Tiranos Temblad: Especial Verano 2015

Una de las entregas más impactantes que he visto de este ciclo maravilloso de “periodismo verdad”

Lo mismo que hacemos todas las noches, Pinky! /54

Las dos caras de la moneda:

Brutalidad:

—Precisás cigarrillos, Boss? —pregunta uno de los choferes entrando a la oficina.

—No, gracias.  Compré hace un rato.

—Ah, bien.  Convidame con uno entonces!

—…

Delicadeza:

—Vos podés caminar, R?  —le pregunta El Boss a uno de los choferes que está con lumbalgia y llegó a saludar.

—Sí, puedo.  Es más, me alivia muchísimo.

—Bien, entonces, podrías ir hasta el almacén de acá a la vuelta y comprarme dos paquetes de puchos?

Y aquel que bien se enpisque, buen borracho será

De los creadores de:

Y aquel que bien se enceviche, buen encevichador será

Llega una nueva entrega; esta vez presentando a nuestra flamante estrella Pisco Sour!

El Día del Pisco Sour se celebra el primer sábado del mes de febrero, pero siempre es primer sábado de febrero cuando se tienen ganas de tomar pisco sour!

Lo primero es contar con un pisco de buena calidad.  A mejor calidad de pisco, menor intensidad de resaca.  Ecuación justita.

Un poco de clara de huevo, fresca.  Fundamental que sea fresca.  De una clara de huevo salen cerca de tres bebidas.  Un poco de jarabe de goma (un almíbar espeso hecho a partes iguales de agua y azúcar y hervido durantes unos minutos).  Se necesitan más o menos 20 ml de agua y 20 gramos de azúcar por ración, aproximadamente.  Jugo de limón recién exprimido, en donde de un limón normal sale jugo como para tres bebidas.  Un poco de hielo.  Un lugar donde batir, ya sea coctelera o licuadora.  La coctelera te da la sensación de glamur… pero la licuadora te permite sacar pisco sour como churros!

Entonces, tres medidas de pisco (onzas), una de jarabe de goma (ya frío), una de jugo de limón, una de clara de huevos, dos cubitos de hielo y batir (mezclar) enérgicamente en coctelera o licuadora durante 8 a 10 segundos.  Ni más ni menos.  Colar sin tardanza para que no se ahogue el trago en el agua del hielo y servir en copas previamente enfriadas, para que el calor de la mano no caliente la bebida.

El primero va a parecer un poco fuerte, quizás.  El segundo resultará sencillamente delicioso.  El tercero… bueno, a quién carajo le importan los detalles, no?

Se puede adornar con una rodajita de limón (o lima) y aromatizar la espuma de la clara con unas gotas de amargo de Angostura (no más de 2 o 3).

Hay recetas en donde se usan cuatro onzas de pisco, por una de cada uno de los otros ingredientes, pero queda fuerte como una patada en la cabeza… y los efectos son similares.  Así que nada, va en gustos.

El complemento ideal para el ceviche y un aperitivo excelente.

Y como no puede ser de otra manera, recuerda lo que dijo Confucio, tipo versado en infinidad de temas:
Un Pihco Soul, é má que suficeente!  No se plecisan tlé! No sea cablón!

Ya!  Aperitívate con alegría y viva Perú!

Hey! María Luisa!!

A vos, que estás lejos, te digo:

Con vos hasta la luna en tortuga renga

Con vos hasta la luna en tortuga renga

O te llevo a upa si querés.

Síganme los buenos!

Terminé de leer el primero de los dos tomos de Caudillos, del profesor y periodista Lincoln Raúl Maiztegui Casas.  Es un libro escrito en un estilo sencillo y ameno, que da breves biografías de 20 de los personajes históricos más influyentes de nuestra Historia Nacional.

Me resultó francamente apasionante. El autor muestra lo bueno y lo malo, lo mezquino y lo heroico, valorando sin juzgar y muchas veces contextualizando las decisiones tomadas por estos caudillos, para darnos una dimensión de las presiones y realidades en que estaban inmersos.  Fuera gente de armas o intelectuales, propios o ajenos, resultaron hombres y mujeres clave, que dieron forma a nuestra pequeña nación y fueron seguidos por amplios sectores de la población.  Modelaron un país pequeño que supo desafiar, y vencer… o casi vencer a los ponchazos, a los grandes imperios y potencias de la época: España, Portugal, el leopardo inglés, y a los brasileros y los porteños también.  Y luego, casi desgarrado por luchas internas en varias guerras civiles.  Una historia breve en el tiempo, pero turbulenta y fascinante.

Me gusta mucho el estilo del profesor Maiztegui.  Sin ambagues, sin rebusques, directo y hasta con alguna ocasional puteada.  Creo que es un libro muy útil para entender y conocer a personajes muchas veces ignorados y a veces ni siquiera nombrados en las clases de Historia que recibimos siendo estudiantes.

Esas clases de Historia, recibidas en primaria y secundaria, nos dejan con huecos difíciles de llenar.  Están muy detalladas las circunstancias que llevaron a nuestra independencia, pero son muy parcas a la hora de contarnos lo que pasó después; las divisiones y guerras de divisas, por lo que ciertas batallas y sucesos que se nombran en el libro nos dejan incógnitas que dificultan ubicar a los caudillos nombrados.

Con todo y a pesar de las carencias en cuanto a conocimientos que se pueda tener, el libro es un documento fenomenal.

Espero conseguir el segundo tomo, y quizás también los cinco que componen la obra Orientales, que recorre toda nuestra historia, desde el principio de La Banda Oriental, hasta el primer triunfo de la izquierda en 2005.

Blue

Un videito con música de Lisandro Aristimuño y dibujos de Liniers.  Después probá de ver solo los dibujos.  Y después probá de escuchar solo la música.

 

Gracias, Daina!

Así, no juego más…

Me engañaron.  Me robaron.  Me estafaron.  Se aprovecharon de mi buena voluntad para destrozar mis ilusiones!

Me prometieron antigravedad, coches voladores que circulan por autopistas elevadas que ni siquiera están trazadas, colonias en la Luna, la colonización de Marte, robots que iban a mejorar las vidas de todos, ciudades de cristal, la cura de las enfermedades con un toque de varita mágica, hiperespacio, comunicación por ansible, y una enciclopedia galáctica.

Me prometieron tantas cosas más…!

Y qué recibo, 30 años después?  Mil millones de fotos de mascotas en Facebook, billones de citas al pedo de Buda, Cristo y Araceli González que ellos nunca dijeron y mensajes pelotudos grabados en el telefonito del orto, para que otro pelotudo los escuche, grabe su respuesta y la mande.  Guasap y la concha de tu madre!  Ya no sirven ni para hablar por teléfono, forros!  La comunicación es en cuotas!

Para eso querían tecnología?  Para volvernos más idiotas?

Hijos de puta!  Denme mi futuro!