Archivo de la etiqueta: Stephen King

Expectativas vs Realidad: The Dark Tower (película)

Ayer de tarde, de camino a casa, me compré una bolsa de papitas Manolo de este tamaño, bien aceitosas, más unos palitos de queso. Llegué, me saqué la ropa del trabajo, me puse algo bien cómodo, me serví un buen farol espirituoso, enchufé el pendrive al USB de la tele y, apoltronándome, me dispuse a disfrutar de la versión en HD que tenía casi recién descargada de The Dark Tower, la adaptación al cine del primer volumen de la alucinante saga de Stephen King: La Torre Oscura.

Tenemos a un Hombre de Negro interpretado por Mathew Mcconaughey y a un Roland interpretado por Idris Elba, lo que da esperanzas. También tenemos una adaptación de una obra enorme, con los riesgos que acarrea, y críticas poco alagüeñas que matizan las expectativas.

Aquí habitan espoilers

La película empieza relativamente bien, aunque con grandes reservas. Tenemos la licencia de ver la Torre bajo ataque casi desde el principio, cosa necesaria, supongo, para presentar tanto al villano como aquello que protege el bueno. Pero atacar la Torre ya de por sí es un pésimo comienzo. La Torre nunca está bajo ataque. Se atacan los haces que la sostienen. Primer punto. Y luego lo tenemos a Jake, con sus sueños y visiones… que deberían aparecer en el libro tercero.

O sea que la película se salta todo el primer acto del libro y parte del segundo, con el pistolero en Tull, su camino por el desierto y el encuentro con Jake. Esta narrativa sigue resultando aceptable, incluso aunque se extrañe el Hey Jude, pero no deja de ser todo muy raro. Hay guiños a otras novelas (It, Corazones en la Atlántida, El Resplandor, etc) que en general están bien y en un par de ocasiones dan pautas importantes. Hasta la mitad, aproximadamente, podría decirse que vamos relativamente bien. Pasable. Con una esperanza de que la película se salve de ser el fiasco que parece que es.

Y luego se va todo a la mierda. Primero porque no aparece una sola rosa. Ni una. ¡Por Gordjazz, la Torre aparece entre las nubes! ¡Hijos de puta! ¿Dónde se ha visto La Torre entre nubes? La Torre va en medio de un campo de rosas. Punto. Era lo mismo hacer ese bolazo entre nubes que ubicarla como el MEV manda entre rosas rojas. ¡Lo mismo! ¡Por la misma plata! ¡Y respetaban la historia! ¡Soretes!

La película sencillamente se salta partes importantes de la historia. No se dice quién es El Rey Carmesí, ni quiénes son los “pellejudos” (Can Toi y Taheen), ni qué es el Dixie Pig (que tendría que aparecer mucho más adelante), de dónde sale esa casa abandonada, quiénes carajo son los Manni (donde está la vidente), ni qué carajo es Algul Siento (destino 1408?), esa especie de pirámide en la meseta donde están los Disgregadores (los pendejos que se usan para romper los Haces que sostienen la Torre). También falta una introducción a la tecnología del Mundo Medio, qué es el Mundo Medio y un montón, UN MONTÓN de datos importantes para ENTENDER qué carajo está pasando. Todo eso llega con el devenir de la historia, pero no así. Hay tantas cosas traídas de los pelos y enchufadas a lo guapo que no me da la mente para recordarlas todas, como esa mención a Eld y la espada Excalibur, salida de contexto y sin que aporte nada. Montones y montones de cosas. Delah!

Si leíste los libros de La Torre Oscura podés entender lo que está pasando. Si además ya leíste Eso y Corazones en la Atlántida quizás entiendas por qué. Pero tal como está presentada la película, con su secuencia de eventos que saca escenas de casi cada una de las 7 novelas que componen el cuerpo principal de la obra, es una mescolanza insoportable. No hay coherencia, ni ritmo narrativo, y ciertamente se han retorcido un montón de conceptos. Básicamente pusieron un montón de carros uno delante del otro y todos los bueyes al final y mirando hacia el lado contrario.

El final es un chijete. Tan chijete que ni hay una escena poscréditos… solo un silbido. Tengo el palpite de que va a quedar todo en agua de borrajas. Y para seguir así, mejor, mirá. Después de esperar durante tanto tiempo, fue una decepción inmensa.

No puedo creer que hagan ese tipo de películas, en donde tiran plata a lo imbécil como si no hubiera un mañana y parecería que no se pararan un minuto a pensar en la puta historia que están contando.  ¿Qué mierda me están contando, loco? ¡Algo sin pies ni cabeza! No puedo creer que Stephen King haya dado el visto bueno para este mamotreto.

Y encima, como si todo lo anterior fuera poco y de manera imperdonable, desperdiciaron una de las mejores aperturas de la literatura:

El hombre de negro huía a través del desierto, y el pistolero iba en pos de él.
El desierto era inmenso, la apoteosis de todos los desiertos, y se extendía bajo el firmamento en todas direcciones, como una eternidad. Blanco, cegador, reseco, desprovisto de cualquier rasgo distintivo salvo por la tenue silueta brumosa de las montañas recortadas en el horizonte y por la hierba del diablo, que producía dulces sueños, pesadillas y muerte. Alguna que otra lápida señalaba el camino, pues el borroso sendero que serpenteaba sobre la gruesa corteza alcalina otrora había sido una carretera. Por allí habían pasado diligencias y bigas. Desde entonces, el mundo se había movido. El mundo se había vaciado.

Menos mal que tenía Blade Runner (la original) para sacarme el regusto amargo.

Anuncios

Últimas lecturas de 2013

El 2013 ha sido un año muy prolífico en cuanto a lecturas.  Autores y temáticas nuevas.  Aproximaciones desde ángulos distintos a viejas cuestiones.  Reencuentros con viejas lecturas olvidadas. Un poco de todo.  Lindo.  Satisfactorio.  Ahora en unos días cuelgo la lista y los libretes disponibles.

Los últimos 2 libros de este año difieren bastante entre sí:  una recopilación de cuentos de dos libros anteriores llamada Los Muertos / Aguas Salobres, de Mario Levrero, uno de los mejores escritores uruguayos de todos los tiempos a mi humilde juicio; y Doctor Sueño, una de las últimas novelas de Stephen King, cuyo protagonista es John Daniel Torrance, el niño de su famosa y escalofriante novela El Resplandor.

Levrero, con su estilo e inventiva maravillosa nos sumerge en mundos irreales, donde pasan cosas inexplicables, casi mágicas, y de las que uno no cuestiona nada hasta bastante después de terminada la lectura.  Es una experiencia inmersiva.  En ese momento, todo lo que hacen los personajes, todo lo sucede, si no lógico, es totalmente inevitable.  Por qué se retira el mar y qué impulsa a la gente a abandonar todo y encaminarse ciegamente por ese nuevo desierto recién creado?  No importa en realidad, porque te vas con ellos, no se sabe a dónde o buscando qué, con ganas de ponerte a llorar en ocasiones, al verlos tan desvalidos y solos y locos y desesperados.  O también, cómo puede crear una historia a partir de un envoltorio de caramelo que se le queda pegado en un dedo y en los últimos dos párrafos darle ese giro alucinante?

Luego tenemos a King, que retoma uno de sus más emblemáticos personajes, treinta años después de los sucesos del Hotel Overlook.  Vemos en qué se ha convertido Jack y la forma en que lidia con su esplendor.  Con flashes retrospectivos nos enteramos de cómo fue su vida después de la atroz experiencia con su padre en el maldito hotel, todo entremezclado con lo precario y sórdido de su presente.

Vemos aparecer al Mal, también, delineado con la vieja fórmula inquietante que hace que se te paren los pelos de la nuca mientras vas leyendo.  Y nos preguntamos a dónde no estará llevando el autor y si podremos soportarlo.

Y hasta ahí parece un libro de puntaje 7 u 8… pero luego la historia sigue y se ve un poco edulcorada.  Se aliviana mientras evoluciona.  Se ve descafeinada.  Por momentos se parece a Ojos de Fuego.  Es como la eterna lucha entre el Bien y el Mal tiene unos personajes tan “paranormales” que dejan de ser especiales para convertirse en una competencia de potencias.

Sin embargo hay chispazos.  Pequeñas cosas.  Situaciones al pasar.  De esas que recuerdan al King más hardcore.  Esas cosas que tocan los botones justos del pánico y te hacen cerrar el libro y mirar para todos lados.  Esas cosas que te hacen parar la lectura y pensar alguna tontería, a ver si riéndote podés convencerte de que lo que asoma del ropero no es otra cosa que un juego de sombras y no una mano con dedos retorcidos terminados en garras afiladas… solo una sombra caprichosa.  Nada más que eso.  Está todo bien.  Dejá el libro un ratito y servite un jugo.  Eso es.  Todo bajo control.

Pero son solo chispazos, lamento decirlo.  No esa cosa desenfrenadamente demente hilada con maestría de El Resplandor, que te acompañaba durante el día y por las noches y en sueños y hasta semanas y meses después de leerlo.  Es por esa tibieza, a pesar de que es una historia ágil y amena y con sentido dentro de lo que es una secuela, que Doctor Sueño solo se lleva un 6; y es por esos chispazos que no se lleva un 5.

Feliz cumpleaños, Rey

De alguna manera, siempre me he sentido atraído hacia las historias, particularmente las cosas de la vida diaria.

Tuve una idea maravillosa para una historia llamada “Baño de mujeres”, que es el único lugar al que Superman no puede entrar.  Iba a transcurrir en un aeropuerto y comenzaría con este tipo y su esposa que van a tomar un avión.  “Querido, tengo que usar el baño”, dice ella, que entra y no vuelve a salir. Y al ratito llega otra pareja y ella va al baño y no vuelve a salir, y los dos tipos están ahí afuera, tipo “¿y ahora qué hacemos?”

Y yo quería hacer que todos estos hombres se reunieran, pero nunca pude averiguar qué es lo que sucedía en el baño de mujeres, así que no los reuní nada.

tumblr_mkprl223yM1qe5cn6o8_250Y qué le vas a hacer?

Feliz cumpleaños, Stephen King!

Vía The Queen is not amused… but i am

Las bodas de Fígaro en el cine, las letras y la música

Los libros y películas con los que he tenido contacto han influenciado bastante mi mundo musical, expandiéndolo y descubriéndome nuevos horizontes y territorios para explorar.  Territorios a los que tal vez no hubiera llegado nunca, de no haber sido por un comentario leído por aquí, o un compás escuchado más allá.

En este caso todo comenzó con una historia que forma parte de un libro.  La historia se llama The Shawshank Redemption, escrita por Stephen King.  Ese cuento, dio lugar a una espectacular película, muy fiel a la historia original, cuyo nombre en español por estas partes del mundo se cambió a Tiempos de Libertad, con Tim Robbins y Morgan Freeman.  Es la historia de un gerente de banco acusado falsamente de matar a su esposa y su amante (de ella), que va a parar a una cárcel bastante dura, con un personal bastante sádico.  Entre otras cosas y líneas argumentales, el chabón, para pasar el tiempo, escribe cartas al senado pidiendo libros para ampliar la biblioteca de la prisión. Cuando finalmente le dan bola, entre los libros también se encuentra un disco de vinilo que el protagonista se pone a escuchar utilizando la bandeja del director de la prisión… la música es tan linda, que no puede evitar acoplar el sonido al sistema de altavoces inundando el complejo de notas.  El mejor amigo del protagonista, cuya voz en la película narra gran parte de la historia en off, dice de ellas:

Hasta hoy no tengo ni idea de qué estaban cantando esas italianas. La verdad, ni quiero saberlo. Hay cosas que es mejor no saber. Prefiero pensar que era algo
tan hermoso que no puede expresarse, y te hace sufrir por eso mismo.
Esas voces se elevaban a una altura y lejanía que nadie osa soñar en un lugar gris. Era como un hermoso pájaro aleteando en nuestra jaula que hizo derretir esos muros. Y por un brevísimo momento todos en la prisión se sintieron libres.

Historia aparte, la música es realmente hermosa.  Es la décima escena del tercer acto de Las bodas de Fígaro [wikipedia, con línea argumental en español]: Duettino: “Che soave Zeffiretto”, o “Su l’aria”

La música está compuesta por Wolfgang Amadeus Mozart y el libreto, escrito a pedido de Mozart, lo produjo Lorenzo da Ponte (de cuyo nombre no tenía ni idea).  Esta versión es interpretada por el Coro y Orquesta de la Ópera Alemana de Berlín, bajo la dirección de Karl Böhm.  Es una Opera buffa (una ópera con tema cómico) basada en el libro escrito por Pierre-Augustin de Beaumarchais, y es la continuación de los hechos relatados en El barbero de Sevilla.  La historia original es bastante crítica con la política y el orden social de la época (finales de 1700) por lo que fue prohibida su representación en teatro.  Por este motivo da Ponte la suavizó un poco para poder obtener permiso para presentarla como ópera.  El argumento en sí es bastante gracioso, lo mismo que las situaciones en que se ven envueltos los personajes.  La música y las voces, escuchadas como otros tantos instrumentos, es maravillosa.

Lo interesante de la ópera… bah!  Si llegaras a encontrar interesante a la ópera, es saber qué corno se dice en ella.  En este caso está en italiano, bastante “escuchable”, pero del que no entiendo gran cosa.  Así que después de mucho buscar, pude encontrar la traducción del libreto del italiano al español.  Es muy buena!

Así que bien, vamos a la parte más jugosa de la entrada: regalos para todos! A continuación te dejo:

  • Y si REALMENTE te gusta Mozart, una página con más de 180 CDs en mp3 [unos 14 GB].

Y ya ‘ta… qué más querés!  42 multimedios!  Para la dama y el caballero, para niños y perritos, y para las plantas.  Las plantas enloquecen con Mozart.