y unas escenas y planos muy buenos (algunos son increíbles), que a su manera lucen mucho más que los vistos en Inception quizás por la falta de efectos especiales.  Aunque en realidad no sé por qué comparo ambas historias, ya que el único punto en común que tienen, es que además de jugar con la realidad (aunque desde puntos de vista totalmente distintos), las dos tienen un manejo del tiempo muy particular.  Es simplemente hermoso, cómo el tiempo avanza y retrocede y se mezcla, flexible y maleable.  Aquí, también se maneja abundantemente uno de los conceptos más queridos de 42: la Entropía.  A morir.

Tienes que hacer la elección correcta.  Mientras no escojas, todo es una posibilidad

Está muy buena, y tiene una banda de sonido chiquita pero efectiva, así que si estás dispuesto o dispuesta a no cuestionarte demasiado en serio lo que pasa, hasta los últimos dos minutos, te dejo el torrent y los subs en Español (aunque estos subtítulos en particular no están tan bien traducidos como podría desearse, por lo que quizás te convenga probar con estos otros de ArgenTeam).  En particular me gustó porque de alguna manera es muy parecida a la manera en que trabaja mi cabezota… pero en la peli tiene onda 😉

La otra película es The Time Traveler’s Wife.  Rompe con algunas convenciones (por ejemplo eso de que tu yo del futuro no puede encontrarse con tu yo del pasado) y tiene un encare que me resulta original y me animo a decir que bastante ingenioso, pero si sos un tipo, tiene una pequeña contra:  el título es engañoso, ya que sí, puede traducirse como “La Esposa del Viajero en el Tiempo”, pero la palabra clave es “esposa”.  El viajero en el tiempo es el amalgamante, nexo y esalabón (o eslabones) de una historia que en realidad es una película para minas.  En mi caso zafa porque se mueve muchísimo por la segunda de mis obsesiones, así que la miré con bastantes ganas… pero no deja de ser una película de minas, a pesar de los viajes en el tiempo.  Tiene, además, unas camaritas y una imagen muy buena.  Este es el torrent y los subs en español.

Hay otras distribuciones, claro está, pero estas son las que terminé bajando y creo que ambas se ven con muy buena calidad.

La Receta: Críticas

Bueno, pasó el estreno.

A continuación te dejo algunas críticas.  Una de cada una: desde el éxtasis sin medida (jiji… se pasaron para el otro lado!), al odio con flagrante mala leche, pasando por una crítica que parece meditada, con sus pros y sus contras.

El Timón

La República

EL PAIS

No voy a hablar del contenido de las críticas.  Como con toda película, está quien se fascina, quien la detesta y los puntos intermedios que quieras.  Todas las opiniones son válidas y se agradecen las negativas, porque es con esas que se crece y se corrigen errores.

Sin embargo, una cosa no quita la otra.  Dad a César lo que es de César, como decía Mateo.

Al Sr. Segura, responsable de la crítica aparecida en El País… ufff… si no sos capaz de extraer la información correcta cuando la ves escrita (la Fotografía fue realizada por el Sr. Edgardo Urrutia, que bien se merece la mínima deferencia de que escribas su nombre), poco puede esperarse que hagas con algo sobre lo que tenés que pensar para interpretar.

Al Sr. Acevedo, quien rubrica la crítica de La República tengo tres cosas para decirle, mínimas:

Uno: qué es eso del día del reencuentro?  Miramos la misma película o un aviso de cerveza Quilmes?
Dos: qué es esa foto horrenda? Nosotros nos matamos para tener una iluminación digna, la famosa ” factura técnica” como amablemente indica usted, con un Gaffer como Federico Álvez que hizo lo posible y lo imposible para conseguirla con los medios con que contábamos, y vos ponés un flash reventando contra una imagen cualquiera, que por cierto no tiene NADA que ver con la peli.  Muy feo.
Tres (dirigida primeramente al Sr. Segura): Urrutia, Edgardo Urrutia; ese es el nombre de nuestro Director de Fotografía.  Álvez, Federico Álvez; ese es el nombre de nuestro Gaffer.  Ambos son profesionales probados que bien se han ganado el derecho a que los llamen por su nombre de la manera correcta.